Histórico
28 junio 2010Jose David López

Robben, el Alex DeLarge ‘oranje’

“Son verdaderos grupúsculos criminales bien estructurados y con un discurso que les vertebra. Tienen una estrategia de lucha y agitación, unos objetivos comunes y predeterminados, una lógica organizativa. No son meros delincuentes, son algo más”. Así analizaban expertos policiales a las bandas urbanas que sacuden Europa con violencia. Grupos que, de una manera muy particular, quedaron retratados por el gran Stanley Kubrick en una de sus obras míticas, La Naranja Mecánica. En ella, se intenta representar una exégesis colectiva en torno al conductismo de los humanos, máquinas de auto-destrucción, amor a la violencia y a comportamientos agresivos.

Kubrick no hubiera logrado su merecido éxito sin la figura de un líder convencido de que el ser humano es definitivamente la especie más agresiva y cruel del planeta. Un paladín de la violencia. Violencia extrema, a menudo sin justificación y con victimas escogidas al azar. En conjunto “la violencia por la violencia”. Aquél cítrico mecanizado de Kubrick encontró un símil futbolístico al poco tiempo de su estreno pues dos años más tarde, el poderío naranja de la Holanda de Cruyff, un primer líder, se rebeló contra el mundo y quedó a las puertas de culminar su objetivo. Ahora, 36 años más tarde, el nuevo líder de la renovada Naranja responde al perfil de adalid que encarnó Alex DeLarge. Arjen Robben vuelve para consumar tantos años de malogradas rebeldías.

Y es que todos aquellos mitos y leyendas que han rozado la heroica mundialista vestido de Oranje, han fracasado. Le ocurrió al mismísimo Johan Cruyff en Alemania 74, a una generación que él mismo lideró antes de quitarse de en medio en Argentina 78 (Neeskens, Rep, Haan, Van de Kerkhof…) y hasta la estupenda manada de los 90 con Gullit, Van Basten y Rijkaard quedó lastimada a cada intento mundialista. Precursores de un estilo futbolístico donde el movimiento y la ausencia de tácticas posicionales facilitaba el ataque, Holanda arañó elogios, grandes alabanzas y una corriente de enaltecimiento a una ley en pro del espectáculo. Hay más decepciones que éxitos pero el pequeño país de molinos y tulipanes dejó der ser considerado un mero comparsa mundialista por su avidez sobre el césped.

Ese axioma hereditario a todo jugador holandés de ataque, los que aseguran una buena técnica, un talento superior y un punto de velocidad ‘extra’, volvían a repetirse en la generación que acudía a Sudáfrica 2010. Bert Van Maarwijk repartió roles. El carácter a su yerno Van Bommel, el creador a Sneijder, el comodín a Kuyt y el goleador a un Van Persie que salía supuestamenre fresco de su grave lesión. Con esos mimbres, Holanda sólo conoce la victoria en este Mundial, no se ha visto obligado a forzar su maquinaria e incluso su desgaste mental ha sido el menor de cuantos han accedido a la siguiente fase. Sin embargo, las dudas por la capacidad real del bloque han ido apareciendo conforme se perdía su identidad propia, desaparecida hasta ahora en suelo africano. Faltaba el líder.

Arjen Robben, lesionado días antes del debut mundialista y que, pese a todo, ha forzado para no caerse de los planes y apurar sus minutos en Sudáfrica, puede volver definitivamente este lunes en los octavos de final ante Eslovaquia. El ‘hombre de cristal’ volvió a resentirse de sus continuos problemas físicos pero en sus piernas reside el regreso a los orígenes, al gusto por el dinamismo, la creatividad y el desequilibrio como esquema de un estilo que tanto aportó a la historia y que tan poco recibió a cambio. Unos minutos ante Camerún sirvieron para demostrar (dos driblings y un disparo al poste lo constataron) que Robben tiene el suplemento para completar el perfecto engranaje de esta Naranja Mecánica 2010. La ultra-violencia de Alex deLarge le llevó a ser un icono del cine clásico. Arjen quiere que la historia le recuerde como el líder que coronó el Fútbol Total.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche