Histórico
14 agosto 2010Francisco Ortí

Barcelona-Sevilla: Nadie quiere la Supercopa

Todos los veranos en las costas españoles se produce lo que para mí es un absoluto misterio: el juego de las palas. Jamás he conseguido entender en que consiste. No logro diferenciar quien es el que marca el punto y quien el que lo recibe. Ni siquiera sé si realmente hay puntos  o si el terreno de juego está delimitado. Lo único que sé es que cada verano hay gente entregada en cuerpo y alma a este ‘híbrido’ deporte (no sé si las comillas deberían ir en híbrido o en deporte) como si estuviera disputando el más prestigioso de los torneos.

Nunca le he encontrado ningún atractivo al juego de las palas -más allá de algún participante de estilo hipnótico- y, pese a ello, siempre me detengo a observarlo desde mi tumbona. Algo parecido me sucede -y creo que en esto habrá más como yo- con la Supercopa de España. Nunca el he encontrado ningún atractivo a la Supercopa -más allá del estreno de algún nuevo fichaje- pero cada verano me reuno junto a mis amigos para seguir tanto el partido de ida como el de vuelta  en riguroso directo y sin admitir retrasos.

En pleno mes de agosto, agotado por las altas temperaturas, y con sobredosis de bolos futbolísticos, un trofeo a doble partido-pese a que sea el primero que tiene caracter oficial- puede provocar empacho, incluso a los dos contendientes. Y más este año. El Barcelona y el Sevilla solicitaron que la Supercopa de España se disputara a partido único y en terreno neutral alegando que el calendario en agosto ya estaba lo suficientemente recargado, pero la RFEF, quien ya había vendido los derechos televisivos de los dos partidos a TVE, se negó a rectificar y mantuvo el formado de ida y vuelta.

La cabezoneria de la RFEF supone ahora un problema para TVE por haber comprado un producto descafeinado y con alto riesgo de bajas audiencias, pero, sobre todo, para Barcelona y Sevilla, obligados a competir sin estar en condiciones para hacerlo. Unos están mermados en efectivos, y los otros a nivel psicológico porque en las mismas fechas disputarán una eliminatoria mucho más importante para su futuro. Y es que el Sevilla disputará el próximo miércoles ante el Braga el partido de ida de la previa para jugar la Liga de Campeones la próxima temporada. Tampoco ayudará a la concentración de los sevillistas el culebrón sobre el posible traspaso de Luis Fabiano al Olympique de Marsella.

El Barcelona no se encuentra en mejor situación. Pep Guardiola tendrá escasez para formar el once que jugará el partido de ida en el Ramón Sánchez Pizjuan. No podrá contar con ninguno de sus jugadores internacionales por España. Valdés, Puyol, Piqué, Busquets, Xavi, Pedro y Villa acaban de llegar del maratoniano amistoso en México -el sevillista Jesús Navas se encuentra en el mismo caso, pero sí jugará- e Iniesta se perderá el partido por lesión. Esto obligará a Pep Guardiola a confeccionar un once repleto de canteranos y ha incluido en la convocatoria a Miño, Oier, Sergi Gómez, Muniesa, Oriol Romeu, Sergi Roberto, Thiago, Jonathan Dos Santos y Nolito. Hoy por hoy, tengo más confianza en estos jugadores que en los mundialistas. Dentro de 15 días será diferente. Pero hoy, este es el mejor equipo posible“, confesó el técnico blaugrana.

En definitiva, un partido que ya de por sí resulta descafeinado encima pierde el concurso de ocjho campeones del mundo. Aún así, no me perderé esta ‘Minicopa’ de España y a las 21.30 horas estaré obedientemente sentado frente al televisor para seguir cada detalle. Aunque tampoco me importaría que se lo jugaran a las palas…

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche