Histórico
8 junio 2010Jose David López

Mundial 2010: Análisis Grupo E

Seguimos con nuestra cobertura mundialista. Tras analizar al Grupo A, Grupo B, Grupo C y Grupo D y Grupo F.

JAPÓN: Cuarto Mundial para uno de los gigantes asiáticos y, de nuevo, demostrando su autoridad continental. Okada ha logrado reunir a un colectivo con toques occidentales pero que no pierde la esencia puta del fútbol nipón. Positivamente su animosidad, descaro y ambición les hacen capaces de cualquier resultado pero, igualmente, naufragan por sus incontables y eternos problemas defensivos. Conceptos básicos que han mejorado, que reflejan un crecimiento global pero que aún les impiden dar un salto brusco.

Esa timidez e inocencia defensiva es su mal endémico y coincide con las posiciones que aún ocupan jugadores que actúan en su campeonato nacional, lo que evidencia que no han logrado convencer en ese sentido. En ataque las sensaciones son diferentes. Por vez primera cuentan con jugadores talentosos como Shunsuke o Kengo Nakamura y técnicos como Endo y Honda, pero vuelven a adolecer de un punta goleador. El titular será Okazaki, con buenos números internacionales pero más modestos en su club. Problemas de áreas para un combinado atrevido.

CAMERÚN: El mundo empezó a tomar en serio a los equipos africanos cuando los Leones Indomables sacaron sus colmillos en Italia 90. Desde entonces, pese a no alcanzar grandes cotas, nadie subestima a los representantes africanos y menos aún a Camerún. El ídolo de aquella cita, el culpable de que esa dinámica cambiara en pro de la igualdad fue el mítico Roger Milla, un icono irrepetible cuya fuerza en el país es tremenda y que ha estado a punto de dejar a la actual estrella, Samuel Etoo, en el sofá de su casa. Unas duras críticas dolieron al interista que amenazó con no acudir a la cita. Esa polémica y la complicación de la FIFA ante algunos pasaportes sospechosos, ha complicado la preparación camerunesa.

Paul Le Guen ha devuelto al país a una fase final tras su última ausencia pero el galo ha perdido caché después de sus fallidas últimas aventuras y del decepcionante papel de Camerún en la CAN 2010. La dependencia absoluta en el carácter y el peligro que puede llevar Etoo es evidente y a pesar del nombre y la capacidad de los Emaná, Makoun, Song o Kameni, existen muchas dudas en un colectivo con poquísima creatividad y alarmante escasez de desequilibrio. Apunten a Nkolou, merece la pena y será reemplazo del veterano Rigobert Song.

DINAMARCA: Seis años sin acceder a fases finales internacionales les habían dejado a la sombra pero los hombres de Morten Olsen llegan, de nuevo, con ambición y aspiraciones de sorpresa. Saben lo que es tocar el cielo desde el anonimato pues lo hicieron en el 92 y aunque ahora las sensaciones son diferentes, lo que no cambia es su descaro, atrevimiento ofensivo y fortaleza como colectivo. Superó a Portugal y Suecia en su grupo clasificatorio y eso reflejó su verdadero talante.

Destacan de nuevo los jugadores defensivos pues Kjaer, Koldrup o Agger son exponentes en grandes clubes y dan seguridad atrás, bien respaldados por un destructor expeditivo como Poulsen. Ofensivamente las alternativas son mucho más clásicas pues Rommedhal, Jorgensen o Tomasson son veteranos de guerra que apuran sus últimos coletazos y sus desequilibrios no son tan agresivos como antaño. La única ‘perla’ que puede cambiar ese ritmo es el extremo ajaccied Eriksen y Bendtner debería dar un paso al frente como goleador.

HOLANDA: Siempre aparecen sobre el telón mundialista como la alternativa virtuosa, alegre y vertical pero igualmente sólo lograron llevar esa dinámica al éxito en la Euro 88. Han dejado cracks para la historia, auténticos goleadores y revolucionarios tanto dentro como fuera del césped y ahora, cuando esa línea sigue viva, parecen estar en un segundo escalón ante los favoritos. Van Marwijk ha afrontado el cambio generacional, ha priorizado un fútbol ofensivo y se encuentra con que muchos de sus mejores jugadores llegan tras un año sublime cuando hace apenas unos meses, parecían alicaídos. Esto les da opciones.

No sé cual de los tres resaltar primero pero Robben, Sneijder y Van Persie están quizás en el momento más dulce, ése donde son desequilibrantes, veloces, líderes de sus equipos y creadores de peligro por naturaleza. Ellos llevarán la manija, comandada desde la medular por el aplomo de Van Bommel y con jugadores todoterrenos y sacrificados como De Zeeuw, De Jong, Heitinga o un comodín como Kuyt. Muchas más dudas me generan atrás, donde la veteranía se sigue imponiendo a la juventud. Para ojeadores, no pierdan detalle de Eljero Elia.

Video: Sergio González –  Edición: Pedro Rivera

Todos los Videos de El Enganche en su Canal de Youtube

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche