Histórico
3 noviembre 2010Francisco Ortí

Darijo Srna, en el nombre de Uzeir

Después de la humillante goleada encajada en el Emirates Stadium (5-1) de la pasada jornada, el Shakhtar Donestk volverá a verse las caras con el Arsenal este miércoles. Esta vez el escenario será el Donbass Arena y los ucranianos ansían vengar la derrota sufrida en Londres.  Mircea Lucescu, técnico de los mineros, reconoció que la sed de revancha y el orgullo herido serán las principales armas de su equipo para imponerse a los Gunners. Puede que las palabras del entrenador rumano sean ciertas en lo que se refiere al grueso de su plantilla, pero no con su capitán: Darijo Srna.

Como en cada partido a lo largo de toda su carrera Darijo Srna (Metkovic, 1982) encuentra su propia motivación en sus genes. Más concretamente en los de su padre: Uzeir Srna. “Jamás podré devolverle a mi padre todo lo que ha hecho por mí”, confiesa el capitán del Shakhtar y la selección de Croacia. “Le regalo coches y le doy más dinero del que necesita para que pueda vivir lo mejor posible ahora que es viejo, después de todo lo que ha tenido que sufrir a lo largo de su vida”, insiste Darijo.

Srna no exagera ni un ápice cuando asegura que su padre ha padecido demasiado en su vida. Y es que la historia de Uzeir Srna está a la altura de las tragedias escritas por William Shakespeare. Nacido en Gornji Stopici, al este de Bosnia, en 1938, el estallido de la Segunda Guerra Mundial le obligó a emigrar, pero no logró escapar de los Chetniks, paramilitares serbios. Durante una noche que Uzeir jamás olvidará, los Chetniks atacaron el pueblo donde se encontraban los Srna. Uzeir huyó junto a su padre y su hermano Safet. Su madre, en cambio, no corrió la misma suerte. “Mi madre estaba embarazada. Ella y mi hermana murieron quemadas vivas”, relata.

Ese fue el pistoletazo de salida para la vida nómada con la que le tocaría crecer. Las condiciones extremas en las que sobrevivía como refugiado pronto le separaron de su padre y hermano, y fue adoptado por un oficial de policía esloveno. Años después se mudaría a Sarajevo, donde se unió a unos parientes que continuaban con vida. De nuevo en Bosnia, comenzó a mostrar sus habilidades como portero y fichó por el FK Sarajevo y, posteriormente, por un club todavía más grande, el Celik. En su nuevo equipo se convirtió en un suplente habitual, pero encontraría de nuevo el modo para escapar durante un partido en Metkovic, al sur de Croacia. El portero del equipo rival se lesionó y le pidieron al Celik que le prestaran al guardameta suplente hasta el final del partido. Uzeir accedió, pero no sólo para ese encuentro, si no que decidió quedarse toda la campaña.

Uzeir se instaló definitivamente en Metkovic y fruto de su matrimonio con Milka nació Darijo, quien heredaría su afición por el fútbol. Sin embargo, el nacimiento de su hijo y el inicio de su carrera futbolística también le supondrían un problema. Los conflictos en los Balcanes se habían reavivado y la nacionalidad o religión se podían convertir en una carga. A Darijo le tocó sufrirlo. “Fueron momentos duros –confiesa Uzeir- Cuando lo fichó por el Hajduk hubieron muchas críticas porque un sector del club no quería contar con un jugador musulmán”.

Y ese no fue el único problema que tuvo que superar Srna en el inicio de su carrera. “Algunos entrenadores me pidieron que les pagara si querían que Darijo jugase”, destapa Uzeir. Él lo hubiera hecho, pero eran una familia con escasos recursos. Afortunadamente, el talento de Srna fue suficiente para ganarse la titularidad sin tener que pasar por caja y pronto se convirtió en uno de los jugadores más cotizados del país. En la actualidad, Srna es el segundo máximo goleador de la selección de Croacia, ha ganado la Copa de la UEFA con el Shakhtar y media Europa se pega por él por ficharle cuando el próximo 30 de junio termine contrato. El dinero ya no es un problema para Darijo, pero cada euro que gana le recuerda al esfuerzo que su padre realizó por él: “Estoy muy orgulloso por poder darle a mi padre una vida mejor”.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche