Histórico
5 octubre 2010Jesús Camacho

Doctrinas Españolas: Iñaki Sáez emerge de la Sub’21

La firme e innegociable decisión de José Antonio Camacho de concluir su ciclo al frente de la selección nacional al término del Mundial de Corea y Japón 2002 provocó que la Federación española se plantease de forma seria apostar por un técnico de la casa, uno de aquellos entrenadores de perfil bajo –no me gusta nada esta forma de definir a un técnico- que trabajara por y para el equipo sin hacer demasiado ruido y sabiendo lo que se traía entre manos.

El técnico idóneo que encajaba en aquel perfil era Iñaki Sáez Ruiz, defensa del Athlétic durante doce temporadas pero sobretodo técnico de las inferiores de la selección española, que como tal conocía a la perfección la generación de nuevos valores que llegaban con fuerza para instalarse en lo más alto del fútbol nacional e internacional. No en vano les dirigió a la mayoría de ellos hacia el éxito conquistando la Copa Mundial Sub-20 de la FIFA en 1999, la Eurocopa Sub-21 en 1998, la Eurocopa Sub-19 en 2002, y la medalla de plata en Sídney 2000.

Por tanto y a priori era el hombre adecuado para hacer un trabajo que ahora con el tiempo se le debería reconocer en parte, pues pese a que su etapa con la selección absoluta no fue todo lo afortunada que él hubiera deseado, se encargó de poner en marcha un relevo generacional que Luis Aragonés mediante, acabó dando tan buen resultado a la selección española.

En cualquier caso como dije el camino fue complicado, Sáez inició su andadura con el firme propósito de amarrar cuanto antes la clasificación para la Eurocopa de Portugal de 2004 y lo cierto es que pareció estar bien encaminada hasta junio de 2003, cuando en una semana negra se complicó sobremanera su presencia en la Eurocopa portuguesa.

España perdió  ante Grecia en La Romareda y firmó unas insuficientes tablas en Belfast, por lo que pasó a depender de los resultados de la Grecia de Rehaggel, un equipo rocoso y tremendamente eficaz –como luego acabó demostrándose en la Euro-.

La España de Sáez no hizo sus deberes en el curso y tuvo que ir a una repesca en la que se superó a Noruega con solvencia, certificando su presencia en el europeo. El trabajo aunque con matices estaba hecho, el equipo de Sáez jugaba habitualmente con un 4-4-2 en el que Etxeberría, Vicente, Raúl y Morientes conformaban la línea ofensiva. Un equipo que quizás en su medio del campo – el doble pivote- no acababa de funcionar y producir el juego necesario como para marcar la diferencia arriba. Y es que pese a que con Iñaki Sáez fueron hasta 12 futbolistas los que debutaron con el combinado nacional – Orbáiz, García Calvo, Juanito, Raúl Bravo, Marchena, Capdevilla, Contreras, Gabri, Xabi Alonso, Fernando Torres, Reyes y Aranzubía- puede que se tardará un poco en apostar de forma definitiva en los Xavi, Xabi Alonso o Torres que podrían haber dado otro aire a nuestra selección en aquella fase final.

En todo caso y como dije no sería justo infravalorar la transición efectuada por el técnico vasco, que utilizó hasta a 10 futbolistas en el doble pivote para encontrar la pareja ideal: Xavi, Orbaiz, Sergio, Helguera, Baraja, Albelda, Xabi Alonso, Guti, Marchena y Valerón. Siendo la pareja más habitual la conformada por Albelda y Baraja.

En la Eurocopa se comenzó logrando una complicada y gris victoria sobre Rusia con gol de Valerón, futbolista canario que por cierto no jugó de inició e hizo el tanto prácticamente al minuto de estar sobre el terreno de juego. En el segundo partido el rival era ya bastante conocido por el conjunto español, pues Grecia ya nos había dado un disgusto en la fase de clasificación y tenía muy definido su estilo de juego. Quizás hubiera sido el momento de apostar por una serie de futbolistas capaces de aportar dinamismo al juego de nuestra selección, pero esto no fue así y se siguió insistiendo en la fórmula que nos hizo vencer ante Rusia sin demasiado brillo.

España se adelantó en el marcador gracias a un tanto de Morientes, pero Grecia logró el empate y logró atraer a su tela de araña cualquier intento de escape de la selección española por lo que el resultado permaneció inamovible dejando todo pendiente para el último y decisivo partido ante el país anfitrión: Portugal.

Las críticas hacia el juego de la selección y la ausencia de reacción desde el banquillo fueron importantes, e Iñaki Sáez acabó sucumbiendo a ellas para el trascendental encuentro ante los lusos.

Sáez cedió  y modificó el equipo dando entrada a Xabi Alonso, Joaquín y Fernando Torres, un equipo que ya se asemejaba más al que se solicitaba desde el amplio y crítico sector que no aprobaba las ideas del seleccionador vasco. Una decisión que quizás le pasó factura ante un equipo con las armas suficientes como para explotar los espacios y las quizás excesivas probaturas para un partido de tanto calibre.

España acusó  en demasía aquel volantazo  y Portugal superó a nuestra selección con un solitario gol de Nunes, además la suerte y como de costumbre no nos acompañó. De esta forma y en un clima de decepción España regresó a casa con un ambiente contrario a la continuidad de Sáez como seleccionador.

Reacio a dimitir, Sáez anunció públicamente su intención de continuar al frente del equipo nacional hasta el Mundial de Alemania de 2006 de forma “clara y definitiva”, pero tres días después de esta declaración pública acabó cediendo a la presión. El seleccionador puso su cargo a disposición de la Federación por el rechazo generalizado que recibió de la opinión pública y en los medios de comunicación. Ante aquello y como él mismo expresó tomó: “la decisión irrevocable de no continuar al frente de la selección española”. Una dimisión que fue aceptada y encajada por Ángel María Villar de la siguiente manera: “La situación era muy dura para él, para su familia, para la Selección y para la RFEF”. Era el último día en la historia de Iñaki Sáez al frente de la selección nacional absoluta, periodo que cerró con 23 partidos dirigidos, de los cuales 15 con resultado victorioso, 6 con empate y dos con derrota.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche