Histórico
26 junio 2010Ariel Judas

Landon Donovan – Soccer action hero

La estadounidense es una sociedad a la que le encanta reconocerse en sus héroes. Se trate de una figura vinculada a la defensa de los derechos sociales, de un artista, de un político, de un militar o de un deportista. El país y sus habitantes rinden culto casi permanente a estos personajes. Y todos -o casi todos- han sido inmortalizados de mejor o peor manera por Hollywood. El cine y la televisión han encontrado en el deporte a una extensa galería de protagonistas de historias dignas de ser llevadas a las pantallas. Babe Ruth, Jesse Owens, Rocky Graziano, Dan Marino y docenas de otros atletas han sido inmortalizado en películas, miniseries y reportajes.

Pero ninguno de ellos jugó al fútbol, un deporte que hasta esta semana no contaba para los grandes narradores de historias de este país. Eso parece haber terminado. Con su consagratorio gol anotado ayer frente a Argelia en el Mundial de Sudáfrica Landon Donovan parece haber roto el maleficio que el soccer tenía en lo referente al reconocimiento masivo en uno de los mayores mercados del planeta. Ahora Donovan explota el interés por este deporte y se convierte en el orgullo yanqui.

Como todo gran héroe de acción, Landon Donovan protagonizó escenas de alto riesgo a lo largo de su vida. Pocos saben que once años atrás un cocodrilo por poco le arranca un pie de un mordisco, mientras entrenaba en la academia de desarrollo juvenil de la federación americana en el sur del estado de Florida. Como toda estrella de la gran pantalla, el delantero del Los Angeles Galaxy es dueño de cierta cuota de glamour. El futbolista se divorció recientemente de la actriz Bianca Kajlich -una de las protagonistas de la serie “Rules of Engagement”-, a quien dedicó la victoria de la selección estadounidense. Como todo personaje más o menos importante dentro del star system de Hollywood, el goleador ha generado más de un escándalo más allá de las fronteras de su país. En el año 2004, en un partido por el preolímpico del 2004 frente a México, Landon orinó en el césped del estadio Jalisco, en la ciudad de Guadalajara. A partir de ese momento el californiano se convirtió en el enemigo público número uno del fútbol azteca, pese a que en más de una ocasión ha aclarado -en un casi perfecto español, vale decirlo- que no siente ningún tipo de animadversión hacia los habitantes del país vecino.

Landon Timothy Donovan, con nombre de cowboy y pinta de un relajado broker de Wall Street, cumple con todos los requisitos como para que el ciudadano estadounidense medio -no solo el amante del soccer- lo tenga entre sus preferidos. No solo por su situación de estelaridad fuera de los terrenos de juego (en ese sentido Clint Dempsey, Jozy Altidore, Charlie Davis y hasta Sacha Kljestan se le podrían equiparar), sino por su enorme grado de entrega y de efectividad con la selección de su país, un equipo con el que juega desde su adolescencia.

La estatua en su honor ya se la había ganado hace tiempo. Fue una de las revelaciones del Mundial Sub-17 de 1999, realizado en Nueva Zelanda. En 2002 hizo su entrada a lo grande en la selección absoluta, cuando marcó uno de los goles con los que Estados Unidos eliminó del certamen organizado por Japón y Corea del Sur a México. Y a partir de ese momento su crecimiento aluvional no se ha detenido, hasta llegar a convertirse en el máximo anotador y generador de asistencias de toda la historia del equipo de las Barras y las Estrellas.

Pero ese gol dramático de ayer frente a Argelia, que clasificó a los norteamericanos a los octavos de final y tal vez les sirva para depositar a su equipo en las semifinales de Sudáfrica 2010, es el que ha terminado de grabar en letras doradas el nombre de Landon Donovan en el manual de historia del fútbol de los Estados Unidos. Por el momento agónico, por la factura y definición, porque solo él -la única cara reconocible de la selección para cualquier habitante de su país- podía matar un partido y un grupo de la Copa del Mundo de esa manera. Por las lágrimas que no pudo contener cuando terminó el choque ante Argelia y en la rueda de prensa posterior.

Tenía que ser Donovan quien, tras la larga travesía que representaron los cuatro años que se cumplieron desde la eliminación de Estados Unidos en el 2006, marcara el gol de la clasificación en tiempo de descuento. Landon cree que esta selección representa a los ideales deportivos más fundamentales de su país, y razón no le falta. Sacrificio, criterio y amor propio son los valores que impulsan a la selección de un Bob Bradley que merece todo el crédito del mundo, y que encarnan en la persona del dorsal 10.

El soccer ha encontrado al héroe que durante años ha buscado desesperadamente. Anoche, Donovan recibió de parte de los medios de comunicación estadounidenses el mismo trato del que habitualmente son objeto leyendas en activo del deporte de este país, como Kobe Bryant, Derek Jeter o Peyton Manning. De la mano de la selección, el fútbol ha conseguido colarse en las conversaciones cotidianas, en los informativos de la televisión, en la publicidad, y hasta en las bromas que cada noche se hacen en los late night shows más populares. El goleador no solo ha marcado en la portería de Argelia -que por momentos parecía infranqueable- sino que también ha anotado en contra de la indiferencia y cierto aire de desprecio con el que la industria deportiva norteamericana ha tratado al balompié hasta este momento.

Landon Donovan ha encontrado un lugar para el fútbol en el imaginario estadounidense. Ironías del destino, a él le cuesta mucho hallar su lugar en el mundo. Terminado el Mundial, el atacante volverá a encontrarse frente a la disyuntiva de continuar siendo la máxima estrella de la Major League Soccer o volver a probar suerte en el fútbol de Europa, que hasa ahora no ha sido justo con una figura de su dimensión. Con tres Mundiales sobre sus hombros, y uno más seguramente dentro de su vida útil dentro de las canchas, el Capitán América será siempre recordado por todos los aficionados del planeta por ese agónico gol marcado a Rais M’Bolhi en el Lofthus Versfeld Stadium de Pretoria.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche