Histórico
1 junio 2010Francisco Ortí

El sueño desgarrado de Miroslav Karhan

Las lesiones están siendo verdugas de demasiados sueños durante las semanas previas al Mundial de Sudáfrica 2010. Alemania se ha quedado si Michael Ballack. A Ghana le han privado de Mickaël Essien. Suiza no podrá contar con Marco Streller, mientras que Corea del Sur ha perdido a Tae-Hwi Kwak, y Gareth Barry está entre algodones en Inglaterra. Son muchas las esperanzas rotas por culpa de los problemas físicos, pero hay una que duele más que el resto por lo que suponía para él representar a su país en Sudáfrica.

La Copa Mundial será el punto álgido de mi carrera, desde luego“, declaraba Miroslav Karhan después de sellar el billete de Eslovaquia para la cita más importante a nivel futbolístico. Después de 96 internacionales -ostenta el récord de ser quien más veces ha vestido la camiseta de los Repre- y 13 goles, Karhan por fin había visto cumplido su sueño de conducir a la selección eslovaca a una Copa del Mundo. Un alegría que se veía multiplicada por el hecho de haber dejado atrás a sus vecinos de Polonia y la República Checa.

Karhan tendría el honor de portar el brazalete de capitán en el primer Mundial que disputaría la joven nación de Eslovaquía -nació en 1993 tras la escisión de Checoslovaquia-. Él sería el responsable de dirigir a un combinado inexperto, plagado de jovenes realidades como el central del Liverpool Martin Skrtel, el centrocampista del Nápoles Marek Hamsik, o el hijo del seleccionador y jugador del Manchester City Vladimir Weiss.

El seleccionador eslovaco pensaba en Karhan como piedra angular para alcanzar el objetivo de los octavos de final o el modesto orgullo de sumar la primera victoria de Eslovaquia en un Mundial. Sin embargo, todos esos sueños, todos esos planes, se han roto. Más bien, se han desgarrado. Karhan no podrá estar en Sudáfrica por culpa de una inoportuna lesión que se ha producido a dos semanas de que arranque la cita mundialista.

El tendón de Aquiles impedirá a Karhan disfrutar del “punto álgido” de su carrera. “Tengo un pequeño desgarro que no me permitirá estar en el campeonato. Tengo que hacer una pausa de tres semanas y el Mundial empieza dentro de dos. En consecuencia, mi salida es definitiva” , confesó el jugador del Mainz pocas horas después de conocer que el sueño de su vida se había quebrado.

A sus 33 años Karhan se despide de su primera, única y última oportunidad de representar a su país en un Mundial, pero a buen seguro que estará presente en la mente del resto de internacionales eslovacos cuando en tierras eslovacas se enfrenten a Italia, Paraguay y Nueva Zelanda. No es como él habría querido, pero el espíritu de Karhan estará presente en Sudáfrica.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche