Histórico
4 noviembre 2010Francisco Ortí

Bakero y sus reencuentros ‘Kolejorz’

A lo largo de los siglos, la ciudad polaca de Poznan ha presumido  de ser un lugar de confluencia. Desde que –según la leyenda- los hermanos de Czech y Rus se reencontraron allí y la bautizaron, hasta la actualidad en la que se ha convertido un punto clave a nivel europeo puesto que es un importante nudo ferroviario y cuenta con dos carreteras europeas (E30 y E261). Pero los cruces en Poznan no son sólo geográficos, sino también temporales, como el que experimenta desde el pasado miércoles el ex jugador español José María Bakero (Goizueta, 1963)

El 9 de noviembre de 1988 el recién construido Barcelona de Johann Cruyff visitaba Poznan para disputar el encuentro de vuelta de los octavos de final de la Recopa. En el Camp Nou habían empatado a uno, por lo que los azulgrana estaban obligados a ganar en Polonia. Roberto marcó para los culés, pero el tanto sólo sirvió para forzar la tanda de penaltis, en la que el Barcelona resultó victorioso (4-5) y avanzó a cuartos. “Tuvimos mucha suerte en Poznan, donde tuvimos que ir a los penaltis para certificar nuestro pase. Por suerte para el Barcelona, sus jugadores fallaron y nosotros ganamos. Polonia significa suerte para mí”, relata José María Bakero, quien esa temporada se proclamó campeón de la Recopa con el Barcelona.

El próximo martes se cumplirán 22 años de aquella noche y, paradójicamente, Bakero lo celebrará en Poznan, como entrenador del equipo de la ciudad, el KKS Lech Poznan. Desde el pasado miércoles, el técnico español es el nuevo inquilino del banquillo de los Kolejorz (ferroviarios, en polaco), cogiendo el relevo del destituido Jacek Zielinski. Bakero asume el reto dirigir al vigente campeón de la Ekstraklasa -la máxima categoría del fútbol polaco- y que, sin embargo, se encuentra hundido en el antepenúltimo puesto de la tabla, después de diez jornadas.

Veo aspectos muy positivos dentro del equipo, pero me gustaría hacerlo mejorar en algunas áreas. Queremos ganar cada partido y jugar el mejor fútbol posible“, comentó el técnico en su presentación, a quien le toca vivir una situación muy a la de la temporada pasada, cuando aceptó el reto de salvar al Polonia Warszawa. Después de unas malas experiencias en los banquillos españoles (Málaga B, Real Sociedad y un traumático paso por el Valencia como asistente de Koeman), Bakero hizo las maletas y se marchó a Polonia, donde logró la permanencia con los Czarne koszule de Varsovia.

Su andadura polaca comenzó con buen pie, pero un mes después de que arrancara de nuevo la competición fue destituido por desavenencias con el polémico propietario del club, Józef Wojciechowski, quien le había prometido regalarle el 25% del club si levantaba un título en el año del centenario. “Me comentó que si ganábamos el título podría elegir entre ganar una cantidad de dinero o un 25% del club. Tomé la segunda opción“, afirmaba Bakero después de rubricar su continuidad en el Polonia Warszawa durante el pasado mes de mayo tras lograr la salvación.

Casi sin tiempo para abandonar Polonia tras su prematura destitución en Varsovia, el Lech Poznan acudió a su encuentro. El vigente campeón le ha firmado un contrato hasta final de temporada, con opción ampliarlo por una campaña.  “Ahora conozco muy bien el fútbol polaco. No sabía cómo empezar, pero ahora estoy muy familiarizado“, reconoce Bakero, que deberá reconducir la trayectoria del último campeón polaco. Su debut lo vivirá este jueves en Stadion Miejski de Poznan contra el Manchester City. Y como Poznan facilita los reencuentros, en el banquillo rival estará Roberto Mancini, a quien Bakero derrotó en la final de aquella Recopa que empezó a ganar en la que ahora es su nueva casa.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche