Histórico
3 septiembre 2010Francisco Ortí

Thomas Beck, el héroe de Liechtenstein

Thomas Beck es un hombre metódico. Cada mañana cuando se despierta abandona la cama invariablemente por el costado derecho. Luego camina siete pasos y medio hasta llegar al cuarto de baño y se lava dos veces la cara con agua a la temperatura correcta. Ni muy fría ni muy caliente. En la cocina calienta un vaso de leche y le añade una cucharada de café soluble. De vuelta en la habitación, se enfunda en el traje que había dejado preparado la noche anterior y pone rumbo a su trabajo.

Beck trabaja en una oficina del Bank of the Prince of Liechtenstein. Allí ocupa su asiento color negro de su despacho, repasa las cuentas de sus principales clientes, almuerza un café y un sandwich junto a su compañero, y de nuevo vuelve a su despacho. La rutina domina la vida de Thomas Beck, pero hay un momento en el que es completamente libre. Un momento en el que no importa nada. Y es que cada tarde, nada más terminar su jornada en el banco se libera del traje, lanza el maletín y se calza unas botas de tacos para convertirse en jugador amateur de fútbol.

Por las noches Thomas Beck se transforma en futbolista del FC Balzers, equipo de Liechtenstein que compite  regularmente en la 2.Liga Interregional de Suiza, aunque su momento de gloria le llega cuando se viste con los colores de su selección nacional. Beck es internacional absoluto por la humilde Liechtenstein. Allí viste a la sombra de la estrella del país, el delantero Mario Frick, pero Beck tiene el orgullo de haber protagonizado una de las mayores gestas de las que ha disfrutado el principado a nivel futbolístico.

La selección de Liechtenstein se afilió a la FIFA en 1976, pero no disputó su primer partido oficial hasta la fase de clasificación para la Eurocopa de 1996. Así comenzó una extensa cadena de derrotas, cosechando alguna particuparmente humillante como el 1-11 que encajó contra Macedonia. Todavía hoy esa es la derrota más abultada de su historia. Con el paso de los años, los resultados comenzaron a ser menos bochornosos e incluso lograron su primer triunfo. Vencieron por 2-1 a Azerbayán en la fase de clasificación para la Eurocopa de 2000.

Aunque la gran noche del fútbol liechtensteiniano, esa de la que Thomas Beck fue el protagonista tuvo que esperar hasta el 2004, concretamente hasta el 9 de octubre de ese año. La selección de Liechtenstein recibía la visita de Portugal, que acababa de proclamarse subcampeona de Europa en su Eurocopa. Los aficionados presentes en el Rheinpark de Vaduz  temían una goleada de escándalo y los primeros minutos confirmaron los peores presagisos. Pauleta adelantó a los lusos a los 23 minutos, y poco antes del descanso Hasler marcó en propia puerta el segundo para los visitantes.

El descanso suponía la calma antes de la tempestad. Tras la reanudación llegaría la lluvia de goles portugueses, pero Thomas Beck se saltó el guión. Nada más arrancar la segunda mitad, Thomas Beck se plantó en la frontal del área, sorteó con descaro a su defensor y cedió el balón para que Franz Burgmeier recortara distancias. El tanto fue celebrado como si fuese una hazaña, pero lo mejor todavía estaba por llegar. Faltando catorce minutos para la conclusión del encuentro Beck lanzó una falta que no encontró rematador. El balón sobrevoló las cabezas de los defensores portugueses y los delanteros liechtensteinianos, y, sorprendentemente, se instaló en el fondo de la portería. Era el tanto del empate. El 151º del mundo había logrado remontar dos goles ante una poderosa como Portugal.

El próximo viernes el Rheinpark de Vaduz vuelve a vestirse de gala. No para recibir al subcampeón de Europa, sino para mucho más. España, la vigente campeona de Europa y del Mundo inicia su defensa del título ante Liechtenstein. No estará Thomas Beck. Después de su gesta contra Portugal regresó a su rutina diaria, pero cada vez que un grande visita Vaduz se le recuerda como un héroe que permitió sonreir a la cenicienta de Europa.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche