Histórico
1 julio 2010Jose David López

Top 5 Seleccionadores Sudáfrica 2010

Hasta la llegada del mundial sudafricano, la etiqueta de fase final más defensiva y prudente de todas las acontecidas pertenecía a Italia 90. Quizás los últimos duelos eliminatorios han ofrecido más dinamismo, ritmo y ambición, pero la primera fase siempre se recordará por la fortaleza de los planteamientos defensivos sobre los más interesados en atacar. Tanto aquellos que crecieron en base a una estructura cautelosa como quienes intentaron romper esa dinámica con confianza en un estilo más alegre, estaban dirigidos por técnicos que ya han pasado a la historia del Mundial.

Bob Bradley: Hablo a título personal cuando creo que el técnico estadounidense ha sido la mayor atracción desde los banquillos dentro del Mundial. Cuatro largos años de periplo para crear un proyecto a medida de sus ideologías, han refrendado lo que ya dejó ver en la Copa Confederaciones, que ante todo, es capaz de dinamizar un partido por completo con sólo un par de retoques. Y eso, dentro de un bloque con muy buenos aportes peor sin ninguna estrella, es de admirar. Bradley es un adelantado a su tiempo dentro de un fútbol que aún está creciendo y entrando en el profesionalismo, lo que le otorga un ‘plus’ respecto al resto de entrenadores nacionales. Las ideas del soccer son aún arcaicas pero, sabiendo interpretar las mejores bazas ofensivas del fútbol europeo, Bradley ha diseñado un equipo capaz de ganar a cualquiera que se frenó por errores puntuales. Si acaba siendo cesado, nada me extrañaría verle en la Premier, lo merece.

Joachim Low: Sigo pensando que el cambio generacional que ha provocado un nuevo estilo de juego en Alemania, ha sido propiciado por factores externos a los deseos del propio seleccionador, pero pocos han tenido la capacidad de adaptarlo en tiempo record y de ganarse a una exigente afición por el camino. Las lesiones de Ballack, Rolfes, Adler o Westermann propiciaron que los jóvenes destinados a coger el mando en un par de años, tuvieran la obligación de dar un paso adelante y lo han logrado de manera eficiente. Pero asumir el riesgo, negar la llamada a peticiones de la hinchada como Kuranyi o Frings y, sobre todo, aportar sus hombres de confianza dentro de una nueva filosofía (Podolski o Klose), son tarea exclusiva de Low. Un técnico que empezó como asistente de Klinsmann porque este le conoció en un curso de técnicos donde quedó impresionado por su sabiduría táctica y que, ahora, es el hombre del momento en Die Mannschaft.

‘Tata’ Martino: No negaremos que Paraguay estaba en algunas de las quinielas para ser equipo revelación del torneo y, con permiso de Ghana, quizás es ya la mayor alegría mundialista. Un conjunto creado en base a la tensión competitiva de su técnico, el argentino y vanagloriado en suelo guaraní, ‘Tata’ Martino. Demostró su poderío defensivo, su estupendo control de conceptos básicos en marcajes y solidaridad dentro de un proyecto que cuenta, además, con varios delanteros de primerísimo caché tras apuntarse cifras de gran altura en Europa. Un maravilloso sentido de la entrega y del compromiso les han aupado ya a los primeros cuartos de final de su historia, una meta que aún puede seguir creciendo en el futuro. Mal harían en dejar escaparle…

Miroslav Rajevac: Tan sólo por mantener su cargo más de un año, ya puede considerarse un afortunado al seleccionador serbio de Ghana. Si además demuestras que, con pequeños mimbres y mucho sacrificio colectivo, se puede crecer hasta donde pocos esperaban, las dimensiones de la hombrada tocan metas inalcanzables jamás para el fútbol africano (de llegar a semifinales, será el primer combinado de la historia en lograrlo). Rajevac ha sido el único técnico del continente que cuenta con cierta ventaja por tener una Federación con más sentido de la lógica que el resto (tampoco son los ghaneses los más pacientes). Aprovechando la transición entre veteranos y los jóvenes del Mundial Sub 20, el serbio ha logrado crear un esquema memorizado hasta la extenuación por jugadores de perfil medio que dar un extra cuando actúan unidos. Solidaridad, carácter para dejar en el banquillo a ‘vacas sagradas’ y, ante todo, resultados.

Takeshi Okada: Un ataque al corazón del serbio Ivica Osim en 2007, le colocó por segunda vez al mando de la selección nipona, a la que dirigió hacia su primera fase final en 1998. Ahora, más de una década después, la progresión demostrada está fuera de toda duda. “Este equipo le ha dado a Japón y a toda Asia una razón de orgullo”. Así expresaba su admiración por lo conseguido tras caer (personalmente creo que de manera injusta) en la tanda de penaltis ante Paraguay cuando buscaba por vez primera en su historia los cuartos de final. Con las deficiencias de no poseer un crack de primerísimo nivel y sin tener un delantero, pues es el eterno mal endémico de Japón, Okada creó un grupo intocable de once jugadores con mucha confianza y un esquema estudiado. Honda actuó de falso delantero y ha sido una de las estrellas del Mundial. Endo, Okubo, Tanaka o Abe, han facturado, posiblemente, su próximo avión rumbo a Europa. Un salto mayúsculo de un fútbol a tener en cuenta.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche