Histórico
19 agosto 2010Francisco Ortí

El Levante, el gato y la palmera

Esta semana en El Enganche, lanzamos una mini-sección con los cinco equipos recién ascendidos más singulares de los principales campeonatos europeos. Continuamos con el carismático Levante, el club con menor presupuesto de la Liga BBVA.

Había sufrido demasiadas desgracias en muy poco tiempo, pero el Levante se mantenía en pie. Sin embargo, esta última derrota era un puñal en la ilusión de los aficionados granotas. La gran ríada que inundó Valencia en 1957 -que les dejó sin estadio- no pudo con ellos, pero sí logró doblegarles la UD Las Palmas. Los levantinistas habían finalizado la temporada 1958-59 en segundo lugar y disputarían la promoción de ascenso frente a los canarios. En el Insular el partido terminó con empate a uno, lo que era un resultado insuficiente puesto que en la ida los visitantes habían ganado en el campo de Vallejo y el Levante continuaría en segunda.

El sueño del ascenso se rompía, aunque lo peor sería tener que aguantar las burlas de los vecinos y ‘enemigos’, de los aficionados del Valencia. Una de ellas se convirtió en leyenda. Satisfechos por la desgracia granota y ocultos entre la noche, unos seguidores xotos (como se rebautiza a los ché en el diccionario granota) idearon una broma macabra. Bajo una veterana palmera situaron el cadaver de un gato negro y un epitafio con tintes de maldición: “Quan el gat puje a la palmera, el Llevant estarà en Primera” (Cuando el gato suba a la palmera, el Levante estará en Primera, en valenciano).

Lejos de ofenderse, los seguidores del Levante adoptaron a ese gato como un símbolo de caracter luchador. Ni cuando todos les dan por muertos se rinden. De hecho, ese gato logró subir a la palmera cuatro años después. El 2 de agosto de 1963 el Levante venció al Deportivo de la Coruña en la promoción de ascenso (1-2 en Riazor, 2-1 en Vallejo) y el estadio granota amaneció con un gato -esta vez de cartón- encaramado a lo más alto de aquella veterana palmera. La escena estaba acompañada por un nuevo pareado: “El gato subió a la palmera y el Levante está en Primera“.

El episodio del gato negro negro y la palmera -que camina entre la ficción y la realidad- sólo en uno más en la infinita listas de desgracias que sufrido este club con sino perdedor pero de genética invencible. En sus cien años de vida -o eso dicen, porque la cosa no está clara- ha visto como Johan Cruyff se quedaba con el dinero recaudado en taquilla durante la temporada en la que fue granota, cuestionan el año de su fundación, o le birlaban el único título de su palmarés. El Levante ganó la Copa de la República en 1937, derrotando en la final al Valencia, pero la RFEF no se lo reconoce alegando que “las competiciones oficiales fueron suspendidas durante la Guerra Civil por la RFEF, por lo que el título no tiene validez“.

El otro mal endémico del Levante se refiere a cuestiones económicas. Históricamente ha sido un club pobre. Desde sus inicios, cuando en 1927 -coincidiendo con la creación de la Liga- se vio obligado a inscribirse en Tercera División por no tener dinero suficiente para jugar en una división superior, hasta la actualidad, en la que la entidad sobrevive a duras penas a una grave crisis económica que le situó al borde de la desaparición y pese a ello logró el ascenso a Primera División.

Presentar a Pedro León sin balón porque todos los que había en el estadio estaban pinchados, anunciar hasta en tres ocasiones el fichaje de Riganó, o la venta fantasma de Álvaro Maior al Newcastle son otros de los capítulos de la centenaria historia un club orgulloso tanto de sus desgracias como de sus éxitos y con una fe inquebrantable, como demostró en su anterior etapa en Primera. Este año el Levante regresa a lo más alto y se atreverá a plantar cara a Barcelona, Real Madrid y compañia sin complejos, pese a que cuenta con el presupuesto más bajo de la categoría. El gato ha vuelto a subir a la palmera, y no está dispuesto a bajar de nuevo.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche