Histórico
10 julio 2010Francisco Ortí

Howard Webb, policía ‘yorkshireman’ de finales

Se enfrentan dos equipos formados por once jugadores cada uno, lo hacen sobre una extensa  moqueta de césped y tiene orígenes británicos, pero este deporte poco tiene que ver con el fútbol. El cricket es un mundo aparte donde el tiempo no tiene importancia. Sus partidos pueden prolongarse durante días, y, por lo tanto, durante su transcurso nacen conversaciones sobre cualquier tema. Durante estos días en el famoso Yorkshire Cricket Club, del Condado de Yorkshire, sólo existe un tema. Todos hablan del sargento de su cuerpo de policia que un día devolvió la placa para probar suerte en el mundo del fútbol.

Ese sargento de policía es Howard Webb, el árbitro que ha recogido el testigo del histriónico Pierluigi Collina como el árbitro más famoso del mundo. Nacido en Yorkshire en 1971, Webb decidió tomarse cinco años sabáticos para centrarse en el arbitraje y convertirse en el mejor colegiado de fútbol. Ha conseguido ser el más reconocido, y el preferido por UEFA y FIFA para dirigir los partidos más importantes del año. Y es que Webb se convertirá en el primer árbitro que pita la final de la Champions League y la final del Mundial en un mismo año.

Discutido por prensa y jugadores, es indiscutible para las federaciones. La FA le considera el mejor y le reclama para sus partidos más importantes. La UEFA le eligió para la final entre Inter y Bayern de Munich. Y la FIFA le ha designado para el duelo del próximo domingo entre España y Holanda en el que se decidirá el nuevo campeón del mundo. Será el juez que dirija la coronación del nuevo rey del universo futbolístico, y todo ello con apenas 38 años. Su precocidad se la debe a que lleva el arbitraje en los genes puesto que su padre también fue árbitro, aunque a nivel regional. Su abuelo, por el contrario, fue futbolista.

Webb ocupa ahora el Olimpo arbitral. Es un referente entre los trencillas, pero sus inicios fueron complicados, especialmente a nivel internacional. Durante la temporada 2002-2003, la anterior a la del debut en Premier League, mostró una cartulina amarilla, como mínimo, en cada uno de los encuentros que pitó. Record que igualó en la campaña 2004-2005, ganándose una fama de tarjetero que todavía hoy le persigue, así como la de gatillo fácil a la hora de decretar penaltis.

El peor momento de su carrera estuvo provocado, precisamente, por esta facilidad innata para ver faltas en el interior del área. Durante la Eurocopa 2008 dirigió el Austria-Polonia y desde el principio el partido se torció para él. Primero, a los 29 minutos, dio por válido un tanto del polaco Guerreiro  que debió ser anulado por fuera de juego. Y para rematar, a los 93 minutos, se inventó un penalti que Vastic transformó en el empate a uno. “Quiero matar a Webb“, declaró el primer ministro polaco Donald Tusk tras el partido.

En el documental Les Arbitres se puede ver a Webb lamentándose tras el Austria-Polonia por sus errores y una reunión en la que el jefe de árbitros Jaap Uilenberg le recrimina haber cometido fallos tan graves. Ese partido condenó a Webb en la Eurocopa. Tras ese partido se le concedió el intrascendente España-Grecia y se le mandó de vuelta al Condado de Yorkshire. Un condado en el que el domingo no se verán camisetas de Holanda o España. El protagonista será el árbitro. Aquel sargento que abandonó el cuerpo de policia para triunfar en el mundo del fútbol. Y lo consiguió.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche