Histórico
24 noviembre 2010Francisco Ortí

Feigenbaum, el mito que nació de la guerra

Los siglos han bañado Israel en lágrimas y sangre. Son muchas las desgracias y conflictos que ha soportado, aunque unos son más complicados de superar que otros. El 29 de noviembre de 1947 será difícilmente olvidado. Muchos señalan esa fecha como el inicio de la guerra árabe-israelí. A las 8 de la mañana, tres árabes atacaron un autobús, matando cinco judíos. Media hora más tarde se producía otro ataque a un autobús, dejando una nueva víctima judía. Poco después un judío de 25 años moría acribillado a balazos en Jazza.

Fue el inicio de una escalada de enfrentamientos que se cobró numerosas víctimas en ambos bandos, con Jazza como epicentro del conflicto. El caos era total y muchas familias se vieron obligadas a emigrar para escapar de la guerra. No fue el caso de los Feigenbaum, que aprovecharon la fuga de una familia árabe para esconderse en el hogar que abandonaban. El 5 de diciembre, apenas seis días después de que estallara el conflicto, la señora Feigenbaum daba a luz a su hijo Yehoshua.

Las circunstancias de su nacimiento marcarían para siempre la vida de Yehoshua ‘Shiye’ Feigenbaum. No por la guerra por la que estaría rodeado, sino porque la casa en la que sus padres habían decidido instalarse tenía un enclave muy afortunado. Y es que cuando Yehoshuacumplió los tres años vio como frente a su hogar se construía el Basa Stadium, que se convertiría en la casa del Hapoel Tel Aviv. Yehoshua pronto desarrolló afición por el fútbol y, lógicamente, se convirtió en seguidor de Los Demonios Rojos, como se conoce popularmente al equipo de Tel Aviv.

Pero su afición por el fútbol fue más allá de la condición de fanático y a los 17 años se convirtió en jugador del primer equipo del Hapoel Tel Aviv, debutando a pocos metros de donde había nacido y crecido. Ese fue el inicio de su larga carrera coomo delantero de Los Demonios Rojos, donde se convirtió en una auténtica leyenda. Jugó durante quince temporadas para el Hapoel, disputando 440 encuentros y anotando 131 goles, y rompió varios registros que todavía perduran en el club. Su mejor récord es el honor de ser el jugador que ha logrado marcar en todos los partidos durante más tiempo, manteniendo la racha desde el 5 de mayo de 1974 hasta el 9 de octubre de 1974.

Con el Hapoel Tel Aviv cosechó dos títulos de campeón de la liga israelí (1965-66 y 1968–69) y copa israelí (1972) y una Champions asiática (1967), aunque su mayor gesta fue defendiendo la camiseta de Israel, con la que logró clasificarse para el Mundial de México 1970, en la primera y única participación mundialista del país. De este modo, Feigenbaum perteneció a la generación de oro del fútbol israelí junto a ilustres como Mordechai Spiegler, Giora Spiegel, Yochanan Vollach o Shmuel Rosenthal, todos ellos entrenados por Emmanuel Scheffer.

Tras su época dorada como jugador (que concluyó en 1979) Feigenbaum regresó al club convertido en entrenador para rescatarlo del descenso en dos ocasiones (1994 y 2004). En la actualidad, el Hapoel Tel Aviv vuelve a vivir una época productiva. La pasada temporada ganaron la liga con un final de infarto y este año han obrado el milagro de colarse en la Champions League, eliminando al Salzburgo en la fase previa. En la Copa del Europa, los israelís han sumado un celebrado punto frente al Schalke. Este miércoles frente al Benfica jugarán su último partido como locales en la competición, aspirando a sumar su primera victoria. Y lo harán en el ahora llamado Bloomfield Stadium, a pocos metros donde creció Feigenbaum, el mito que nació de la guerra. Buen lugar para soñar.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche