Histórico
30 agosto 2010El Enganche

Cesena, il Cavallucci Marini

En El Enganche, lanzamos una mini-sección con los cinco equipos recién ascendidos más singulares de los principales campeonatos europeos. Nuestro siguiente capítulo está dedicado al Cesena italiano.

El declive que vive el fútbol italiano en los últimos años es muy claro, empezando por su selección nacional. Después de ganar el Mundial del 2006  los italianos han pasado sin pena ni gloria por la cita mundialista, pero este declive no se queda únicamente ahí. La economía de los clubes italianos es más que dudosa (equipos en bancarrota, descensos administrativos y casos de corrupción en los despachos) y en lo deportivo, a pesar de contar con el actual campeón de la Champions League, están a punto de perder una de sus plazas en favor de la Bundesliga, que día a día va pidiendo paso. Y por último, quizás lo más preocupante, en lo social, cada vez menos aficionados se acercan a los estadios, ya sea por la inseguridad, los caros precios de los abonos o por el mal estado de muchos de ellos.

En medio de este lastimoso desierto nos encontramos un oasis; la Associazione Calcio Cesena. El club fue fundado por el conde Rognoni, un estudiante de Derecho en la Universidad de Módena y apasionado del baloncesto, Arnaldo Pantani, un ex jugador de fútbol en Prato, y Renato Piraccini, dueño de una tienda de cuero en el Corso Mazzini y ex gerente del Renato Serra. Junto con otros destacados personajes, los fundadores realizaron su primera reunión el 21 de abril 1940 bajo la presidencia de José Ambrosini, donde se decretó oficialmente el nacimiento de club de fútbol Cesena. Rognoni fue nombrado presidente, mientras que Pantani, el de mayor experiencia, se convertía en jugador y entrenador del equipo. Piraccini, por su parte, fue designado director deportivo del club. La afiliación a la FIGC se llevó a cabo el 08 de agosto de 1940, para poder suscribirse al campeonato de Primera División posteriormente. Así nacía el Cesena.

Bajo el liderazgo de César Meucci el club consigue llegar a la Serie B en 1968. Aunque las tres primeras temporadas en la segunda categoría fueron sumamente duras, el equipos logró mantenerse y llegar hasta el sexto lugar de la tabla en la temporada 1971 – 1972, pero fue en la siguiente campaña que todos los esfuerzos se vieron recompensados, ya que por primera vez desde su creación, el Cesena llegaba a la máxima categoría de la mano de Gigi Radice, que el siguiente año sería sustituido por Eugene Bersellini. Éste hace una profunda transformación en la manera de jugar del equipo consiguiendo así permanencia  en la Serie A. En la temporada 1975 – 1976, los bianconeri alcanzan la cúspide de su historia futbolística luego de sumar 9 victorias, 14 empates y 7 derrotas que lo ubican en el sexto lugar de la Serie A y les otorga la clasificación para la Copa UEFA.

Sobrepasados por la presión de debutar en competición continental, esa temporada fue el principio del fín para el Cesena, que a partir de esa fecha se convirtió en un club ascensor que vivió su último año en la Serie A allá por la temporada 1990-1991. Constantes cambios de entrenadores -Marcello Lippi fue uno de los técnicos que se hizo cargo del club-, una mala dirección deportiva y una grave crisis económica colocaron a los Cavallucci Marini en la tercera división en importancia, la Serie C1. Después de tres años en la tercera categoría el Cesena logra volver a la Serie B, donde milita hasta la temporada 2008-2009 cuando vuelve a caer al tercer escalón del fútbol italiano. A partir de ese momento y tras 27 años de mandato de la familia Lugaresi, Igor Campedelli decide comprar todas las acciones del club conviertiéndose así en el nuevo presidente del club y en un soplo de aire fresco para un equipo que empiezaría un duro ascenso una vez más.

Campadelli se llevó consigo a Pierpaolo Bisoli un entrenador que por aquel entonces apenas tenía experiencia en los banquillos -actualmente es el técnico del Cagliari- y que consiguió un nuevo paso hacia adelante devolviendo al equipo a la Serie B. Y es en esta temporada, la 2009-2010 en la que  Bisoli se convierte en el milagro del Cesena, logrando un nuevo ascenso y situando, tras 20 años de ausencia, al club del norte de Italia en la máxima competición nacional. Y es que, a pesar de ser un recién ascendido a la categoría, el Cesena fue el segundo equipo que más aficionados reunió en su estadio durante toda la temporada, siendo la media de 11.000 espectadores en una ciudad que no sobrepasa los 100.000 habitantes.

Los Cavallucci Marini viven así una nueva aventura en la Serie A y gran culpa de este milagro -dejando de lado a Bisoli- la tiene Ezequiel Matías Schelotto, un jóven nacido en Buenos Aires. Este italo-argentino que juega con la selección U21 de Italia es considerado como el nuevo Camoranesi, probablemente por su nacimiento en tierras argentinas. De 1,88 metros de altura, fisico de delantero, velocista, con tecnica y gran despliegue fisico durante los 90 minutos, ha jugado siempre titular en elequipo y en los cuatro partidos con la Nacional Italiana U21. Los grandes ya se han fijado en él y probablemente esta sea su última temporada en el Dino Manuzzi con el Cesena -club que comparte sus derechos con el Atalanta-.

El bloque que logró el ascenso, casi ha pasado a la historia pues entre cesiones de salida y de entrada, incorporaciones y numerosasbajas, el club ha confeccionado un plantel completamente nuevo. Nombres de relumbrón como el mundialista Yuto Nagatomo, el ghanés Appiah que vivirá su sexta aventura en un club italiano o los jóvenes Odio Jude Ighalo y Panagiotis Tachtsidis, cedidos por el Udinese y el Genoa respectivamente serán los nuevos encargados de mantener viva la esperanza de la salvación.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche