Histórico
15 junio 2010Francisco Ortí

Costa de Marfíl y la ‘generación Guillou’

jean-marc-guillou-profession-denicheur-de-9236 La sobredosis informativa ha matado el maniqueismo para teñir la realidad con una amplía gama de grises provocando que cada vez sea más complicado diferenciar al héroe del villano. Las redes sociales favorecen esta corriente y delicuentes como Craig Lynch se convierten en ídolos de masas por el simple hecho de contar a través de Facebook su huída de la ley. El fugitivo del Facebook, que a comienzos de año fue por fin detenido, se ha convertido en un símbolo de la red por sus aventuras, quedando en un segundo plano su delito de robo con violencia por el que estaba siendo perseguido.

En el mismo limbo ético que el Michael Scofield de las redes sociales se encuentra Jean Marc Guillou. Unos le consideran un criador de estrellas, para otros no pasa de ser mero traficante de talento. Lo único tangible es que ha completado un gran trabajo en Costa de Marfíl. Observando cualquiera de las dos caras de su labor, ‘El entrenador’, como le bautizan sus discípulos, ha alcanzado un rotundo éxito que quiere repetir lejos de las fronteras de África.

Para quien todavía ande algo perdido, Jean Marc Guillou es, por méritos propios, el totem del fútbol marfileño. Nacido en Francia el 20 de diciembre de 1945, Guillou desarrolló una carrera discreta sobre los terrenos de juego, vistiendo en la camiseta de la selección gala en 19 ocasiones y llegando a disputar el Mundial de Argentina 1978. Tras colgar las botas probó suerte en los banquillos también con escaso éxito. Hubiera sido devorado por el olvido de no ser porque en 1993 tuvo la ocurrencia recoger los bartulos y emprender rumbo a Abidjan para crear una escuela de fútbol que con el paso de los años se ha convertido en el vivero de la selección de Costa de Marfíl.

La Academia MimoSifcom -bautizada así como agredicimiento al club ASEC Mimosas y al grupo Sifcom- se convirtió desde un primer momento en un fábrica de sueños. Los niños de Adibjan soñaban con el balón de fútbol como escapatoria de la cruel realidad diaria. Tal fue la expectación que levantó que los castings se convirtieron en una marea humana. Hasta 6.000 esperanzados niños acudieron a las pruebas con la esperanza de tener un don con el balón. Sólo lo lograron los mejores y al parecer Guillou, ayudado por Lambert Amuah, tuvo un ojo excelente. El tiempo ha convertido a sus academiciens en jugadores profesionales que triunfan en Europa y copan los puestos del combinado marfileño.

Aruna Dindane y Didier Zokora fueron los alumnos aventajados que encontraron acomodo en Europa en primer lugar, pero pronto cruzarían la frontera Yaya Touré, Kolo Touré, Gervinho, Romaric, Bakary Koné, Yapi Yapo y en última instancia el gunner Emmanuel Eboué. Todos ellos han triunfado en Europa, pero muchos de ellos tuvieron que hacer una escala hacia el triunfo vistiendo la camiseta del Bereven. La relación con el club belga supone el punto de inflexión en el comportamiento de Guillot. Deja de ser un formador para convertirse también en un exportador.

El francés se convierte en el director deportivo del Beveren y envía jugadores al equipo belga al por mayor. El Beveren pasa a ser la puerta de entrada a Europa para las perlas de Costa de Marfíl y el negocio se multiplica cuando Arsène Wenger decide subirse la carro. El técnico del Arsenal encuentra un filón y decide establecer una relación de mercadeo con el Beveren que ha beneficiado a jugadores como Kolo Touré o Eboué, quienes pasaron del anonimato a convertirse en referentes de un club de la importancia del londinense.

Tras el éxito de la academia de Abidjan, Jean Marc Guillot ha decidido exportar la idea, levantando proyectos similares en Antsika y Bangkok. Si obtiene un éxito parecido al de la primera academia el fútbol de Madagascar y Tailandia se verán muy favorecidos, aunque resulta complicado imaginar que repitan los éxitos de los Elefantes, quienes han logrado estar en dos mundiales y este martes se enfrentan a Portugal en su lucha por ser uno de los dos mejores de Grupo G para ganarse un puesto en los octavos de final del Mundial 2010.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche