Histórico
19 octubre 2010Jose David López

Seedorf, el ‘savant’ milanista

A pesar de padecer discapacidades mentales, un porcentaje minúsculo de la humanidad es considerada especial, superdotada, divina. Sus habilidades son el rompecabezas de millones de científicos en todo el planeta y sus procesos mentales, el estudio detallado más impenetrable de cuantos puedan tratarse. Gracias a ellos, hoy podemos constatar que en el mundo hay aproximadamente 50 personas con una genialidad que sobrepasa los límites humanos y que científicamente, recibe el nombre de síndrome de savant. El estadounidense Kim Peek fue el más famoso pies lograba leer dos páginas en apenas 8 segundos pues era capaz de dividir la función de cada ojo, que se centraba en una página, y lo acompañaba de una velocidad y comprensión sin igual. 12.000 libros instalados mentalmente en su cabeza y los planos de medio mundo sólo en su cerebro, le bastaron para ser conocido como el GPS humano.

Ciencias, música o escultura son sus principales reclamos pero en el arte del fútbol, la ausencia de savant es absoluta. Lo más cercano lo protagonizaría una mezcla de los mejores jugadores de la historia. El carisma de Maradona, el talento de Pelé, la claridad de Cruyff o la pegada de Di Stéfano, no faltarían en esa maquinaria súper-humana. Pero en el panorama actual, bajo los cánones del fútbol del nuevo siglo, lo indispensable es la fusión entre experiencia, inteligencia y técnica en velocidad, aportaciones que reúne todavía hoy, a sus 34 años, el gran Clarence Seedorf. El ‘savant’ milanista.

Fue absolutamente indispensable durante ocho campañas con Ancelotti, con quien además se enzarzó en más de una ocasión cuando las cosas no iban bien incluso en el mismo césped. Se salvó de la quema durante el año en el que Leonardo fue incapaz de hacer funcionar la generación más veterana de la historia del club. Ahora, cuando Massimiliano Allegri apenas lleva unos meses en el cargo y mientras intenta aún reconducir el naviero a la deriva de Berlusconi, el holandés sigue siendo piedra angular. Y lo será mientras el Milan quiera tener la pelota, dominar al rival y generar fútbol vía pelota al suelo. Pirlo organiza, Gatusso destruye y Ambrosini (en menos ocasiones Flamini) compatibiliza funciones en la medular pero el factor elemental lo sigue aportando Seedorf.

El elenco de cracks que ha formado este verano Galliani, sabiendo aprovechar la situación delicada de dos jugadores talentosos y desequilibrantes (si están en forma y en pro de querer apoyar objetivos comunes) como Robinho e Ibrahimovic pese al mal momento financiero de la entidad (los pagará el año que viene y no de inmediato), aún está siendo reorganizado por el nuevo míster. Allegri intenta otorgar al Milan un ‘plus’ de agresividad que había perdido con la veteranía y lentitud de sus jugadores y que ahora, con más profundidad de plantilla, puede ser una vía hacia el éxito. Sus primeras pruebas no fueron concluyentes pero allí, como guía y enganche, ya estaba Seedorf. Ahora, al menos por lo visto en su último partido, la idea pretende gestionar mejor sus cualidades ofensivas con Ronaldinho actuando de mediapunta liberado, Ibra-Robinho como dúo atacante y Seedorf con Pirlo en distribución de la pelota. El holandés mantiene la sorpresa a la hora de llegar al área y se permite todavía mucho recorrido para dar alternativas a su equipo, sobre todo en el último pase, ése que sólo los más grandes saben ejecutar. Eso sí, ahora su desgaste es mayor, se le pide mayor físico y eso puede limarle frescura en momentos clave.

Único jugador que ha logrado levantar la Champions League con tres equipos diferentes (pese a ganarla en cuatro ocasiones), elegido en el Top 100 de mejores jugadores de la historia y obligado a retirarse de la selección holandesa (lo rechazó) para alargar su carrera como jugador de máximo nivel, Papá Clarence vuelve al Bernabéu una década después de su marcha. Se fue un jugador completísimo, regresa un auténtico superdotado de la pelota, un genio del movimiento balompédico. El registro del Milan, del de Ancelotti, del de Leonardo y del actual. El verdadero intocable es Clarence Seedorf, el savant de San Siro.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche