Histórico
17 junio 2010Ariel Judas

Maradona busca despejar la incógnita

Entre lo que se mitifica y la realidad pura y dura de los terrenos de juego hay un trecho importante. El hincha argentino recuerda -con imágenes borrosas- aquel partido de la primera rueda de México ‘86, en el que el surcoreano Huh Jung-Moo cosió a patadas a Diego Maradona. Digo que esos recuerdos son difusos porque, dentro del pack emocional que significó la obtención de la Copa del Mundo en ese año, finalmente las sensaciones negativas dejan paso a los momentos felices. Hoy, cuando muchos trazan un montón de paralelos entre aquel y éste certamen, la videoteca ha vuelto a poner en el televisor del aficionado albiceleste esos fotogramas del Diez esquivando los puntapiés de una por entonces muy rudimentaria selección asiática. Y en Argentina, frente al desconocimiento casi integral que se tiene sobre el fútbol de Corea del Sur, se tira del prejuicio y de los fantasmas del pasado en las horas previas a la reedición en Johannesburg de aque encuentro.

Al borde de la línea de cal, el partido reunirá a dos protagonistas del aquel duelo. Diego Maradona y Huh Jung-Moo vuelven a la arena, esta vez como entrenadores. Ante el acoso de la prensa argentina el seleccionador surcoreano ha tenido que aclarar que su equipo no saldrá a golpear a los jugadores de la dos veces campeona del Mundo. Y es que vale hacer el aviso para navegantes al lector desprevenido. Si bien los Diablos Rojos no han archivado definitivamente su cimitarra y su enjundia, hoy representan a la selección que mejor fútbol practica en Asia. A la desbordante dinámica que siempre ha puesto sobre la cancha, hoy la selección suma a una serie de futbolistas que destacan en algunas de las ligas más destacadas de Europa.

Argentina, que en su debut en el Grupo B frente a Nigeria dejó algunos momentos interesantes, deberá tomar mayores precauciones en el partido ante los orientales. La debilidad exhibida por Jonás Gutiérrez en su función de marcador de punta por la derecha no es admisible en este segundo compromiso, y el equipo sudamericano seguramente presentará en esa demarcación a Nicolás Burdisso, que puede asimilar de una manera más natural esa demarcación. El resto de la defensa -probablemente con escasa o nula vocación ofensiva- contará con los conocidos de siempre en el esquema de Maradona: Martín Demichelis (que tampoco convencion en el primer choque), Walter Samuel y Gabriel Heinze, que sí se mostro muy eficaz pese a todas las dudas que generó su condición de titular.

El segundo sacrificado en la selección argentina será Juan Sebastián Verón. El volante de Estudiantes de La Plata no está para esfuerzos excesivos y, no pudo terminar el partido frente a los nigerianos por una sobrecarga en un gemelo. En su lugar, en la línea de volantes entrará un jugador que hace un tiempo parecía estar más fuera que dentro de la selección, Maxi Rodríguez. El del Liverpool hará pareja en la mitad de la cancha con su compañero de club Javier Mascherano en la tarea de contención.

Carlos Tévez, de gran actuacion en el encuentro del Ellis Park, repetirá como extremo por la banda derecha. En la izquierda, pese a su irrelevante paso por ese mismo escenario, también volverá a estar Ángel Di María, a quien Maradona vuelve a darle su confianza. Así como el del Manchester City fue el mejor socio de Leo Messi en el partido del sábado pasado -sumando sacrificio táctico y gran despliegue ofensivo-, al posible refuerzo del Real Madrid aún se lo espera en el circuito de juego de la Albiceleste.

Leo Messi realizó ante Nigeria su mejor encuentro histórico hasta el momento con la absoluta de Argentina. La producción del atacante del Barcelona ha sido estimulante y promisoria. Pero aún se espera más de él. El reto ante Corea del Sur está en ser tan relevante como en el partido del debut y, además, sumar efectividad goleadora. El Pulga volverá a tener libertad para moverse por todo el frente de ataque. La sociedad con Tévez está asegurada; la comunión con Di María aún no ha cristalizado en el Mundial. Tambien en ese rubro Messi deberá esforzarse más. En parte la inoperancia del jugador del Benfica el pasado sábado se debió a que el resto de los jugadores del equipo de Maradona no lo buscó demasiado.

Pese a que se esforzó  muchísimo, Gonzalo Higuaín no consiguió convencer en el primer compromiso. Tal vez los primeros 45 minutos sirvan como período de prueba -más o menos riguroso- para decidir si la titularidad como referente en el ataque debe recaer en el del Real Madrid o en Diego Milito.

El seleccionador argentino está en un gran momento dialéctico. En la rueda de prensa brindada ayer -sin perder el buen humor- envió al museo a Pelé, ninguneó a Michel Platini y ratificó que se siente con opciones de ganar el torneo de la mano de Messi. Diego Maradona es consciente de que, ante Corea del Sur, Argentina puede dejar prácticamente sellado su pase a los octavos de final. Es cauto, pero sabe con seguridad que una segunda victoria sería capaz de reforzar mucho la apuesta albiceleste en su cruzada por obtener su tercer título del Mundo. En apenas unas horas veremos el grado de consistencia más o menos real de un equipo que hasta hace unas semanas era una auténtica incógnita.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche