Histórico
7 julio 2010Francisco Ortí

Fernando Torres, el héroe malquerido

La realidad en blanco y negro siempre parece mejor. Es más seria, más elegante, más sincera. Las fotografías de Ramón Masats y Henri Cartier-Bresson o la cruda Lista de Schindler no serían lo mismo si hubieran sido distorsionadas por una paleta de colores. El blanco y negro evoca al pasado, y cuando se observa lo vivido a través de la cerradura del tiempo sólo se atisba lo interesante. Lo negativo, lo malo o lo anodino queda escondido tras una puerta que más vale no abrir jamás y permite fingir que nada de eso existió.

Por ello, en el imaginario popular se considera que todo en el pasado era mejor. Se tocaba mejor música, las estrellas de cine eran más glamourosas y el arte era inteligible, mientras que en el presente todo ha bajado uno o dos peldaños en la escala de la calidad. No todo el mundo estará de acuerdo con la idealización del pasado, aunque es de suponer que Fernando Torres sí lo esté. El Niño está siendo víctima de un deporte como el fútbol donde el presente es devorado incesantemente por el futuro, y el pasado cae en el olvido. Un día fue héroe. Hoy, es criticado sin piedad.

Este miércoles la Selección de España está ante una nueva cita con la gloria. La Roja buscará un hueco en la final del Mundial del 2010 ante Alemania, precisamente el mismo rival ante el que se proclamó campeona de la Eurocopa en 2008 gracias al gol que encumbró a Fernando Torres. El reencuentro ante la renovada Maanschaft impide escapar de las comparaciones entre las dos versiones de El Niño. En Viena fue el héroe anotando un gol inolvidable. En Sudáfrica sólo vale el presente, y su presente no está a la altura de las circunstancias. Se ha convertido en la diana de las críticas tanto de la prensa como de la afición e incluso se ha llegado a discutir su titularidad.

Fernando Torres llegó a Sudáfrica lastrado por un año repleto de lesiones y lo está pagando. El Niño se está mostrando fuera de forma, lejos del goleador que ha conquistado el exigente Anfield con su velocidad y sus eléctricos desmarques. Sólo la confianza ciega que tiene en él el seleccionador Vicente del Bosque ha impedido que pierda el puesto en favor de Fernando Llorente, quien ha mostrado mejor nivel en las contadas oportunidades de las que ha podido saltar al terreno de juego.

Y más allá de su mermado estado físico, importantísimo para un jugador de sus características, Torres no está sabiendo leer bien el juego de la Roja. Es habitual escuchar que el delantero no rinde en España al mismo nivel que con el Liverpool, pero las diferencias aumentan ahora que no puede recurrir a la velocidad para tapar otras carencias. Abandona con demasiada frecuencia su posición de nueve para ocupar la banda sin éxito, y todavía no ha logrado estrenarse como goleador en el Mundial. Pese a todo, El Niño está contando con el apoyo incondicional de sus compañeros. Tanto Villa, como Xavi o Iniesta han destacado lo importante que es para ellos el trabajo de Fernando Torres.

Ante Alemania, el rival que le agigantó en la historia del fútbol español, The Kid tendrá la oportunidad de redimir sus males. Vicente del Bosque volverá a apostar por él de inicio. Fernando Torres quiere que volver a escuchar su nombre coreado por las gradas. Está ávido de gloria. Aquel balón eterno que besó la red superando a Lehmann con una sutil parábola ya es historia, pero no se olvida. El héroe de la noche vienesa quiere recuperar sus estatus. De héroe a villano, y de nuevo a héroe. Y todo frente a Alemania.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche