Análisis e historias del fútbol internacional contadas por los mejores especialistas.

El Brasileirao ya define la Libertadores 2011

La Copa Libertadores del año próximo contará con al menos seis clubes brasileños. A las cinco plazas que habitualmente tiene el mayor país sudamericano, en 2011 habrá que sumar una sexta para el Internacional, que repetirá como campeón de la edición 2010. La cifra podría elevarse a siete participantes si un equipo brasileño gana esta temporada la Copa Sudamericana. El Santos ha ganado hace unas semanas la Copa do Brasil, y se ha adjudicado el primero de los cinco cupos reglamentarios que tienen los equipos afiliados a la CBF. Los restantes cuatro representantes surgirán de la Série A, que acaba de comenzar su segunda mitad y está absolutamente on fire. Una mayor cantidad de cupos para el país cinco veces campeón del mundo no pone las cosas más fáciles a los planteles que en la próxima temporada pretenden luchar por el mayor título continental.

Luego de que el pasado fin de semana se jugara la jornada 21 del Brasileirâo, el G4 (el grupo de los cuatro mejores clasificados, que acceden a la Libertadores) está formado por el Fluminense, el Corinthians, el Botafogo y el Cruzeiro. Lo que hasta hace un par de semanas parecía un asunto reservado solo al conjunto de Laranjeiras y al Timâo, hoy es claramente una lucha por el título a cuatro bandas, a la que acaban de sumarse el club de la Estrela Solitária y la Raposa.

Pese a la caída del pasado sábado ante el Atlético Goianiense en Serra Dourada, y de la desilusión que supuso perder algo más de una semana atrás contra el Guarani, es válido seguir considerando aún al Fluminense como el mejor equipo de la campeonato nacional de este año. El Pó de Arroz está entrenado por Muricy Ramalho, el entrenador más determinante en la última década en el fútbol brasileño, y cuenta con una plantilla lujosa -aunque tal vez demasiado veterana- para los parámetros sudamericanos. Fred, el principal responsable de la permanencia del Flu en la máxima categoría el año pasado, se encuentra lesionado y no ha aportado demasiado en este Brasileirâo. Su lugar en el ataque hoy lo ocupa el interminable Washington, quien regresó a Rio de Janeiro cual hijo pródigo, luego de una frustrante  experiencia en el Sâo Paulo.

En la mitad del terreno de juego hay dos jugadores de muchísima calidad, que son el auténtico factor diferencial del Tricolor: Darío Conca y Deco. El argentino, a quien River Plate poco menos que expulsó de sus filas allá por 2004, ha consolidado una muy interesante carrera en Brasil desde su llegada al Vasco da Gama en 2007. Hoy, el enganche nacido en General Pacheco pasa por el mejor momento de su carrera, al extremo de que el técnico ha reconocido esta semana que merece mucho más de lo que percibe por ser el fantasista del conjunto carioca. La llegada del ex jugador del Chelsea, por su parte, le ha dado al equipo el plus de aplomo y de mala baba que es indispensable en todo proyecto de campeón. En una liga plagada de viejas y no tan viejas glorias repatriadas, el ex internacional por Portugal es uno de los imports más valiosos que haya podido conseguir el fútbol sudamericano recientemente.

Anoche, en el Engenhâo carioca, Fluminense y Corinthians (1-2) jugaron lo que para la doctrina futbolera puede ser definida como la final anticipada del Brasileirâo 2010. Apenas tres puntos separaban al conjunto paulista del Time de Guerreiros, y la ventaja es aún menor si tenemos en cuenta que el equipo corinthiano ha jugado un partido menos que el líder. En el año de su recién estrenado centenario, el Clube dos Operários busca reparar la depresión causada por la eliminación de la Libertadores del plantel liderado por Ronaldo y Roberto Carlos. El objetivo de mínima es terminar entre los primeros cuatro clasificados y jugar la Copa en 2011. Pero, en medio del anuncio de la construcción de un nuevo y modernísimo estadio, el reclamo de la afición del Corinthians -el segundo equipo más popular del país, por detrás del Flamengo- es el de volver a ganar un título de liga, algo que el Timâo no consigue desde 2005. ¿Está capacitado para conseguirlo?

A juzgar por el potencial de su plantilla, definitivamente sí. El conjunto de Parque Sâo Jorge no solo es el equipo donde presumiblemente se retirarán los ilustres ex madridistas, sino que además puede presumir de mucho talento. Especialmente en su línea de volantes. Jugadores como Jucilei o Bruno César (uno de los máximos artilleros del campeonato, junto a Washington) deberían ser -si no lo son ya- materia obligada de estudio y seguimiento para todos los buscadores de talento en Sudamérica. Pero no están solos en la mitad del campo: Ralf, Boquita, Elias, Matías Defederico, Edu o Danilo, todos con una calidad bastante alta para la media del certamen, son habituales en las rotaciones dispuestas por Adílson Batista.

El equipo no cuenta con una delantera demasiado estelar (Jorge Henrique, Iarley, Souza y Dentinho son los habituales en esa función cuando Ronaldo no está, que es casi siempre). pero sí con una defensa muy consistente  -es una de las que menos goles ha recibido en todo el campeonato, junto con la del Cruzeiro-. Así este Corinthians ha conseguido acumular un récord de 23 partidos sin conocer la derrota jugando como local, una estadística que se rompió el pasado fin de semana con la derrota frente al Grêmio.

El partido figuró en el menú de los seguidores del Botafogo y el Cruzeiro, los otros dos equipos que a día de hoy parecen estar preparados para luchar el campeonato y recibir en Diciembre el premio de la clasificación a la Copa Libertadores.

El club de la Estrela Soliária -tras una miserable campaña en 2009- parece vivir una etapa de refundación en lo deportivo. El entrenador Joel Santana -que ha ganado títulos con los cuatro equipos grandes de la Cidade Maravilhosa- impone su ley en el vestuario del equipo de General Severiano. Y el humor de perros del Rei do Rio le sienta como anillo al dedo a un grupo de jugadores entre los que destacan Marcelo Mattos, Fahel, Maicosuel, Germán Herrera y el Loco Abreu. En sus últimos dos encuentros han derrotado a equipos importantes como el Santos y el Sâo Paulo, y dan la sensación de estar en franco ascenso. Buena noticia para un fútbol carioca que desde hace años vive a la sombra de los equipos paulistas, gaúchos y mineiros. Esta noche, el Fogâo tiene un partido clave contra el Goiás, el último clasificado del Brasileirâo.

El caso del Cruzeiro es más fácil de explicar. El club de Belo Horizonte es uno de los habituales en las competiciones sudamericanas de las últimas temporadas. Hoy bajo el mando de Cuca, el equipo se ha reformulado con la llegada de nuevos jugadores, como los argentinos Walter Montillo y el Tecla Farías, que parecen haber encajado a la perfección con el resto de sus nuevos compañeros. La suma del talento y caracter de estos recién llegados con la espectacularidad de un atacante como Thiago Ribeiro hacen que la Raposa no pueda ser menospreciada en ninguna quiniela sobre el desenlace del campeonato, especialmente si a esta altura de la temporada ha conseguido meterse en el G4. La escuadra mineira tiene la chance de afianzarse en esa situación de privilegio -e incluso ascender algún peldaño- si se impone en el a priori fácil encuentro de esta noche, frente al Guarani.

En la frontera de los cuatro primeros clasificados están equipos muy potentes, como el Internacional y el Santos, que cuentan con la tranquilidad de ya estar clasificados a la Libertadores del año próximo. Al conjunto colorado -libre de competición sudamericana en este segundo semestre- las cosas se le pueden poner bastante de cara si consigue enlazar tres o cuatro resultados positivos en la recta final del certamen. El Santos de Doríval Junior atraviesa por un momento crucial en la liga. Tras la salida de Robinho y la grave lesión sufrida por Paulo Henrique Ganso, el Peixe parece haber quedado librado a lo que un prodigioso y díscolo Neymar pueda generar. Alan Patrick y el hasta ahora ineficaz Keirrison podrían ser buenos compañeros de ruta para el Crazy Boy hasta llegar a la meta de fin de año.

El Sâo Paulo da señales de vida, el Palmeiras espera que Felipâo deshaga la maraña en la que está atrapado desde hace dos temporadas, y el Flamengo -campeón en 2009- está justo por encima de la línea de flotación de la permanencia. Ahora, a mediados de Septiembre, parece difícil que cualquiera de ellos pudiera finalizar dentro de los cuatro primeros clasificados. Tampoco veo con opciones a otros grandes, como el Grêmio o el Vasco da Gama. Pero si tuviera que apostar por uno de ellos, mi dinero iría con las opciones del Sampa, que aún jugando mal no pierde su exquisita capacidad de competir y jamás dar las cosas por perdidas.

Como dice Alberto Zaragoza Lerma cada semana en “Latitud Fútbol”, la gran decepción de este campeonato es el Atlético Mineiro de Vanderlei Luxemburgo. El Galo conformó una de las que en teoría estaría entre las mejores plantillas del campeonato. Cuesta entender por qué Luxa no ha podido sacar mejor rendimiento de jugadores consagrados como Diego Tardelli, Diego Souza, Réver, Obina, Édison Méndez o Julio César Cáceres. El club de Belo Horizonte se encuentra hoy en zona de descenso directo. El cuerpo técnico tiene aún muchas fechas por delante como para evitar la caída a la Segundona. Pero la dinámica es muy poco alentadora en estos momentos.

El fútbol brasileño se encuentra ante la posibilidad de poder poblar las canchas sudamericanas con una gran cantidad de equipos propios en la Copa Libertadores de 2011. La situación no hace más que reflejar la potencia económica y competitiva de su campeonato de primera división, el mejor -con mucha diferencia- de toda la región. Pero, al mismo tiempo, el alto nivel y la paridad que se registra a esta altura del año en la Série A convierten a esos cuatro billetes en disputa en las plazas más caras del torneo internacional más importante del continente americano.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Comentarios (1)

Comentarios

Andrés-ete | 17.09.2010 a las 18:33
1

Lástima el nulo seguimiento que se le da desde España al Brasileirao. Se está poniendo muy chulo y mereceriamos ver más partidos, también los que se disputan entre semana. El Flu tiene equipazo, a ver si vuelve a lo grande.

Deja un comentario

Un desarrollo de Pedro Puig