Histórico
5 octubre 2010Jose David López

Los cuatro semifinalistas de la Champions Asia (I)

El nombre lo lleva instalado de serie pero el glamour de su ‘hermana’ europea necesita años de marketing, un seguimiento mayúsculo lejos de sus fronteras y, desde luego, atraer jugadores de mayor renombre internacional. El resto, son enigmáticas historias de clubes rodeados de petrodólares con turbante, de jóvenes semi-profesionales que buscan dejarse notar a ojos de un planeta que les mantiene en el anonimato y de extranjeros (también entrenadores) que no encontraron cariño al primer nivel y buscaron ganarse la vida en rincones que no tenían situados en el mapa.

Y allí reside la grandeza para quienes la quieran, para los que les apetezca mezclarse con lo cosmopolita, la cara B de un deporte rey que, gracias a aportes como este, es capaz aún de mirarse el ombligo más allá del We Are the Champions. Aquí es un martes más, aún previa de una larga semana que muchos ven como un estorbo sin campeonatos de nivel top. Allí, en Asia, donde también ruedan balones con una pasión especial, se cantan goles con tonos islámicos y se celebran con estilo nipón, no es un martes más, sino uno de semifinales de AFC Champions.

Una competición con 32 clubes que han conseguido, cuanto menos, acreditar al mayor torneo asiático y progresar año tras año. El dinero se ha aumentado paulatinamente en las últimas campañas e incluso existe un coeficiente por el que se paga a cada club conforme su rendimiento en el césped (cada partido en la fase de grupos ya genera unas ganancias de 40.000 dólares y el campeón final se embolsa 1,5 millones). Idéntico formato Champions en cuanto a goles fuera de casa, sanciones y final a partido único, algo imprescindible para la AFC, pues es capaz de darla salida a emisión en más de 50 países actualmente.

Y buscando esa cita tenemos a los cuatro semifinalistas de esta edición, quizás la más sorprendente en cuanto a imprevisibilidad, ya que Al-Shabab, Seongnam Ilhwa Chunma y Zobahan no estaban, sobre el papel inicial, entre los candidatos más potentes. Sí cumple ese requisito el Al Hilal, favorito número uno desde ahora para alcanzar la finalísima del National Olympic Stadium de Tokio.

Al-Shabab (Arabia Saudi): El dominio del Al Nasr y Al Hilal, principales clubes no sólo en el país (entre ambos casi la mitad de los títulos nacionales) sino en el continente durante algunas épocas, se mantuvo hasta finales de los 80. Allí entró en escena el Al-Shabab (los leones blancos), conquistando consecutivamente el título de la Copa Federaciones saudí y aprovechando el resbalón de los otrora gigantes para sumarse a la puja como líder del país más futbolero de Asia según valores FIFA. El Al Shabab se fundó en 1947, siendo el club más antiguo del país y ganando adeptos en Riad. Curiosamente, su primer presidente emigró, cogió las maletas cargadas de dinero y fundó el Al Hilal. Con los años, fueron muchas las figuras que siguieron a su mandatario y la rivalidad aumentó hasta que en se enfrentaron en la final de la Copa Rey Saud de 1960, donde los leones dieron el golpe de efecto inicial al cambio. Eso sí, no fue hasta 1991 cuando su irrupción ya fue definitiva pues sumó el primero de sus cinco títulos nacionales, pero sigue patinando cuando hablamos de torneos mayores pues únicamente logró levantar la Copa Asiática de Campeones de Copa en 2001.

Tras dejar atrás al Jeonbuk Motors sur-coreano y al Esteghlal iraní, están a un pasito de la gloria que jamás han rozado (su mayor logro fueron los cuartos de final en 2006). Dirigidos por el polifacético uruguayo Jorge Fossati (campeón de la Libertadores con LDUQuito), representan un club compacto, con una base trabajada durante los últimos años y reforzada con el brasileño Tavares (central experimentado que no estará por sanción), el llegador Camacho (ídolo en los leones) o el uruguayo Olivera. Sin embargo, determinantes son los papeles del meta internacional Waleed Abdullah y del goleador Nasser Al Shamrani (61 goles en 74 partidos).

Seongnam Ilhwa Chunma (Corea del Sur): En sólo 21 años de historia ha vivido tres cambios de nombre debido a su progresión como entidad, dos cambios de residencia (de Seúl a Chunma y posteriormente a Seongnam ) y se ha convertido en dominador de la ascendente K-League (según promedios económicos, la segunda que más dinero genera en el continente). Pese a que nada más nacer comenzó a levantar títulos, el equipo arrastró la polémica imagen de su empresa patrocinadora, la Ilhwa Company, que ha recibido muchas demandas por sus productos alimenticios. Los caballos alados (pegaso) se vieron obligados a cumplir la normativa de descentralización de la liga y en su nueva casa, rozaron la heroica pues fueron segundos en las tres competiciones en las que participó.

El capitán de aquella semi-gesta, Shin Tae-Yong, que posee todos los records de goles, asistencias y partidos disputados con el club, es ahora el entrenador. Dos campañas le han servido para renovar su plantilla dando opciones a los jóvenes canteranos de un país que emana calidad técnica y sacrificio en pro del colectivo. Se han ‘colado’ tras dejar en la cuneta a sus vecinos del Suwon Bluewings con una remontada espectacular como locales y ya fueron capaces de golear al otrora campeón Gamba Osaka. El portero internacional Sung-Ryong Jung, el potente montenegrino Radoncic y el colombiano Mao Molina, son sus mejores bazas para levantar por segunda vez (95-96 al Al-Hilal) la Champions asiática.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche