Histórico
3 agosto 2010El Enganche

Cesc, ¡Oh capitán, mi capitán!

Me gusta el Arsenal desde que era un crío. Club inglés, con todo lo que ello conlleva, me hacía feliz ver vestir con orgullo esa mítica y preciosa camiseta a jugadores de la talla de Tony Adams, Ian Wright, Dennis Bergkamp, Patrick Vieira o Thierry Henry. Si decidí convertirme en un gunner más no fue precisamente por el ansia de títulos. Desde que sigo al equipo hemos sido capaces de levantar tres o cuatro títulos de la Premier, un par de Carlings Cup y hemos llegado a una final de Champions. No es mal bagaje, pero yo no busco eso, si no la tradición, el respeto y amor por unos colores, y el orgullo de los jugadores por representarme a mí y a miles de aficionados más.

En Ashburton Grove siempre ha habido un líder, ese jugador que cada temporada daba la cara, la prolongación del sentimiento gunner más fuerte sobre el terreno de juego y el encargado de que reinara la armonía en el vestuario. Ya no hay armonía. Cesc, el capitán del Arsenal, mi capitán, se siente agobiado, presionado y confuso. Lo del catalán empieza a ser enormemente complejo y redundante. Cada periodo de fichajes es más hostil que el anterior y a Cesc le quedan 5 años de contrato con los gunners.

El Arsenal (Wenger) se deshizo de Vieira, Gilberto Silva o Henry cuando sus carrera comenzaban su cuesta abajo, mantuvo hasta el final de las suyas a Tony Adams o Bergkamp, consiguieron sacarle 8.800 millones de las antiguas pesetas al Barça de Gaspart por Overmars y Petit cuando al comienzo de las negociaciones los de Londres pedían 6.000 millones. Por lo general Wenger no malvende, y dejar salir a Fàbregas en estos momentos sería malvender al jugador, ya no solo por la cantidad ofertada por el Barcelona (baja desde mi punto de vista) si no por todo lo que el de Arenys significa para la institución.

A pesar de la situación financiera de Dubai World, principal patrocinador del club y con una deuda cercana a los 50.000 millones de euros, el Arsenal tiene una economía estable. Apretada, pero estable. Según la edición de Abril de la prestigiosa Forbes, el club ocupa la tercera posición en cuanto a valor de mercado en el Mundo, solo superado por Manchester United y Real Madrid con un activo de 768 millones de libras (sin contar unas deudas que ascenderían a los 400 millones). Viendo estos datos, ¿alguien piensa que los de Londres necesitan vender a Cesc?.

La imagen de Cesc puede reportar más ingresos que los 40 millones que pretende pagar el Barça presidido por Sandro Rosell. La figura del jugador es imprescindible para mantener estable el aspecto económico, basado, en parte, en una potente campaña de marketing. Pero no solo de marketing viven el jugador y el club. El fútbol inglés es respetuoso con sus figuras, y el sentimiento es recíproco. Fàbregas (dubitativo en sus declaraciones) es la principal causa de alegría para todos los aficionados gunners de cara a la próxima temporada, y si un jugador provoca esa ilusión en los miles de aficionados que te visitan cada dos fines de semana en tu estadio, ese jugador no puede marcharse.

Suceda lo que suceda en el mes que todavía queda de mercado (mi opinión desde que empezó el asunto es que el jugador se quedará al menos una temporada más), Cesc ya es un ídolo entre toda la hinchada del Emirates Stadium y siempre será recordado como una leyenda del club, como el jugador que se distingue de lo demás por llevar una cinta en su brazo izquierdo y todas las responsabilidades que se asume al aceptarlo, por ser el capitán. Mi capitán.

Todos los Videos de El Enganche en su Canal de Youtube

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche