Histórico
15 junio 2010Jesús Camacho

Equipos Históricos: El Peñarol del 66

En El Enganche hemos querido rendir homenaje al Peñarol, después de clasificarse para la Final de la Copa Libertadores. Buscará un título más para su ya de por sí gigante historia.

Los manyas

Para la introducción de este nuevo equipo histórico he elegido la anécdota que se vivió aquel 26 de junio de 1914, en el Parque Central, en el que Peñarol derrotó  a Nacional por 2 a 1. En el citado encuentro quedó demostrado que el destino de Peñarol estaba vinculado a la gloria por mucho que otros se empeñaran en menospreciar los colores aurinegros de su camiseta. Y es que en el conjunto aurinegro jugaba José Scarone, mientras que su hijo Carlos Scarone jugaba por Nacional, que años antes había jugado en Peñarol y que lo dejó para irse a Buenos Aires para ganar dinero no sin antes despreciar a Peñarol diciendo: “¿A qué me iba a quedar en Peñarol? ¿A comer mierda [mangiare ("manyare") en italiano]…?”. “El Japonés” Manuel Varela no dejó que Carlos Scarone se moviera durante todo el partido, fue entonces cuando bautizó a Peñarol: “Juegen ustedes, que son unos manyas…”. La definición despectiva de “manyas” pasó a convertirse desde entonces en una precisión de honestidad deportiva. Así nació el ya legendario calificativo de Peñarol, aquel que nació como una ofensa pero que acabó acompañando a Peñarol a la cima del mundo futbolístico.

Si a inicios de los sesenta Peñarol ya contaba con un extraordinario equipo, en 1966 el citado conjunto con la renovación de algunos de sus futbolistas como Julio César “Pardo” Abbadie, Julio César “Pocho” Cortés, Luis Alberto Varela, Omar “Cacho” Caetano y Ladislao “Chiquito” Mazurkiewicz, puso broche de oro a una excelsa etapa del club aurinegro que le coronó una vez más campeón del mundo siendo el desenlace aún más brillante si cabe.

Tras haber conseguido los títulos de la liga uruguaya del 64 y del 65, Peñarol siguió  imponiendo su autoridad tanto en su país como fuera de sus fronteras.

Un año para el recuerdo-1966

La Libertadores del 66 se inició  en una primera fase de grupos compuesta con seis conjuntos en cada uno de ellos. Peñarol inició la citada fase un tanto irregular, cayendo ante el gran rival (Nacional) pero en el tercer partido reaccionaron y colocaron la directa al título. De esta primera fase no podemos pasar por alto el 3-0 endosado a Nacional con el que se tomó la revancha. Peñarol terminó primero del grupo 3 con 16 puntos.

En las semifinales de la Copa Libertadores de 1966, el grupo de Peñarol contó nuevamente con la participación de Nacional, y de la Universidad Católica chilena. En el primer partido del grupo frente a la Universidad Católica, Peñarol caería por 1 a 0 en Santiago. El 10 de abril de 1966, Peñarol golearía nuevamente a Nacional por 3 a 0, con tres goles del “Verdugo II” Pedro Rocha. Peñarol derrotaría a la Universidad Católica en el Centenario por 2 a 0, y jugaría el partido decisivo el 23 de abril de 1966 contra Nacional, al que vencería nuevamente gracias a un gol del “Pocho” Cortés.

Para la final el rival a batir fue River, que contaba con sus exfiguras Luis Cubilla y Roberto Matosas junto a excelentes y famosos jugadores como los hermanos Onega, Carrizo y Mas.

El primer partido de la final se jugó en el Centenario contra el River Plate argentino el 14 de mayo de 1966, Peñarol ganaría por 2 a 0 con goles de Julio Abbadie y Juan Joya. En el segundo partido de la final jugado en el Monumental de Buenos Aires cuatro días después, Peñarol caería por 3 a 2.

El desenlace final se produjo en el tercer partido disputado el 20 de mayo de 1966 en el Estadio Nacional de Santiago, Peñarol salió con: Ladislao Mazurkiewicz, Juan Lezcano, Nelson Díaz, Pablo Forlán, Néstor Gonçalves, Omar Caetano, Julio Abbadie, Julio Cortés, Alberto Spencer, Pedro Rocha y Juan Joya. El conjunto Manya venció 4 a 2 en un partido memorable. Y es que se recuerda esa final como una hazaña ya que Peñarol perdía 2 a 0 y luego de una tomadura de pelo del Arquero Carrizo (paró una pelota con el pecho de forma bastante sobrada) Peñarol reaccionó y logró empatar, en el alargue hizo los 2 goles restantes.

La revancha

El Real Madrid fue el verdugo de Peñarol en la Intercontinental del  60 cuando aún estaban vigentes las figuras de las 5 copas de Europa seguidas. En esta ocasión el equipo aurinegro supo sacarse la espina de aquella derrota y puso el mejor broche a su grandeza. La ida se jugó el 12 de octubre de 1966 en el Centenario, y los dos goles del “Goleador de América” Alberto Spencer le dieron el triunfo a Peñarol. En el partido de vuelta jugado el 26 de octubre de 1966 en el Estadio Santiago Bernabeú, Peñarol, venció nuevamente 2 a 0 y se coronó campeón del mundo en el mejor escenario para consagrar a un equipo sin duda legendario:

Ladislao Mazurkiewicz, Juan Lezcano, Luis Varela, Tabaré González, Néstor Gonçalves, Omar Caetano, Julio Abbadie, Julio Cortés, Pedro Rocha, Alberto Spencer y Juan Joya.

Campeón de Campeones

Posteriormente Peñarol siguió  dando muestras de su superioridad, el conjunto manya no perdería ningún partido por la Copa Uruguaya entre el 28 de agosto de 1966 y el 14 de septiembre de 1969, saliendo bicampeón al lograr los títulos de 1967 y 1968, un total de 56 partidos invicto. En la Copa Uruguaya de 1967 solo le anotaron seis goles en todo el torneo, y en 1968 solo le anotaron cinco goles.

Posteriormente en 1969 Peñarol se coronó Campeón de Campeones Intercontinentales de América al ganar la Supercopa, un torneo en el que participaron Racing Club de Avellaneda, Estudiantes de la Plata y el Santos de Pelé. El partido definitorio se jugó en Argentina frente a Estudiantes de la Plata, en donde Peñarol remontaría un marcador adverso con dos goles de Pedro Rocha. Una hazaña aurinegra más se concretaba.

Un equipo legendario

Sin duda aquel Peñarol del 66 dirigido por Roque Máspoli fue un conjunto de leyenda:

Arquero: Ladislao Mazurkiewicz.

Líbero: Lezcano (excepcional zaguero paraguayo).

Stopers (centrales): Goncalvez (Capitán) y Nelson Diaz.

Letaral derecho: Pablo Forlan (Padre de Diego, constante subida por la banda).

Letaral izquierdo: Omar (Cacho) Caetano (Lateral impasable).

En la media se situaban dos volantes por delante de los 5 defensas: Julio Cortéz (un luchador, hacía el trabajo sucio, pero pasaba bien la pelota) y Pedro Rocha (el Crack de Peñarol de los 60, a veces entreala derecho, a veces izquierdo, tenía un cañón en la pierna derecha, buen cabezazo, dribling, goleador, buen pasador, crack del Sao Paulo en los 70, mundialista titular en 62, 66 y 70).

Y arriba…

Extremo derecho: Julio Cesar Abbadie (excepcional puntero, gran zancada, dribling, volvió a Peñarol en el 62 ya con 32 años, y se convirtió en figura del equipo, en el 66 ayudaba en la marca, armaba juego y lanzaba en ataque al joven lateral Forlan, mundialista y figura en el 54, jugó en Italia entre el 54 y el 62).

Centrodelantero: Alberto Spencer (Máximo goleador histórico de la Copa Libertadores, Una Pantera negra corriendo y saltando, asombran las fotos en la distancia que le sacaba a los zagueros en el salto, potente cabezazo, temible goleador, demoledor de contragolpe, que era gran parte del juego de ese Peñarol, gran persona por todos quienes los trataron, un caballero, fue Cónsul de Ecuador en Uruguay hasta su muerte, junto a Goncalvez los únicos que ganaron las 3 Libertadores).

Extremo izquierdo: Juan Joya (gran puntero, goleador, también muy bueno de aire y gran contragolpeador).

Entrenador: Roque Máspoli (Arquero campeón del mundo en 50).

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche