Histórico
5 julio 2010El Enganche

Luis Suárez, ‘manos’ de pistolero

La profesionalidad futbolística es una nota domintante entre aquellas personas  que siempre entendieron el fútbol como su única forma de salir hacia adelante en la vida, como su verdadero instrumento laboral.  Se trata de mantener el único don que el destino quiso entregar a un grupo de afortunados y que, como cualquier otra labor que depende del físico, solo puede mantenerse gracias a una implicación total. Pero el futbolista no solo depende de lo físico. Un estado de ánimo es tan sólo un momento alterable relacionado con estímulos y emociones pasajeras. Los estados de ánimo no son casuales, obedecen a factores tanto corporales como psíquicos, y en ocasiones son capaces de echar por tierra el trabajo de toda una vida en un corto período de tiempo.

Nadie dudaría ahora mismo que Luis Suárez se ha convertido en un héroe nacional en Uruguay. En la fase final del campeonato se ha echado a su espalda las esperanzas de tres millones y medio de compatriotas. Primero fueron los dos goles ante Corea del Sur, y en los cuartos de final fue tuvo lugar la que él considera “la mejor atajada del Mundial” tras detener sobre la línea (con las manos) un remate de Adiyiah para posteriormente recibir una de las expulsiones más dulces de la historia de los mundiales. Pero probablemente nada de ésto hubiera ocurrido de no ser por Ricardo, su técnico en Nacional de Montevideo cuando “Lucho” tenía tan sólo 14 años.

Suárez sufrió la primera bofetada de la vida a los 9 años. Su padre abandonaba a su madre y sus seis hermanos y la familia decidía trasladarse desde Salto (ciudad cercana a Argentina) hasta la capital uruguaya, Montevideo. En la capital, Lucho intentó ayudar a la economía familiar compaginando su pasión, el fútbol, con un trabajo de barrendero municipal durante gran parte del día. A día de hoy, el del Ajax reconoce que la ayuda de su abuela materna fue lo que mantuvo a su familia sin el peligro del hambre, su talento con la pelota en los pies hizo el resto.

Tras su llegada a Montevideo, el pequeño delantero se incorporó a la disciplina de Nacional, uno de los gigantes uruguayos, pero a los 14 años de nuevo la vida le daba la espalda. Sus problemas nocturnos, provocados por constantes salidas y escarceos con el alcohol  disminuyeron su rendimiento sobre el terreno de juego. El goleador no convertía. Fue en ese momento cuando apareció Ricardo, por aquel entonces algo más que un simple técnico de juveniles, para Suárez era una figura paterna y protectora. Ricardo dio un ultimátum al jugador: “¡O empiezas a entrenarte y a centrar tu vida, o te vas de aquí!”. ¡Vaya si cambió¡

Encauzada su carrera y recuperado el olfato de gol, la progresión de Lucho es vertiginosa. No tardó en despuntar en Nacional y sus grandes actuaciones tanto en el campeonato local como en la Libertadores le valieron su salto a Europa,  ya que la siempre atenta Eredivisie holandesa le había fijado objetivo en el Groningen, un equipo de mitad-alta de tabla que era el escenario ideal para jugar sin tensiones, con libertad y sobre todo, donde iba a madurar en el entorno europeo. Luis firmó una campaña de altísimo nivel con diez goles y en la fase final de los play-off ya se empezó a hablar sobre su posibles traspaso a un grande ya que era el líder del equipo verdiblanco y después de sumar méritos con la selección Sub-20 en el Mundial de Canadá de ese verano, se ganó definitivamente su fichaje por el Ajax. Luis ha respondido con creces, bien como extremo, bien como relevo de Huntelaar, con 17, 22 y 35 goles -pichichi- en las tres temporadas que ha completado en la Eredivisie.

Nadie como él conoce los aspectos más duros de la vida, tanto es así que un día tras varias horas delante del espejo, el delantero decidió obtener un gesto característico en la celebración de sus goles. Desde ese momento Lucho desenfunda su mano en forma de pistola. Nunca un arma dio tantas esperanzas a una nación.

Desde aquí queremos proponeros una ‘Iniciativa Nokia’. Se trata de una promoción muy apetecible si quereis ganar un Nokia X6.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche