Histórico
14 junio 2010Jose David López

El Mundial de Van Persie

Es el acontecimiento futbolístico de mayor trascendencia y relevancia en la historia. Un valor específico gigantesco capaz de encumbrar una trayectoria y de promover el cariño de las masas hacia una figura que demuestre superioridad. Quienes exploten en Sudáfrica 2010 se unirán a la lista de eruditos del deporte rey, un selecto club donde hay hueco para Pelé desde 1950, para Fontaine acho años más tarde o para Maradona desde 1986. También para mitos accidentales como Rossi, capitanes omnipresentes como Fritz Walter o talentosos testarudos como Zidane. Cada fase final estigmatiza la carrera profesional de quien osa desafiar el destino y para quien escribe, Sudáfrica rubricará el talento y la clarividencia de un auténtico crack de la última década: Robin Van Persie (RVP).

El último gran ídolo nacido en Rotterdam, donde añoran jugadores de su capacidad desde hace lustros, ha demostrado su verdadero potencial en los últimos años. Cuando Arsene Wenger se lo llevó a Londres vía Feyenoord por apenas 4 millones de euros (un valor minúsculo respecto a los 35-45 millones en los que está tasado actualmente), el pequeño Robin acababa de debutar con la selección absoluta holandesa pese a tener sólo 20 añitos y una larga lista de estrellas consagradas con quienes competir. Rápido, vertical y versátil por sus movimientos, el estilo Gunner se adaptaba al completo a su ideal de fútbol, con lo que su progresión ha sido increíble desde entonces.

La falta de un delantero centro en el Arsenal fue provocando una mayor aparición de RVP en ataque, abandonando por momentos su banda izquierda y aprovechando su capacidad como extremo para agudizar aún más su disparo desde media distancia o su desequilibrio ante zagueros más lentos fuera de zona. La campaña 08-09 le consagró como algo más que un extremo, pues sus 20 goles hablan de un comodín ofensivo con tantos recursos de asociación y definición que encerrarlo en banda hoy en día sería un sacrilegio imperdonable para quienes saben de sus registros. La marcha de Adebayor en el Emirates le dio más presencia y protagonismo hasta que, justo cuando se situaba en la cúspide de su carrera, una inoportuna y grave lesión, frenó en seco tantísimas esperanzas.

Una noche invernal de Pescara, en un amistoso ante Italia, secó su progresión con una rotura parcial del ligamento del tobillo derecho. Cinco meses y medio de ausencia, pánico en el Arsenal, temores pre-mundialistas en Holanda y la sensación de que, de nuevo, los jugadores son meros comparsas de un calendario que les exige demasiado físicamente. En Londres lo anhelaron todo el año pero los oranjes le tenían en mente, nunca le dieron por muerto para Sudáfrica y confiaban en una recuperación que se consolidó el mes de abril. Sólo hicieron falta unos minutos sobre el césped para comprobar que su dinamismo, ambición y verticalidad son valores al alza en el fútbol y demasiado gloriosos como para despreciarlos.

Su puesta a punto fue llegando con los últimos partidos Premier de un Arsenal que poco o nada se jugaba en la recta final del curso. Cinco citas que, unido a los amistosos de Holanda y la necesidad de entrenamientos constantes, han engendrado un RVP completamente recuperado y fresco. El de Rotterdam se encuentra cómodo, mucho más aliviado de partidos que el resto de rivales, tiene una marcha más y es capaz de desequilibrar aún más los partidos en esas circunstancias, lo que ofrece un ‘plus’ a Holanda, candidata a todo por el momento anímico y futbolístico de algunos de sus integrantes.

Si Milan Baros (estelar en la Eurocopa 2004) demostró que tras una lesión, cualquier jugador puede ganar enteros en una fase final, Van Persie tiene todas las papeletas para ser el jugador más determinante del Mundial. Es su momento.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche