Histórico
24 septiembre 2010El Enganche

La ‘delirante’ historia de Garra Dembelé

Cuando alguien habla de Clairefontaine, los futboleros rápidamente lo asocian a una de las mejores academias futbolísticas del panorama  internacional. William Gallas, Thierry Henry, Nicolas Anelka, Hatem Ben Arfa, Abou Diaby, Bassong o Jimmy Briand, todos ellos echaron sus primeros dientes en esto del fútbol en este centro deportivo de alto rendimiento.  Y a la lista anterior hay que añadir uno de los grandes olvidados por el aficionado, un jugador que vive un renacer en su vida profesional (aunque también en lo personal) y que vuelve a estar en las primeras planas internacionales tras su llegada al Levski Sofia de Bulgaria. No es otro que Garra Dembelé, y esta es su historia.

Nacido en Gennevillers (suburbio parisino en el que también nació el actual delantero del Liverpool, David N’Gog) hace 24 años, el jugador de origen malí se incorporó a la reputada academia de Clairefontaine con tan sólo 10 años. Tras cinco temporadas formándose como futbolista de la mano de los mejores profesionales, la academia del Auxerre se fijó en él como uno de los proyectos de futuro más sólidos en el hexágono y lo incorporó inmediatamente a su disciplina. Después de ser un habitual en la plantilla Sub18 de la selección gala (nada menos que 26 participaciones), el delantero ascendió a la segunda plantilla de su club, donde comenzaría su declive personal y profesional.

Siendo perseguido por grandes equipos ingleses (Manchester City, Newcastle United, Leeds o Liverpool), el jugador se encontraba en la capital de Italia “preparando” sus pruebas con el Lazio y la Roma, los dos principales equipos de la ciudad. El entrecomillado de la palabra preparando tiene sentido, mucho sentido. Por sorpresa para su club, el Auxerre, y para los dos equipos de la ciudad de Roma, el prometedor delantero fue detenido por el cuerpo de seguridad de la República tras ser acusado de violar a una estudiante americana en los servicios de una discoteca. Pasó siete semanas en prisión y posteriormente fue liberado y devuelto a Francia, donde finalmente sería absuelto sin ningún tipo de cargo en su contra. Como era de esperar, su carrera futbolística se vio estancada, y tras un par de cesiones en Istres y Aarhus para posteriormente volver a Auxerre, el jugador fue libertado por el club francés, cansado de esperar a una de las tantas promesas que se queda rezagada en el duro camino de la profesionalización.

Pocos equipos estaban dispuestos entonces a arriesgarse por un polémico aunque talentoso jugador. Entonces apareció el Pierikos Syndesmos Filathlon Katerinis, más conocido como Pierikos o simplemente P.S.F.K., un modestísimo equipo griego acostumbrado a deambular por la tercera división del fútbol heleno y que un par de temporadas atrás había conseguido el preciado ascenso a la Beta Ethniki (segunda categoría en Grecia). Un equipo pequeño para un jugador desconocido para el gran público, pero Dembelé prontó comenzó a demostrar la calidad que atesoraba, logrando varios goles y conviertiéndose en el estilete ofensivo del equipo que terminó la temporada en una cómoda décima posición. Llegado a ese punto y habiendo recuperado su confianza, el Lokomotiv Plovdiv se hizo con sus servicios.

El club no pasaba por sus mejores momentos. Un par de años antes su propietario, Georgi Iliev, fue asesinado en un restaurante de la costa búlgara, lo que provocó una profunda crisis interna en el club que se vio obligado a desprenderse de sus mejores jugadores. En Bulgaria, Garra Dembelé volvió a sentirse futbolista y rápidamente se convirtió en uno de los favoritos de la afición del “Loko” Plovdiv y en uno de los jugadores más desequilibrantes de la competición. Fueron unos meses de éxito personal y profesional y, de nuevo, su carrera sufría un vertiginoso ascenso. El Levski Sofia, segundo equipo más laureado del país, le ofrecía una nueva oportunidad para redimirse.

En julio de este mismo año Dembelé completaba su debut oficial con el Levski en la segunda ronda de clasificación para la Europa League en el partido que enfrentaba a su equipo con el Dundalk irlandés. El encuentro de ida terminó con un claro y apabullante 6-0 para los búlgaros donde el francés anotaría su primer gol con su nuevo club. En el partido de vuelta el Levski cerró la eliminatoria con un 0-2, ambos tantos obra de la nueva adquisición. Tras su debut en competición continental llegaba la hora de participar de nuevo en la primera categoría del fútbol búlgaro. El rival era el CSKA Sofia, el conjunto con más títulos en la historia de la competición (31). A cada uno de los enfrentamientos entre CSKA y Levski se les conoce como el “Derbi Eterno” y se suelen convertir en uno de los ambientes más encendidos de toda la zona balcánica. Dembelé convertía el único gol del encuentro y empezaba a ganarse el respeto de su nueva afición.

Desde entonces el espigado delantero de 1,89 metros de altura no ha parado de anotar goles. Máximo anotador de la ronda previa de la Europa League con un total de 6 goles, con 7 jornadas disputadas ha colocado al Levski en lo más alto de la clasificación con 3 puntos de ventaja sobre otro de los equipos de Sofia, el Lokomotiv. En la competición doméstica ha transformado nada más y nada menos que 9 goles en 6 partidos y su nombre vuelve a aparecer entre los informes de los grandes equipos del viejo continente. Es el momento de que Garra Dembelé demuestre que es algo más que una joven estrella a la que se le ha apagado el brillo.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche