Histórico
11 mayo 2010Francisco Ortí

Un accidente llamado De Gea

Recientemente leí acerca de que la mayoría de las grandes obras de arte -en cualquiera de sus disciplinas- de nuestra época habían estado marcadas por un accidente inesperado que las mejoró. Haciendo un repaso rápido descubrí que el artículo tenía razón. Marilyn Monroe rechazó protagonizar Desayuno con diamantes y regaló el papel a Audrey Hepburn. Van Gogh pintó La noche estrellada desde la soledad de un sanatorio mental, y la muerte de Heath Ledger agigantó su profunda interpretación del Joker.

Mañana miércoles, el Atlético de Madrid tendrá ante el Fulham la oportunidad de disputar una final europea 24 años después, y de ganar un título continental tras una sequía que se prolonga durante casi medio siglo. La gesta protagonizada por los rojiblancos en la Europa League no escapa de su oportuna cadena de accidentes. La eliminación de la Champions League, el acertado cambio en el banquillo,  los batacazos ligueros,… No podía ser de otra manera tratándose de un equipo que presume de desafortunado, pero hay un accidente que brilla hasta eclipsar al resto: la irrupción de  David de Gea.

Mucho le ha cambiado la vida a este prometedor portero desde que el pasado 30 de septiembre saltó por casualidad al césped de O Dragao para defender la portería del Atlético de Madrid ante el Oporto en la fase de grupos de la Liga de Campeones. Ha pasado de tener pie y medio fuera del club, a ser titular indiscutible para Quique Flores, ídolo del Vicente Calderón y estar considerado como uno de los mejores porteros del país, como demuestra la confianza que ha depositado en él Vicente del Bosque al incluirle entre los 30 preseleccionados para el Mundial 2010. Algunos incluso de atreven a comparar su figura con la de Fernando Torres y él no escapa de semejante responsabilidad. “Torres fue una institución aquí y ojala podamos llegar a donde llegó él“, responde valiente. Eso sí, rechaza el apodo de El Niño. Prefiere quedarse con el mote que le ha acompañado durante su paso por la cantera: El ruso.

El pasado verano fue muy duro para él. El Atlético de Madrid le había prometido un puesto en la primera plantilla para el presente curso, pero los fichajes de Sergio Asenjo y Roberto Jiménez le cerraron las puertas. La incumplida promesa provocó una gran decepción en David de Gea, quien, según confesó más tarde, llegó a meditar seriamente colgar los guantes para centrarse en sus estudios. Rescató fuerzas de flaqueza y, aconsejado por su padre, decidió confiar sus posibilidades. Se quedaría en la primera plantilla del Atlético de Madrid como tercer portero, arriesgándose a no tener minutos, y rechazando los múltiples destinos que se le presentaban en forma de cesión. “Sí, tuve un verano bastante movido“, sintentiza él.

La apuesta estival de De Gea era un osada, casi kamikaze, pero resultó vencedor. Las lesiones de Sergio Asenjo y Roberto Jiménez, primero y segundo portero al comenzar la temporada, le abrieron las puertas a la titularidad y no las desaprovechó.  Dejó buenas sensaciones en su debut ante el Oporto, y en su estreno en el Calderón pocos días después detuvo un penalti ante el Zaragoza que permitió al Atlético de Madrid quedarse con los tres puntos. A partir de ese momento se convirtió en un ídolo para la hinchada local. Adelantó a Roberto Jiménez, quien se mudó a Zaragoza, y alternó la titularidad con Sergio Asenjo hasta que este se condenó con errores como el que cometió ante el Galatasaray.

Siete meses después de su debut al máximo nivel, este portero, que ingresó en la cantera rojiblanca presionando con un falso interés por él del Rayo Vallecano, se ha convertido en un emblema del Atlético de Madrid. A sus 19 años disputará su primera final europea y asegura estar preparado para ello. Apenas tenía seis años la última vez que el Atlético de Madrid celebró un título y él quiere ser el protagonista de una nueva página gloriosa en la historia del club. Aunque sea por accidente.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche