Histórico
21 septiembre 2010Francisco Ortí

Cristiano Ronaldo y el mito de Narciso

Las sabias mentes de la Grecia Clásica fueron prolíficas en mitos que todavía en la actualidad sirven para ejemplicar comportamientos humanos. Uno de mis favoritos es el mito de Narciso. Cuenta la historia de un joven de extraordinaria belleza que enamoraba tanto a hombres como mujeres, pero repudiaba a todos sus pretendientes al considerar que no estaban a su altura. Fue incapaz de enamorarse hasta que acabó prendado de la única persona a la que podía amar: a sí mismo. Narciso quedó absortó observando su propio reflejo en el agua sin saber que se trataba de él mismo y al intentar besarse cayó al río donde murió ahogado. Al instante, del fondo de las aguas brotó una hermosa flor que le recuerda.

La figura de Narciso podría ser equiparada a la de Cristiano Ronaldo. Por supuesto, el extremo portugués no llega al extremo de morir por ello, pero su amor hacia sí mismo le lleva a desacreditar cualquier opinión que no le adule. Acostumbrado a recibir elogios, es incapaz de encajar las críticas y responde con un ataque pueril con el que se convence a sí mismo de que las malas palabras que le dedican carecen de fundamento alguno. No quiere defenderse ante el resto. Sólo reafirmarse en su condición de perfecto.

Cristiano se adorna con brillantes pendientes, luce un cuidado moreno, y ejercita su cuerpo para mantener una esculpida musculatura. Se encanta a sí mismo. Se sabe diferente. Es uno de los hombres más admirados del mundo, y, sin embargo, reacciona a las críticas como un niño. La aparente seguridad en sí mismo y su perenne chulería acorazan una personalidad más fragil de lo que el mismo Cristiano sabe. Por eso ataca en cuanto se siente acorralado. Haciendo más ruido intenta silenciar las palabras de los demás.

Pero en la coraza de Cristiano comienzan a aparecer fisuras. La pasada semana tuvo que escuchar el enfado del Santiago Bernabéu. En un principio el portugués negó haber escuchado los pitos de la grada, pero en cuanto encontró una manera de replicar reconoció haberlos oído y atacó con fuerza. “La energía que gasta el público en pitar es la misma que podría emplear en apoyarnos y los aficionados tienen que quedarse contentos porque el equipo ha ganado“, aconsejó el luso.

Los jugadores intentamos jugar bien y dar espectáculo pero a veces no es posible. A veces es mejor que el público ayude para motivarnos a jugar bien , y no hacer lo que hacen normalmente aquí y en muchos otros lugares”, insistó Cristiano Ronaldo, aplicando un argumento que vendría a ser si la afición del Santiago Bernabéu me pita es porque la afición del Santiago Bernabéu tiene mal gusto.

Cristiano pareció escapar indemne, pero los pitos del Bernabéu le hicieron mella. El Real Madrid se reconcilió con la afición en Champions League ganando al Ajax, pero Cristiano Ronaldo no se reconcilió consigo mismo. Como no brilló no se dio por satisfecho y lo mismo sucedió el pasado fin de semana contra la Real Sociedad. El portugués no está cómodo y teme que las diabluras de Ozil o los dardos envenenados de José Mourinho le resten protagonismo. De hecho, ni Google le respeta. Si uno escribe Cristiano Ronaldo en el buscador más famoso el primer resultado será una foto de Sara Carbonero junto a un artículo de la periodista criticándole.

Por eso, Cristiano Ronaldo está ansioso. Se pasea desesperado por el terreno de juego buscándose reencontrarse a sí mismo. Necesita un gol que celebrar luciendo cuerpo. Necesita una jugada magistral que haga olvidar el tobillo de Messi. Necesita portadas, necesita quererse. Necesita volver a ser él. Este martes tendrá la oportunidad de conseguirlo en el Santiago Bernabéu frente al Espanyol (22.00 horas). De lo contrario, como Narciso, acabará buscando su propio reflejo en vídeos pasados.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche