Histórico
16 junio 2010Jose David López

Suiza: Hitzfeld, dudas y regeneración

Dos años post Eurocopa no han sido suficiente para que el anfitrión de la Euro 2008 haya dejado a un lado aquella enorme decepción. No eran candidatos pero las esperanzas depositadas en aquél equipo superaron la realidad y Suiza quedó fuera en la primera fase pese a una honrosa victoria final. Desde entonces, la Federación propuso cambiar casi por completo su esquema y nombró como seleccionador al exitoso Ottmar Hitzfeld, un técnico experto, veterano, curtido en mil batallas y, sobre todo, no mucha entidad y crédito pese a que no se ha estrenado aún en una fase final mundialista y a que debuta con los helvéticos en labores internacionales.

Su puesta a punto no tuvo un arranque esperanzador, sino todo lo contrario, pues en su primer partido al mando, Suiza nada menos que cayó en una bochornosa cita ante Luxemburgo tras haber empatado con Israel. Esos dos resultados nulos hicieron reaccionar al grupo, que sumó cinco victorias consecutivas que encaminaron su clasificación pues, además, sus rivales no alcanzaban el nivel top para quitarles el primer puesto. Sólo Grecia intimidó en la distancia pero fue incapaz de vencerles en el partido clave (0-0). El primer objetivo, que ya puede considerarse un gran mérito teniendo en cuenta que aún no son fijos en las fases finales, estaba conseguido pero el proyecto anhela un segundo paso.

Más allá de lo que logre sacar en Sudáfrica 2010, las metas de Suiza están puestas en el futuro inmediato. Las generaciones venideras son la gran atracción y prometen una mejoría radical que debería reproducirse en los próximos años. Los Sub 17 fueron campeones europeos en 2002 y, de aquellos, sólo tres han logrado asentarse en esta selección. Este pasado año, de nuevo sus chicos Sub 17, se encumbraron como campeones del mundo y por la calidad y capacidad de algunos de ellos, ya jugando en equipos de máximo nivel, las expectativas son mayores y de mayor fiabilidad.

Conscientes de que no atraviesan el mejor momento deportivo, Suiza se presenta en Sudáfrica con la idea de intentar acceder a los octavos de final pero aliviada de todo tipo de presiones extras. Se cree que el sorteo fue pésimo para sus intereses por cruzarla con España y con selecciones menos accesibles a su estilo como Chile y Honduras, por lo que el reto es, simplemente, intentar no caer eliminados en la primera fase.

Los problemas defensivos y la poca presencia de estrellas consagradas en su bloque, denotan un grupo aún por crecer pero la presencia de Hitzfeld les da un punto a favor. Son una selección cada vez más cosmopolita por la presencia de jugadores nacidos o con raíces en otros países, lo que le otorga un ‘plus’ de imprevisibilidad pero que le creará problemas extra-deportivos si las cosas son van bien. El míster ha confiado siempre en un clásico 4-4-2 con dos puntas físicos, aunque a veces uno de ellos descolgado. La idea es básica, aprovechar la potencia de sus rematadores y la progresión de sus centrocampistas de llegada y toque. Defensivamente el equipo anhela un líder nato y pese a no encajar muchos goles, genera demasiadas dudas y una mínima aportación en la creación pues se excede en balones largos hacia sus puntas.

Siendo una selección de edad media avanzada sin llegar a ser veterana, con jugadores ofensivos mucho más físicos que técnicos y con pequeñas gotas de calidad, marcan la diferencia aquellos que vienen de una campaña rindiendo a buen nivel. Cierto que Nkufo anotó goles con el Twente pero su retiro hacia la MLS este verano evidencia un paso atrás, al igual que sucede con el veterano y eternamente lesionado Frei o con el intermitente Senderos en defensa. Ante esos problemas, el buen rendimiento de varios de sus jugadores en proyección, les hace tener una base al menos competitiva.

El sampdoriano Ziegler, un carrilero zurdo con buena pegada y capacidad defensiva, es uno de sus valores al alza. Viene de un año rentable en la Serie A, suena para equipos de mayor nivel y se apunta con facilidad al ataque. El mediocampo, sobre todo en el aspecto creativo, corre a cargo de sus dos jugadores más internacionales, el siempre esperado Barnetta y el gran mediocentro del Udinese, Inler. El primero aporta peligro a balón parado con su guante y el segundo por potencia. Se complementan bien per el del Leverkusen tiene mayor protagonismo a la hora de fabricar y desequilibrar. Para remachar debe estar su compañero en la Bundesliga, Derdiyok. Tras las lesiones de Frei y Streller, el joven punta helvético, crack ya con los Sub 21 y goleador en su primer año en Alemania, es un gran definidor y, sobre todo, tiene un poderoso juego aéreo.

Consolidarse como alternativa y dar ‘guerra’ en un grupo peligroso son sus retos a corto plazo hasta que las jóvenes generaciones hagan acto de presencia y dar un salto parezca más accesible.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche