Histórico
30 julio 2010Ariel Judas

Copa Libertadores: Semifinales con definición abierta

Pese a los resultados de los partidos de ida -un empate y una victoria- las semifinales de la Copa Libertadores siguen absolutamente abiertas. Habrá que esperar la llegada de los primeros días de Agosto para conocer el nombre de los dos equipos que se jugarán la corona que aún detenta Estudiantes de La Plata. Con una leve ventaja para la Universidad de Chile y el Internacional de Porto Alegre, aún queda mucho por decir en el máximo torneo continental, que aún no ha terminado de acomodarse a la modificación de calendario que este año ha decretado a la CONMEBOL.

El martes Chivas fue un equipo al que costó reconocer por partida doble. En primer lugar, porque en lugar de jugar en su ciudad, la Perla Tapatía, lo hizo en el Azteca, el estadio del América, su máximo rival. Justificaciones comerciales y preparativos de inauguración del Omnilife al margen, el escenario del Coloso de Santa Úrsula no le sentó nada bien al Guadalajara. Tampoco fue sencillo entender que un equipo que recuperó a la casi totalidad de las figuras que habían sido convocadas por Javier Aguirre a la selección mexicana rindiera menos que la versión alternativa que tan bien lo hizo en las series ante Vélez y Libertad.

Y la Universidad de Chile, por su parte, refrendó su sello de gran rival a domicilio. Sería fácil apelar al recurso del componente de garra charrúa que le aportan al cuadro de Santiago el entrenador Gerardo Pelusso y varios jugadores urugayos. Pero la U es más que eso. Es un conjunto que combina con fino equilibrio un caracter fuerte y determinante con una serie de futbolistas de alta calidad. El León viajó al Distrito Federal con la intención de hacer negocio, y supongo que debe haber regresado lleno de satisfacción a su guarida austral.

Tras una primera parte de agresiones más o menos moderadas, el segundo tiempo comenzó refrendando una vieja ley del fútbol que dice que “dos cabezazos en el área terminan en gol”. Así ocurrió. Tras dos malos despejes de los defensores de Chivas, Rafael Olarra puso en ventaja a la Universidad de Chile en el minuto 48. No tuvo que pasar demasiado tiempo para que Omar Arellano consiguiera la igualdad, tras un cabezazo de Omar Bravo despejado de manera poco feliz por el portero chuncho Miguel Pinto.

Pese al despliegue y la voluntad que Bravo, Arellano y Alberto Medina demostraron en el ataque del conjunto local, el cuadro chileno acertó al ocupar muy bien su terreno y dejar poco espacio a los jugadores de José Luis Real. Y siempre estuvo atento -especialmente en el caso de Edson Puch y de Felipe Seymour- para lanzar contras que en ningún momento permitieron que la contención y la defensa de Chivas trabajaran con tranquilidad. Por acumulación de oportunidades generadas a lo largo del partido, tal vez el Guadalajara pudo haberse marchado con un 2-1, pero me queda la sensación de que no hubiera sido del todo justo con el planteo utilitario y honesto de la Universidad de Chile.

Con el marcador en mano, creo que el Romántico Viajero tiene una leve ventaja sobre el Rebaño Sagrado de cara a la revancha que se jugará el 3 de Agosto en el Nacional de Santiago. Más allá de las cualidades futbolísticas de uno y otro equipo, el frío que se vive en esta época del año en la capital chilena (no hay que descartar incluso registros bajo cero) puede ser el verdadero jugador número 12 de la U.

Y en el duelo disputado el miércoles en la capital gaúcha, la calidad del Inter consiguió imponerse al enorme oficio del Sâo Paulo. Conciente de que en este momento es un conjunto inferior a la escuadra colorada, el equipo tricolor salió a la cancha del Beira-Rio con la clara intención de regresar a casa lo menos herido posible. Partiendo de esa premisa, creo que los jugadores de Ricardo Gomes cumplieron con el objetivo. Luego del dominio por momentos apabullante que mostró el Internacional, marcharse de Porto Alegre con un 1-0 en contra no es un mal resultado.

La llegada de Celso Roth le lavó bastante la cara al cuadro que tuvo que abandonar Jorge Fossati antes del Mundial. Andrés D’Alessandro y Taison fueron los gestores de casi todas las jugadas de ataque de los locales. Sandro y Pablo Guiñazú les cuidaron la espalda durante todo el partido. Y así fue el partido. El Inter en plan de grande, atacando y sintiéndose dueño del partido, y el Sâo Paulo -como un equipo chico- aguantando el temporal. ¿Cuál fue la idea más exitosa? Tengo mis dudas.

El gol de Giuliano hizo justicia. Pero sabe a poco. Después de haber bailado y tenido a tu merced a un rival como el Sampa, un 1-0 debe parecerse bastante poco a una victoria. Especialmente por la sangre fría que tiene el conjunto tricolor en este tipo de eliminatoria. Arropado por su afición, en el rectángulo del Morumbí, el Sâo Paulo puede alcanzar una plaza en la final. Deberá demostrar más ambición y, sobre todo, cortar con la racha que lo condena a no haber podido ganar desde la finalización del Mundial.

Ricardo Gomes está en la cuerda floja, y caer en esta enfrentamiento ante el Inter seguramente activaría su destitución inmediata. Por eso creo que el partido de regreso será diferente. Con el oficio al equipo le ha alcanzado para mantenerse con vida. Para jugar una nueva final, el hexacampeón brasileño deberá dar bastante más de sí.

Todo sobre la Copa Libertadores

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche