Histórico
14 agosto 2010Jose David López

Arranca la Premier del ‘Top 6’

Por su mística, el carácter de quienes lo practican, la garra inigualable que se aprecia en cada pelota y los ilustrísimos escenarios donde se exhibe a cualquier esquina del planeta, la Premier League se ganó hace años un apartado exclusivo en el corazón de todo aficionado al fútbol internacional. El hooliganismo, la imposibilidad de participar en competiciones europeas en los años 80, así como la marcha de referentes a otros campeonatos europeos, propició que el fútbol inglés reaccionara desde la base. Las negociaciones por los derechos televisivos se trastocaron en 1988, muchos equipos amenazaron con disolver el trato, lo que obligó a una renovación de los estadios, lo que mejoró las asistencias y recaudaciones, iniciándose así el empujón definitivo para que en 1992, arrancara la Premier League sin el freno que interponía hasta entonces la Federación Inglesa.

El formato de competición no se vio alterado pero tras 104 años de unión, la Football League se dedicó a los tres escalones directamente inferiores a la Premier, que pasó a retro-alimentarse por sí misma. Desde entonces, los clubes ingleses han logrado todos los objetivos que se impusieron con el cambio. Han regresado a la élite continental, aliviaron los problemas económicos, lograron atraer a los mejores futbolistas del planeta y, desde luego, explotan comercialmente su producto como nadie en este mundo. La mezcla de imagen vanguardista y raíces arcaicas sigue funcionando y hoy, además, han mejorado en el aspecto competitivo pues, por vez primera en muchos años, existen seis equipos poderosos capaces de disputarse el mayor de los tesoros. Es la Premier 2010-2011. La Premier del ‘Top 6’.

La armadura física, potente y fiable que se genera temporada tras temporada en Walham Green, sigue otorgando al Chelsea un extra de favoritismo. Carlo Ancelotti sigue siendo la mano serena y consciente que logra frenar las estrambóticas nóminas y cheques que extendía Abramovich hasta su llegada. Cierto es que el brasileño Ramires (me parece caro pagar 22 millones por él) y Benayoun son dos refuerzos de grupo, para mejorar el colectivo y dar profundidad al equipo, pero parece clara la tendencia hacia una mejor organización deportiva. Existió limpieza de veteranos con la marcha de Deco, Belletti o Ballack y hasta con la de un Blue de pro como Joe Cole, pero la eficacia de Drogba, las llegadas de Lampard y la seguridad como conjunto, siguen siendo inalterables.

Inmediatamente después está el Manchester United, auténtico jefe desde el nacimient de la Premier y que, igualmente, ha decidido conservar sus leyendas para prolongar el mismo proyecto deportivo de siempre. Pese a la veteranía de Giggs, Scholes o Van Der Sar, siguen siendo determinantes a lo largo de una temporada, por lo que los tres únicos refuerzos han llegado para aliviar dudas determinadas. En ataque, un crack mediático en América como ‘Chicharito’ Hernández y una promesa semi-desconocida como Bebe, deberán ganarse minutos ante la estrella intocable, un Rooney de nuevo inmerso en cuestiones extra-deportivas. En defensa, con tantas bajas durante el pasado año, se confía en un joven como Smalling, aún ‘novato’ pero prometedor.

Tras ellos, quizás por vez primera en los últimos años, estaría el Manchester City. El gran animador del mercado internacional no ha dejado escapar estos meses para intentar dar el salto definitivo y poder competir por lo máximo. El jeque Mansour ha gastado más de 120 millones de euros con la contratación de Silva, Balotelli, Boateng y Kolarov y aunque tiene exceso de jugadores en nómina, nadie ignora que, hombre por hombre, son la mejor plantilla del campeonato. El Arsenal, con refuerzos en sus teóricas zonas débiles para aliviar sus dudas pasadas (Chamachk, Koscielny o Wellington) y manteniendo a Cesc, el Liverpool (al que veo terriblemente al costado este curso) tras lograr la continuidad de Gerrard y Torres aunque obligado a moldear su proyecto con Roy Hodgson y Joe Cole como único fichaje saliente y el Tottenham, un peleón constante que consiguió plaza Champions el pasado año y que confió en la base más la perla brasileña Sandro, completan el Top 6 que busca levantar la Premier.

Y si igualdad hay por arriba, la pelea por todo lo que huela a descenso puede ser brutal. La equidad es máxima y la gran mayoría de equipos apenas han podido reforzarse. Excepciones hay porque siempre la Premier se distinguió por pagar traspasos muy altos por aquellos jugadores que ya han demostrado cierto nivel en equipos secundario. Uno es Kenwyne Jones, fichaje estelar del arcaico Stoke (nada menos que 9,7 millones), pero igualmente añadiría a la lista a Foster, nuevo portero del Birmingham o Shorey por el West Bromwich (aunque en su caso me parece un grandísimo refuerzo). Incógnitas para el Aston Villa tras la inesperada dimisión de Martin O’Neill esta semana, el Everton y su ausencia de refuerzos de entidad o Newcastle, que vuelve al primer escalón con el único aliciente novedoso del veterano Sol Campbel. No perderemos de vista al Wigan, que ha creado un bloque más completo esta campaña manteniendo estrellas y sumando a Stam, Boselli o el gran central Alcaraz.

Muchísimas cesiones, poco dinero en comparación con años pasados y la sensación de que esta Premier será la más igualada de los últimos años en cada una de las batallas que propone. Nuestra apuesta otorga cierto favoritismo para los gigantes ya formados (United y Chelsea) de cara al título, una presión asfixiante para Mancini en un City sin margen de error y mínimas opciones para la salvación del Blackpool, la gran sorpresa del curso y el equipo más singular. Esto es fútbol. Esto es Premier.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche