Histórico
25 junio 2010Francisco Ortí

Bielsa, el fantasma de Juan Pinto Durán

Son las tres de la madrugada y el apartado Complejo Deportivo Juan Pinto Durán está sumido en un silencioso sueño. Ni un ruido, ni un sobresalto. La tranquilidad es absoluta. Pero no todo el mundo descansa. Escondida tras las sombras de la noche se recorta una silueta que camina sin rumbo fijo, como si de un fantasma de tratase. Es el fantasma de Pinto Durán, pero nadie le teme. Al contrario. Todos le admiran e idolatran. Es Marcelo Bielsa, el seleccionador y tótem de Chile, que trabaja de manera obsesiva hasta altas horas de la madrugada. Su mente le impide dormir.

Desde que Marcelo Bielsa, apodado El Loco por ser difererente, aceptó el cargo de seleccionador de Chile reside en el Completo Deportivo Juan Pinto Durán, el centro de entrenamiento y concentración de la Roja de Sudamérica. Las instalaciones le ofrecían el requisito que más reclamaba para trabajar: intimidad. Bielsa venía de sufrir una agotadora experiencia como seleccionador argentino a la que él mismo puso fin al quedarse “sin energía” para continuar. Chile, en cambio, presentaba las condiciones que él consideraba ideales para entrenar, alejándose de la incontrolable pasión argentina. Perseguía la soledad para desarrollar su ciencia.

Cuando asumió el cargo de seleccionador de Chile su primer movimiento fue encerrarse en un pequeño cuarto de Pinto Durán que convirtió en su Bunker. Desde allí estudió todo lo relacionado con el fútbol chileno. Pidió que le enviasen todos los ejemplares publicados en los seis meses anteriores de la revista Minuto 90 y los leyó uno por uno. También estudió vídeo tras vídeo de los últimos compromisos disputados por la selección chilena y los analizó de manera obsesivamente exhaustiva. “Divide los partidos en segmentos de cinco minutos, anotando con bolígrafo de un color qué equipo controla esos cinco minutos; con otro color, las oportunidades de gol; con otro, el porcentaje de posesión; con otro, dibuja las jugadas; y con otro califica con una puntuación del uno al diez“, revela un miembro de su cuerpo técnico.

La dedicación de Bielsa es absoluta. “Jugaba a la pelota más horas de las que dormía. Ahora trabaja con el fútbol más horas de las que vive”, relata su hermano Rafael Bielsa, ex canciller de Argentina. Y no sólo es obsesivo en los despachos, también durante los entrenamientos en los que controla hasta el más mínimo detalle y exigía la misma dedicación a sus jugadores. “Si un tío no va a uno de los 230 centro que le tiro, lo mato. Le tengo que hacer sentir como si hubiera violado a una mujer. Si apenas es una pelota en un entrenamiento. El tipo que falló va a pensar que estoy realmente loco y si no corre la próxima pelota pensará que le voy a pegar“, le contó al periodista chileno Luis Urrutia O’Nell.

Bielsa mantiene una cercana relación con Luis Urrutia, llegando a telefonearle a altas horas de la madrugada para consultar algunos resultados. El periodista relata que una noche en la que llamó Bielsa a su casa él no se encontraba allí y al telefono respondió su mujer entre sueños. Bielsa le preguntó a ella por los resultados, pero viendo que no podía resolver sus dudas le dejó un mensaje para su marido. Antes de colgar le espetó: “¿Tienes claro el mensaje? Pues repítamelo“. Y es uno de los grandes miedos del seleccionador chileno es que malinterpreten sus palabras, por eso no ha concedido entrevistas en los últimos diez años. “Digo 50 frases para redondear una idea y la prensa debe redondearla en una. Eso me aterroriza“, confiesa.

Sus únicas comparecencias públicas son en las ruedas de prensa oficiales, donde no le pueden malinterpretar, y en ellas se muestra tímido, receloso, negando la mirada a las cámaras. Todo lo contrario sucede cuando se le pregunta por como afrontará el partido de este viernes ante España.Intentaremos ser protagonistas porque, desde mi óptica, es la mejor manera de ser mejor que el oponente“, adelantó Bielsa. Será valiente ante España y tiene motivos para serlo puesto que este “coleccionista de fracasos”, como él mismo de define, ha sido el gran culpable de que Chile esté en Sudáfrica y sume su primera victoria en un Mundial de 1962.

El fantasma de Pinto Durán ha cambiado de sede. Ahora está en Mpumalanga, una ciudad sudafricana alejada a cientos de kilómetros del epicentro del Mundial que Bielsa ha elegido como lugar de concentración durante el torneo, pero sus métodos no han cambiado. La tranquilidad de la noche continúa siendo su aliada. A altas horas de la madrugada una silueta oculta tras las sombras analiza vídeos entre papeles y colores. Es el fantasma de Pinto Durán. Es el Loco, Marcelo Bielsa. Y va a por España.

Todos los Videos en Engancha TV

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche