Histórico
20 junio 2010Francisco Ortí

Vladimir Weiss: un nombre, tres vidas

A causa de su corta historia como país independiente, el fútbol de Eslovaquía es pobre en éxitos. Su olimpo futbolístico está sediento de glorias, de protagonistas de gestas realizadas bajo su nueva bandera. Se trata de un fútbol huérfano de triunfos, pero no de héroes. Hay un nombre que brilla por encima del resto: Vladimir Weiss. Un único nombre, tres historias. Tres etapas que recorren el pasado, presente y futuro para esbozar el estado del ilusionante fútbol eslovaco.

En Eslovaquia Vladimir Weiss es sinónimo de éxito. Él es el culpable de los dos grandes momentos de su fútbol. Cuando el Artmedia sorprendió en la Champions League 2005-06 él era el entrenador. Logró que por primera vez en la historia que un equipo eslovaco lograra estrenar su casillero de puntos en la competición y cosechó una inolvidable victoria ante el Oporto en Do Dragao. En la actualidad, Weiss es el seleccionador que ha logrado que Eslovaquía debute en un Mundial, dejando por el camino a sus vecinos de Polonia y la República Checa.

Como futbolista, Weiss fue un defensa discreto a nivel internacional, pero bien considerado dentro de sus fronteras. Militó en varios equipos de su país, fue internacional con Checoslovaquia en 19 ocasiones, y también con Eslovaquia en otros 12 encuentros. Su techo deportivo lo alcanzó en 1990 cuando fue convocado por Checoslovaquia para disputar el Mundial de Italia. Poco después de colgar las botas inició su carrera como entrenador, estrenándose con el Artmedia de Bratislava (hoy denominado MFK Petrzalka), club en el que se retiró como jugador. Con el Artmedia cosechó el primer título de liga del club y selló la clasificación para la Liga de Campeones, donde se codeó con los grandes del continente y sumó los primeros puntos en la competición para un conjunto eslovaco.

En aquella temporada, el Artmedia logró derrotar al Oporto en Portugal. Aquella victoria tuvo un destinatario muy especial para Weiss. “Este triunfo se lo dedicó a mi padre, que está enfermo“, declaró emocionado en rueda de prensa. Ese padre al que le dedicó la gesta de Do Dragao responde al mismo nombre, Vladimir Weiss, y en su tiempo también fue futbolista. El mayor de la dinastía Weiss, fue defensa, como su hijo, pero, aunque no llegó a tiempo de defender la camiseta de Eslovaquia, sino que sus éxitos se produjeron bajo la bandera checoslovaca, como aquella medalla de plata que se colgó en los Juegos Olímpicos de Tokio 1964.

Vladimir Weiss I y Vladimir Weiss II protagonizan algunos de los mejores momentos pasados y presentes de Eslovaquia, pero el nombre es también sinónimo de un prometedor futuro. El hijo del actual seleccionador de Eslovaquia, quie también fue bautizado como Vladimir Weiss, ha seguido los pasos de sus ancestros y pese a su juventud -apenas tiene 20 años- ha despuntado en la Premier League, enrolado en las filas del Bolton Wanderers, donde está cedido por el Manchester City. El pequeño Weiss ha roto la tradición familiar y no desarrolla su fútbol en la retaguardia, sino que se ha convertido en un habilidoso extremo que recorre la banda derecha gracias a su velocidad y regate.

Por supuesto, Weiss III ha sido citado por su padre para representar a Eslovaquia en el Mundial de Sudáfrica 2010 y, a pesar de su parentesco, nadie duda de que merece un hueco en el once ideal. “Pensaba que recibiría protestas por convocar a mi hijo -confesó Weiss II- pero no he tenido ningún problema“. Los dos juntos hicieron historia sellando el billete para Sudáfrica y sumando el primer punto ante Nueva Zelanda, pero no se conforman con eso. Quieren estar en octavos de final. Y si no lo logran ya lo intentará Weiss IV…

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche