Histórico
22 noviembre 2010Jose David López

Colorado Rapids y la futura MLS

Quince años han servido para que, a paso lento y con medidas graduales, la MLS haya encontrado un pequeño hueco en el fútbol internacional. Esta edición, además, recicla sensaciones pasadas pues lo mejor del campeonato, su increíble igualdad y equidad, ha sido de nuevo la tónica dominante hasta el punto de volver a mostrarnos un nuevo campeón (el noveno hasta la fecha). Este verano superaron la polémica por la huelga de los futbolistas, demostraron una creciente capacidad para atraer a viejas glorias del continente europeo y sumaron una nueva franquicia (Philadelphia Union) para seguir aunando fuerzas en pro de una competición de mayor cobertura nacional.

No obstante, la realidad de esta campaña ha dejado un amargo sabor de despedida. Los organizadores, cada vez más entusiasmados con las estrellas internacionales que facilitan la explotación de su producto, esperaban una final entre los millonarios New York Red Bulls y los mediáticos Los Ángeles Galaxy. Soñaban con juntar en noventa minutos decisivos a Donovan, Beckham, Henry o Marquez pero aquellos pasos previamente dados con la intención de no permitir la supremacía de ningún equipo, equilibró los Play-Off y, sorprendentemente, Dallas y Colorado Rapids se ‘colaron’ en una inesperada final (1-2). Además, el frío de Toronto y un partido algo pobre en lo referente al talento, acabaron de ensombrecer el acto definitivo muy a pesar de que el paso delante de esta edición es ya evidente en número de espectadores y seguimiento televisivo.

Los dos representantes del Wild West o Conferencia Occidental (Dallas y Colorado), no partían con opciones a principios de campaña pues, además, ya habían logrado un objetivo inesperado dejando sin Play-off a clubes de mayor enjundia y presupuesto. Sin embargo, su indudable papel secundario en el torneo sólo salió a relucir en la final. Dallas llevó el peso, puso las ocasiones y la motivación ofensiva para llevarse el título, mostrando todos sus problemas de cara a gol y a la hora de concretar. Colorado propuso una táctica mucho más defensiva, buscando las contras y dejándose llevar hasta que la fortuna, siempre clave en estas finales, sonrió a sus delanteros en acciones puntuales con más empuje que ideas reales de juego. Los Rapids supieron esperar su momento pese a que el colombiano David Ferreira, el más talentosos de cuantos se dieron cita en el BMO Field, adelantó a Dallas. Conor Casey y, ya en la prórroga, el senegalés Macoumba Kandji tras agraciado rebote del central Georhe John, dieron la vuelta a un choque que terminó con los Rocky Mountain levantando el título a cero grados y con gorros para cubrirse del frío.

Colorado ya había llegado a una final en 1997, donde cayó en mitad de una lluvia torrencial ante DC United. El pasado año ni tan siquiera habían tenido hueco en los Play-off finales pero con trabajo, humildad y disciplina (han tenido varios asuntos turbios en el vestuario durante la campaña), lograron superar sus expectativas. En la oscuridad, un nombre, el de Stan Kroenke, un magnate propietario de los Denver Nuggets (NBA), Colorado Avalanche (NHL) y un paquete accionarial del Arsenal inglés. En la MLS, su aportación se reducía a grandes apuntes y organización en sus inicios pero, desde entonces, sus Colorado Rapids han estado en un escalón secundario, sin estrellas de renombre y confiando en un colectivo como base liderado por el técnico inglés Gary Smith (sólo con experiencia como asistente en divisiones inferiores inglesas), un enamorado de la planificación defensiva como punto clave para lograr resultados.

En la plantilla destacan los centrales Marvell Wynne y Drew Moor, ambos ex laterales ahora como líderes defensivos por su seguridad y corpulencia. En aspectos creativos, actúan con un doble pivote donde el argentino Pablo Mastroeni (capitán) y el “Colorado” Larentowicz llevan el mando. Siempre cerca de ellos, con más libertad, deambula Brian Mullan. Lo más destacado este año, más allá de la grandísima final de su portero Matt Pickens, está en ataque. Conor Casey (goleador en la final y MVP) y Omar Cummings (clave con sus goles en las rondas previas), han sido la amenaza para cualquier enemigo, confirmándose como una de las mejores parejas goleadoras de la MLS en los últimos años. Lástima que Claudio ‘Piojo’ López apenas haya podido tener minutos esta campaña.

Ahora, según adelantó el comisionado de la MLS, Don Garber, se introducirán nuevos cambios de cara al próximo curso. Se estudia aumentar a 10 los equipos que lleguen a los Play-off final y se tratará de establecer que la gran final se dispute en el campo del equipo clasificado que haya tenido la mejor marca durante la temporada regular. Todo eso con dos nuevas franquicias en Portland y Vancouver, situando el campeonato en 18 participantes. Lo más destacado, pese a todo, es que ya hay oficialidad para intentar adoptar un calendario de competición similar al que tienen en los países escandinavos. Así, arrancarían a finales de verano para hacer un descanso durante los dos meses duros de invierno, volver en febrero y completar la competición a finales de la primavera. Toca esperar pero la MLS sigue adentrándose en el fútbol, en nuestro fútbol.

Hazte socio de El Enganche FC

Somos un club independiente que lucha por ascender. Nace con una plantilla profesional, competitiva, y llena de energías para el futuro. Con una 'caja de cerillas' como estadio y una afición fiel que confía en auparnos hasta la élite. El sueño ya ha empezado pero necesitamos tu apoyo. Para mantener el Fair Play financiero y evitar las deudas que consuman nuestros ánimos, necesitamos tu entrada cada 15 días, tu abono de temporada, tu aliento...

Únete a El Enganche

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche