Histórico
15 junio 2010Jose David López

Wellington Phoenix, secreto de Nueva Zelanda

Está catalogada como una de las selecciones más pobres y débiles de cuantas se han asomado a Sudáfrica 2010. Incluso podría decirse que únicamente han logrado la clasificación por una serie de circunstancias pioneras que unieron fuerzas para devolver el milagro 28 años después. Y es que Nueva Zelanda está por segunda vez en una fase final mundialista (después de España 1982) y, de nuevo, parte con el cartel sobradamente merecido de selección humilde donde las haya. En el Mundial de España se marchó con doce goles en la maleta y sólo dos a favor, cayendo claramente en sus tres compromisos de primera fase. Por entonces, uno de sus integrantes era el ya mítico Ricky Herbert pues el otrora defensor neozelandés dirige ahora a los kiwis y estará, una vez más, en una fase mundialista. Todo un héroe nacional.

Herbert responde al canon de profesional que se marchó a Europa (jugó en el Wolverhampton) en sus mejores años de futbolista y que supo entender como nadie el papel que podía tener en su país. Tras retirarse, su planta de líder carismático tuvo continuidad en los banquillos. Se estrenó en el Papakura City, siguió en el Central United y dio el salto a la selección Sub 23 antes de que la Federación le diera el sillón principal en 2005, fecha desde la que dirige a Nueva Zelanda. Tras ganar la Copa de Oceanía, su caché se disparó y entró en escena el New Zealand Knights, hoy, Wellington Phoenix, el equipo más potente del país pero también el de mayor singularidad.

La FFA, Federación Australiana de Fútbol, organizadora del campeonato oceánico de mayor nivel del continente, reserva desde el nacimiento de su A-League (en 2003), una plaza a un equipo de Nueva Zelanda. Nunca se trató de elegir al de mayor nivel puesto que los New Zealand Knights jamás habían obtenido resultados prometedores en su país. Las condiciones económicas, expansivas y la gran hinchada del equipo ‘vecino’, propiciaron su acogida hasta que en 2006, los pésimos resultados cosechados y los problemas administrativos surgidos, desmantelaron al club. Tras muchos vaivenes y con la presión de una nueva franquicia australiana que quería esa plaza liguera (North Queensland Thunder FC), la Federación Aussie le otorgó el hueco al recién fundado Wellington Phoenix, que mantiene desde 2007 el nombre de los neozelandeses en el campeonato australiano.

El Wellington Phoenix, gestado en torno al millonario local Terry Serepisos, que logró además el patrocinio de un gigante del marketing como Sony, propició la regularidad deseada para el crecimiento del fútbol nacional. El primer paso, y aquí está la noticia, es que como técnico para semejante reto y aventura se escogió al ya nombrado seleccionador, Ricky Herbert. El míster no ha logrado encaramarse a los puestos de honor (su mejor puesto ha sido el cuarto logrado este curso) pero sí está manteniendo el nivel y el orgullo que no logró su antecesor. Desde entonces, en el precioso Westpac Stadium se llevan a cabo test diarios, pruebas interesantes para todos los hinchas del país pues de allí sale la base de la selección nacional que está presente ahora mismo en Sudáfrica 2010.

El pluriempleado Herbert ejecuta sus alineaciones como un perfecto banco de pruebas sobre el que progresar no sólo a nivel de clubs, sino a nivel internacional. No obstante, de los 23 hombres que debutan este martes ante Eslovaquia, cinco pertenecen a su plantilla en el equipo del Ave Fénix. El portero titular Mark Paston, dos defensores que suelen serlo, Tony Lochhead y Ben Sigmund, así como dos centrocampistas de corte diferente, el organizador Tim Brown y el mejor hombre de todo el seleccionado, el desequilibrante Leo Bertos. Así pues, Herbert ha creado su propio imperio nacional en Wellington, corazón de Nueva Zelanda en terreno ‘enemigo’ y epicentro del fútbol nacional lejos de sus fronteras.

Todos los Videos de El Enganche en EnganchaTV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche