Histórico
12 mayo 2010Francisco Ortí

Forlán despierta a Neptuno (2-1)

48 años pueden esfumarse en apenas 120 minutos. Tras una desértica espera y varios intentos fallidos, el Atlético de Madrid vuelve a levantar un título europeo. Los rojiblancos se proclamaron campeones de la Europa League con Diego Forlán como nuevo héroe eterno para la historia del club. Dos goles del delantero uruguayo enterraron las ilusiones de un timorato Fulham y reverdecen los marchitos laureles del Atlético de Madrid.

Sobre el césped de Hamburgo se dieron cita dos equipos con la ilusión como su mejor arma. El Fulham, neófito en finales continentales y huérfano de palmarés, y el Atlético de Madrid, para el que las glorias europeas se perfilan en blanco y negro. Para los dos la final de la Europa League se presentaba como la ocasión ideal para endulzar un pasado marcado por cicatrices. Esta presión quedó patente desde el arranque en el HSH Nordbank Arena y capturó a la precisión como rehén. (Video-goles a continuación).

Carentes de capacidad creativa, el encuentro quedó entregado a la potencia física. Desde los banquillo la circunstancia encontró respuestas antónimas. Quique Sánchez Flores apostó por vivir lo más cerca posible del área londinense, mientras que el nómada Roy Hodgson se decantó por respetar el dibujo táctico con firmeza y buscar con balones largos la corpulencia de Bobby Zamora, lastrado por los problemas físicos que le habían convertido en duda durante las horas previas al pitido inicial.

Los planteamientos opuestos, sin embargo, encontraron el mismo premio. Ambos con la suerte como desleal compañero. Pasada la media hora de final, un disparo extraviado de Sergio Agüero se convirtió en una asistencia para que Diego Forlán, funambulista sobre la línea de fuera de juego, batiera al veterano portero australiano Mark Schwarzer. Poco después, sin dar tiempo a que los rojiblancos disfrutaran de la ventaja, el Fulham también encontró en un balón sin dueño la oportunidad para devolver la igualdad al marcador. Simon Davies recogió un accidentado despeje de Assunçao en el segundo palo para fusilar a David De Gea.

La igualdad se perpetuó tras la reanudación. Durante los segundos 45 minutos los dos equipos pagaron el miedo a dejar escapar la victoria. El paso de los minutos perjudicó al Atlético de Madrid, desesperado al no encontrar huecos para perforar la férrea defensa inglesa, y ni la entrada de Jurado o Salvio pudo evitar que la final se viera abocada a la prórroga. En el tiempo extra, los rojiblancos, espoleados por los postreros éxitos ante rivales británicos, fueron los únicos que buscaron que el marco rival. El Fulham hipotecó su victoria a la tanda de penaltis y renunció a pisar territorio enemigo.

Los londinenses rozaron el objetivo. El Atlético de Madrid dominaba, asediaba el área rival, pero sin generar ocasiones. Pero cuando todo indicaba que la primera Europa League encontraría su dueño desde los once metros Diego Forlán reclamó su parcela en la historia rojiblanca. El héroe de Anfield volvió a aparecer cuando más se le necesitaba. Entre el bosque de piernas que formaba la zaga del Fulham, Forlán encontró el resquicio suficiente para empujar un balón que será eterno y devuelve al Atlético de Madrid al trono del fútbol europeo. Neptuno ha despertado de su letargo.

Los goles de la final en video:

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche