Histórico
3 julio 2010Jose David López

Alcaraz, el albañil del muro paraguayo

El Censo Nacional de Población y Vivienda en Paraguay, concretó que actualmente existe casi un 60% de población dedicada al sector agrícola. Una sociedad trabajadora, humilde y sacrificada que se ha visto beneficiada en los últimos años del crecimiento económico producto de la apertura de varios negocios hidroeléctricos. Paraguay es el eje sudamericano en cuestiones agrícolas y el distrito de San Roque González es su principal exponente. En esa tierra fértil, necesitada de mano de obra y donde toda la familia (niños y no tan niños) arrima el hombro para ayudar a la economía global, se crió el otrora albañil Antolín Alcaraz.

El central de moda de la selección paraguaya aprovechó la necesidad de levantar casas para las familias campesinas de la zona y desde los 12 años trabajó incesantemente como ayudante de albañilería. Aportando un pequeño sueldo en casa, forjando su carácter trabajador desde la infancia y consciente de que la vida en San Roque era de todo menos accesible a nuevas oportunidades, el pequeño Antolín se conformaba con poder jugar de vez en cuando partidos entre los amigos de la barriada. Una tarde, se acercó como siempre al complejo deportivo del Club Teniente Fariña de Ñemby y tras toda la tarde ejerciendo de enganche, llamó la atención de la persona adecuada, un directivo del modesto club de la región que le iba a cambiar la vida.

Tras un año de desarrollo en el propio Teniente Fariña de Ñemby, cogió sus pocas pertenencias, se armó de ilusión y con el apoyo de su numerosa familia a cuestas, siguió el rastro de aquél ‘hombre de fútbol’ que le iba a abrir las puertas de su sueño. La primera parada fue en Argentina para presentarle al Racing de Avellaneda, que no tardó en ofrecerle alojamiento, ficha para intentar jugar con el primer equipo y modestos emolumentos, que no podría cumplir con los meses. Sin llegar a debutar al primer y justo con la mayoría de edad, La Academia, endeudada, no tuvo más remedio que desprenderse de él. El fútbol europeo le observó para darle su primera oportunidad (algo extrañísimo en jugadores paraguayos), siendo la Fiorentina el primero en llevárselo para intentar salir de su bache deportivo (por aquél entonces, los viola estaban en Cuarta División). Con tantos problemas en una entidad ‘gigante’ que atravesaba su peor momento de las últimas décadas, las opciones fueron mínimas y ante la falta de regularidad, decidió bajar de nivel, buscar acomodo y empezar a asentarse en los campos europeos. Su salvación fue el modesto Beira Mar portugués (equipo ascensor a caballo entre el primer y el segundo escalón del fútbol luso), donde pasó cuatro temporadas con mucha continuidad (la última como capitán) que le sirvieron para, por fin, disfrutar del sueño que tantos vuelcos le había dado hasta entonces.

El salto definitivo le llegó en 2007, cuando el Brujas, uno de los grandes históricos del fútbol belga, le iba a dar una oportunidad más apetecible que incluía luchar por el campeonato liguero y debutar a nivel europeo. Rocoso, fuerte en la marca, con un gran juego aéreo e inteligente en conceptos defensivos ejerciendo de líder, no tardó en ganarse una renovación al alza y en sonar para equipos de ligas más competitivas. El desconocimiento que sobre él existía en su país era tal que el seleccionador ‘Tata’ Martino no le convocó hasta finales de 2008 (en un amistoso ante Omán) al ignorar de dónde había salido aquél chico. Desde ese momento, le hizo hueco en los partidos de las eliminatorias sudamericanas y ha terminado por explotar en los últimos meses, donde su rendimiento le convierte en el nuevo mariscal guaraní. Alcaraz es ya el sucesor ideal para la estirpe que en su día formaron zagueros como Gamarra o Celso Ayala (que ya frenaron en su día a España), prototipos de un fútbol paraguayo que atraviesa por su mejor momento histórico.

Ha logrado anotar ya en Sudáfrica 2010 (ante Italia), es el central de moda en el campeonato y pondrá rumbo al Wigan nada más concluir su participación en esta fase final. Antolín, aquél albañil soñador de San Roque, dejó de construir chabolas para levantar un muro, el que este sábado reta a España por un puesto en las semifinales.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche