Histórico
30 junio 2010Francisco Ortí

Llorente, un nueve que juega de nueve

El fútbol es una inagotable fuente de frases lapidarias. Unas sorprenden por su simpática excentridad -como la mayoria de las que pronunciaba el genial George Best-, otras, en cambio, se han ganado la inmortalidad gracias a su aplastante obviedad. La máxima de Vujanic Boskovfútbol es fútbol” es un ejemplo de sencillez absoluta que no está de más recordar cada cierto tiempo para evitar perder el rumbo. Y es que en tiempos de botas ultraligeras, balones de vuelos impredecibles , y entrenadores de ideas revolucionarias, los conceptos más básicos se olvidan o deforman hasta convertirse en irreconocibles.

Inspirándonos en Boskov podemos inventar nuestra propia tautología: Un delantero centro debe jugar de delantero centro. Tan sencillo y a veces tan difícil de cumplir. Que los jugadores rendirán más cuanto más se acerquen a su posición ideal debería ser un axioma futbolístico, pero constatemente se puede ver como Samuel Eto’o se convierte casi en un lateral defensivo con el Inter de Milán, Cristiano Ronaldo se vista de nueve en Portugal, o  Capello disfraza a Gerrard de interior izquierdo. Buscando un ejemplo más cercano, vemos como Vicente del Bosque ha reiventado a David Villa como extremo izquierdo.

El Ready-Made de Vicente del Bosque con David Villa y su dadaista ‘delantero bajando la banda‘ no sería tan chocante si Fernando Torres, quien interpreta el papel de delantero centro, siguiera el manual del delantero centro. El Niño cae continuamente a banda y siempre que entra en contacto con el balón aparece desde el flanco derecho del ataque, buscando driblar para después centrar en busca de sí mismo puesto que él es el teórico encargado de cabecear los centro que llegues al área. El caos táctico de la pizarra de Vicente del Bosque provoca una situación paradójica en el ataque español. España tiene en sus filas a dos de los mejores delanteros del mundo (Villa y Torres) y, sin embargo, el área está persistentemente huérfana de camisetas rojas. Villa está en la banda izquierda, Torres en la derecha, y nadie concluye sus jugadas.

Ante Portugal esa fue la tónica durante los primeros 58 minutos. Villa desborda por la izquierda, castigando a un también descolocado Ricardo Costa, y cuando buscaba un socio en el área no lo encontraba. Sólo Xavi e Iniesta, quienes no destacan precisamente por su potencial aéreo se atrevieron a luchar -sin éxito- alguno de los centros lanzados desde los pies del reconvertido delantero asturiano. Y digo que la tónica duró sólo 58 minutos porque en ese momento llegó el punto de inflexión del encuentro. Fue el minuto en el que Vicente del Bosque retiró del terreno de juego a Fernando Torres para dar entrada a Fernando Llorente.

Con Fernando Llorente sobre el terreno de juego España fue otra. Y la solución a los problemas de la Selección fue tan sencilla como que el delantero centro realizara las funciones del delantero centro. Fernando Llorente recuperó los conceptos básicos del nueve clásico. Fijó a los centrales, se peleó en el área y se afincó en el interior del área a la espera de que la fábrica de juego que tiene España en el centro del campo le regalara ocasiones. En menos de dos minutos ya cazó un centro que estuvo a punto de convertir en gol  y puso en más problemas a Bruno Alves y Ricardo Carvalho de lo que lo había hecho Fernando Torres durante todo el encuentro.

Tan sencillo como eso. Gracias a la predecible labor de Fernando Llorente España comenzó a disfrutar de espacios, jugar con calma y apagar los contragolpes que estaba lanzando Portugal desde los últimos minutos de la primera mitad. Y por esa vía llegó el gol de David Villa que conduce a España a los cuartos de final del Mundial. Los centrales portugueses se cegaron en presionar a Llorente, dejando espacios para que Iniesta buscara a Xavi Hernández, y éste descubriera a ciegas el desmarque de David Villa para dejarle solo ante Eduardo y anotara el gol de la victoria.

La entrada de Fernando Llorente fue el punto de inflexión que permite continuar con vida a España en Sudáfrica. Ahora habrá que ver si Vicente del Bosque premia al espigado delantero con la titularidad ante Paraguay o da prioridad al estatus de Fernando Torres. Recuperando de nuevo al mítico Boskov, “el fútbol es bello porque es sencillo”, aunque algunos se empeñen en demostrar lo contrario.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche