Histórico
18 agosto 2010Ariel Judas

Copa Libertadores: Una final con rachas, estadísticas y estrellas

Llega a esta final con una ventaja mínima, pero es el candidato de casi todos. El Inter de Porto Alegre jugará esta noche en un abarrotado Beira-Rio con la tranquilidad de saber que un empate o una victoria ante su público lo convertirán en el nuevo campeón del fútbol sudamericano. Cuenta con jugadores mejores que los de su rival en muchas demarcaciones, además de la jerarquía copera que se le presume a cualquiera de los equipos grandes de Brasil. Pero también sabe de la mala suerte que el fútbol de su país ha tenido recientemente en las finales de la Libertadores jugadas ante rivales extranjeros. Una racha negativa que -si obra con inteligencia y mejora su juego con respecto al partido de ida- puede terminar por beneficiar a Chivas, un cuadro que en la previa deja la sensación de que tiene muy poco que perder en esta final.

El Internacional ganó la última Copa Libertadores para el fútbol brasileño en 2006. El equipo gaúcho -por aquel entonces entrenado por Abel Braga- se impuso por la mínima diferencia en una ajustadísima serie final ante el Sâo Paulo. Además de intentar asegurar su segunda corona sudamericana, lo que los jugadores de Celso Roth buscarán es poner fin a una fatídica racha adversa que padecen los representantes de la mayor potencia de la región en las finales frente a rivales extranjeros.

El tema se ha tornado una obsesión y una verdadera asignatura pendiente para el hincha brasileño desde el inicio de este siglo. En el 2000, Boca Juniors se impuso por penales al Palmeiras en el Morumbí de la capital paulista. En 2002 -en el estadio Pacaembú de la misma ciudad- el Olimpia de Paraguay fue campeón ante el Sâo Caetano. Al año siguiente, los xeneizes derrotaron cómodamente al Santos en Vila Belmiro y sumaron una nueva estrella. Tres temporadas más tarde, nuevamente fue Boca quien se quedó con la Libertadores, en una definición frente al Grêmio en el Olímpico Monumental de Porto Alegre. En 2008, Liga de Quito consiguió el primer gran logro a nivel internacional para el fútbol ecuatoriano al levantar la Copa en el Maracanâ de Río de Janeiro frente a una desconsolada afición del Fluminense. Y hace doce meses -en el Mineirâo de Belo Horizonte- Estudiantes de La Plata derrotó por 1-2 al Cruzeiro.

En lo estrictamente futbolístico, todo indica que el Inter contará con todos sus titulares para el partido de esta noche. Pablo Guiñazú, Tinga y Alecsandro se han recuperado de los problemas físicos que los mantuvieron en duda hasta hace apenas unas horas. Y, además, el equipo brasileño cuenta aún en sus filas con varios de los futbolistas que ganaron la Libertadores cuatro años atrás: Bolívar, Fabiano Eller, Índio, Rafael Sóbis y el propio Tinga. Pero para el seguidor más fiel y avezado, lo más interesante seguro que reside en el hecho de saber que dos de las grandes figuras del fútbol sudamericano actual -Sandro y Andrés D’Alessandro- serán de la partida desde el inicio del encuentro, mientras que Giuliano -definitivamente, el favorito del hincha y del analista europeo- tendrá muchos minutos con toda seguridad en el duelo de Beira-Rio.

A la falta de fortuna de los equipos brasileños en las finales recientes de la Libertadores se aferrará el Guadalajara. También al antecedente fresco aún de la clara victoria a domicilio ante la Universidad de Chile en las semifinales. Y al hecho de que en octavos y en cuartos de final ha sabido defender muy bien los resultados positivos cosechados en estadios mexicanos. Tras un decepcionante partido en el Omnilife los seguidores de las Chivas Rayadas refuerzan su esperanza en base a una estadística -un tanto particular, todo sea dicho- que otorga opciones ciertas de triunfo en el partido de esta noche a los jugadores de José Luis Real.

El club tapatío depende de sí mismo para ganar la Copa Libertadores, un trofeo que jamás ha ido a parar a las vitrinas del fútbol mexicano hasta el momento. Más allá de las estadísticas, y dejando de lado las rachas y la superioridad exhibida por su rival en el partido de ida, Chivas puede ganar en Porto Alegre. Deberá hacer un partido impecable en primer lugar, Tendrá que ser letal y conseguir anular a la escuadra colorada. Y también aguantar la presión de un estadio colmado por una afición que le será adversa, pero que si los minutos pasan y el resultado no le conviene transferirá todo el peso negativo hacia los jugadores del Internacional.

El Guadalajara se jacta de ser desde siempre un equipo ofensivo. Y a ese mandato histórico deberá atenerse si desea mantener sus opciones. Al epidérmico Bofo Bautista le tocará jugar a ser un crack -guantes y cabello platinado al margen- y tener una gran actuación en un partido grande como este. A Omar Bravo se le pedirá que meta alguna de las pocas oportunidades que Chivas va a tener en la primera mitad. A Alberto Medina, que aporte clase y sangre fría en un encuentro de definición complicada. Si este trío no funciona, todo será prácticamente imposible para los de Jalisco.

Posibles alineaciones:

Internacional: Renan; Nei, Bolívar, Índio y Kléber; Sandro, Pablo Guiñazú y Tinga; Andrés D’Alessandro; Taison y Alecsandro. Entrenador: Celso Roth.

Chivas: Luis Ernesto Michel; Jhonny Magallon, Mario de Luna, Héctor Reynoso y Miguel Ponce; Edgar Mejía, Xavier Báez, Fabián de la Mora y Omar Arellano; Omar Bravo y Adolfo Bautista. Entrenador: José Luis Real.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche