Histórico
5 diciembre 2010Jesús Camacho

El reencuentro con el gran derby vasco

Cuentan que a bordo de uno de aquellos pataches de la línea regular “Mc&Andrew” que cubría buena parte de la relación comercial entre las Islas y el País Vasco a través de la ría de Bilbao viaja el balón que comenzará a rodar a las 21:00 horas en Anoeta. El tiempo se detendrá en los viejos muelles del Nervión, donde junto a la Campa de los Ingleses atracará el viejo patache del que desembarcará el football dispuesto a emprender su británico viaje a través del tiempo y San Mamés mediante para recoger a once leones dispuestos a conquistar Donostia.

Allá en tierras hermanas los vecinos txuri urdin aguardan impacientes el pitido inicial de un derby que no disfrutan desde hace casi cuatro años, cuando en 2007 cayeron ante los leones. Y cuentan además por tierras guipuzcoanas que aquel balón no comenzará a rodar en el legendario campo embarrado que los donostiarras volcaban hacia el marco contrario y en el que hasta el más pintado las pasaba canutas. El viejo Atotxa quedó en la historia y con él su fondo norte lleno de gente de pie, su pasión y su fútbol del uno al once en su más puro estado.

Y allá en la estela del tiempo quedaron legendarios protagonistas de una rivalidad que cumple casi ochenta años, en aquella estela en la que permanece un pase de Jesús Mari Zamora, un testarazo de Zarra, un quiebro diabólico de López Ufarte, un gol de Pichichi, una estirada de José Ángel Iribar o una palomita de Arconada.

El derby de apellidos largos, de las grandes dinastías, de los hermanos Bienzobas con Paco a la cabeza, que quiso morir un día después de conocer la consecución de la primera liga para la Real Sociedad. De los hermanos Rojo, el primero Txetxu, extremo celestialmente habilidoso y el segundo José Ángel, centrocampista que también dejó huella en el Athlétic. Derbys como aquellos de los años ochenta en los que Real y Athlétic se entregaron sendos títulos de Liga, tiempos de Arconada, Satrústegui, Cortabarria, Bakero, Uralde, Argote, Urtubi, Dani, Goiko, Zubi, Sarabia…

Como cuentan por Donosti un derby como debe ser, ante el Athlétic, con un ilustre ausente para ambos bandos, para uno leyenda y tremendamente querido y para el otro traidor y profundamente odiado. Joseba Etxeberría protagonista del traspaso más polémico de la historia de ambas entidades, criado al abrigo txuri urdin y madurado con la elástica txuri gorri. Aquel que vivirá su primer derby como exfutbolista y que paradójicamente vivió su primer derby ejerciendo de txuri urdin en el histórico 5-0 de la Real en la 94/95 en Anoeta.

Otros tiempos se darán cita en Anoeta para recordar los 63 derbys disputados en San Sebastián desde aquella temporada 1928/29 en la que un empate a uno dejó en tablas el primer duelo de rivalidad. Los del Athlétic soñando con aquel 1 a 7 legendario del 16 de febrero de 1930, cuando la “Delantera mítica” de Mr.Pentland le endosó un serio correctivo a los Izaguirre, Amadeo, Bienzobas, Ayestaran y compañía. Los donostiarras esperando otra manita, como aquella que vivieron en la inolvidable tarde del 5 de diciembre de 1976, en la que los capitanes de los dos equipos, José Ángel Iribar e Inaxio Kortabarria, saltaron al césped del viejo campo donostiarra con una aún prohibida ikurriña en sus manos. Legendario choque en el que el Chopo Iribar encajó nada más y nada menos que cinco goles, anotados por Gaztelu y Satrústegui que marcaron dos y Zamora, que redondeó la cuenta. Especialmente intenso el primero del gran Satrus anotado con un impresionante cabezazo desde casi la frontal del área, con el que hizo inútil la portentosa estirada de Iribar.

Hoy otros protagonistas intentarán entrar en la leyenda, el barro ya es historia, ahora los modernos sistemas de desagüe de Anoeta harán posible que el césped presente un estado inmaculado. Una alfombra verde en la que quizás un regate de Xabi Prieto, una genialidad de Griezman, un pase de David Zurutuza, un destello de calidad de Susaeta, o un testarazo de Fernando Llorente, escriban la siguiente página histórica de un duelo que se vive y se debe vivir una vez más como una fiesta que no celebraban desde hace ya casi cuatro largos años.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche