Histórico
14 mayo 2010Ariel Judas

Argentina: Los 30 de Maradona

En medio de una enorme expectativa, la federación argentina ha dado a conocer anoche su lista de 30 jugadores preseleccionados para jugar el Mundial de Sudáfrica. Hay algunas presencias que prácticamente nadie esperaba, y algunas ausencias que son lamentadas dentro y fuera del país. En el universo de los internacionales argentinos existen jugadores que no contaban con ninguna posibilidad de ser apuntados en la convocatoria. Otros que tenían opciones de ser de la partida y finalmente se han quedado en el camino. Y otros que, pese a haber superado el primer corte, mirarán los partidos de la Copa del Mundo por televisión.

Hay un grupo de jugadores que, pese a estar en varias quinielas, no tenían ninguna opción de entrar en el anteúltimo corte mundialista del equipo de Diego Maradona. El primero de ellos es Juan Román Riquelme, quien se excluyó de la selección comandada por el Diez hace tiempo, aduciendo diferencias irreconciliables con el entrenador, expuestas una y otra vez, incluso horas antes de la publicación de la lista de 30 preseleccionados. Otro que no podía estar en el equipo mundialista es Éver Banega, puesto en cuarentena hace tiempo por la federación argentina, luego de haber protagonizado varios escándalos (y algún que otro destrozo material) en las concentraciones de sus equipos juveniles. Cuestiones disciplinarias también habrían dejado al margen a Lisandro López, luego de -supuestamente- haber cuestionado y desacreditado delante de sus compañeros alguna decisión del seleccionador.

Los que podrían haber sido elegidos -pero finalmente han quedado en el camino- conforman un grupo más heterogéneo y expuesto a subjetividades. Las ausencias más notables son las de Javier Zanetti y Esteban Cambiasso, dos de las estrellas del Inter, uno de los equipos del momento en Europa. Pupi es un hombre comprometido como pocos otros con los valores de la selección argentina. Además, es un jugador que puede actuar por ambas bandas, como prácticamente ningún otro internacional elegible por Maradona. Cuchu está entre los mejores volantes centrales del fútbol del Primer Mundo. Su grado de compromiso y efectividad con el proyecto de su país, sin embargo, está en entredicho. Alguna cara larga inoportuna ante integrantes del cuerpo técnico y el nulo feeling que tiene con la mayoría de los jugadores de la selección podrían haber sido determinantes para bloquear su llegada al Mundial. Pero, al menos para mí, el factor decisivo para que Zanetti y  Cambiasso no hayan sido elegidos es el bajísimo nivel que ambos han demostrado cada vez que han jugado para la Albiceleste recientemente. Es cierto, no han sido los únicos a los que esto les ha pasado (Leo Messi y Sergio Agüero, por ejemplo, están desaparecidos en acción desde hace rato en Argentina), pero eso no hace menos cierto que los dos interistas viven en números rojos en su relación con el equipo nacional desde 2006 en adelante.

Es difícil de explicar la no convocatoria de Fernando Gago, teniendo en cuenta la atención con la que Maradona ha seguido la carrera del volante central del Madrid y su lucha por recuperar un lugar en el once titular del equipo de Manuel Pellegrini. Las ausencias de Lucho González y Gabriel Milito también pueden ser consideradas como relativas sorpresas, aunque el del OM y el del Barcelona habían contado poco o nada directamente en los últimos llamados de Argentina.

Los que han entrado a la lista de 30. Pocas sorpresas en el arco. Si no median lesiones, Sergio Romero será el titular, Mariano Andújar su suplente, y Diego Pozo el tercer portero. Pensé que la última plaza podría ser ocupada por Oscar Ustari, amigo y confidente de Leo Messi, pero finalmente el Diez optó por el de Colón de Santa Fe.

En una interesantísima entrevista difundida anoche por Fox Sports, Diego Maradona ha dicho que comenzará a jugar el Mundial empleando un 4-1-3-1-1. Los cuatro hombres del fondo serán todos centrales, tal como viene anunciando el seleccionador desde hace ya bastante tiempo. Los titulares en la retaguardia serán Nicolás Otamendi, Martín Demichelis, Walter Samuel y Gabriel Heinze. Además, otros cinco defensores han sido incluídos en la lista de 30: Nicolás Burdisso, Clemente Rodríguez, Fabricio Coloccini, Juan Manuel Insaurralde y Ariel Garcé. La inclusión de estos dos últimos nombres ha representado una auténtica sorpresa que pocos podían anticipar.

El volante central que el seleccionador pretende parar delante de los cuatro defensores es Javier Mascherano. Los tres restantes serían Jonás Gutiérrez, Juan Sebastián Verón y Ángel Di María. Además de estas cuatro convocatorias difíciles de cuestionar, para el mediocampo Maradona ha apuntado también en este primer corte a Javier Pastore, Mario Bolatti, Jesús Datolo y Maxi Rodríguez, además de elementos que actúan en el medio local, como Juan Mercier, Sebastián Blanco y José Sosa. Me gustaría destacar que mucho se ha hablado de la paradoja que representaba el hecho de que uno de los mejores enganches de la historia no hubiera contado con un jugador en esa posición durante las eliminatorias en Sudamérica. Para el torneo de Sudáfrica, además de Messi el equipo argentino tendrá a un especialista en esa demarcación -Pastore- y a alguien que puede desenvolverse muy bien en ese sector del campo también, como Sosa.

Por delante de la línea de mediocampistas, sin una posición fija o específica, Maradona colocará a Leo Messi. Y como única referencia clara en la delantera, a Gonzalo Higuaín. En posiciones de ataque, Argentina cuenta con un auténtico arsenal, con jugadores de la talla de Sergio Agüero, Diego Milito, Carlos Tévez y Ezequiel Lavezzi. Y si además de goles hiciera falta algún milagro, el equipo tendrá en la recámara a Martín Palermo.

Quienes no entrarán en la lista final de 23 convocados. En la defensa, me parece claro que uno de los descartes tendría que ser Ariel Garcé. También pienso que Clemente Rodríguez tiene mayores opciones de estar en el Mundial que Coloccini o Insaurralde, un jugador que podría ser contratado por Boca en las próximas semanas, y que parece haber cautivado a Maradona.

En la mitad de la cancha sería una auténtica sorpresa que Mercier y Blanco consiguieran superar el corte. Lo mismo creo con respecto a Maxi Rodríguez, quien hace cuatro temporadas que vive -en términos de la selección argentina- del golazo que marcó a México en Alemania 2006. Solo su enorme carga de experiencia con la Albiceleste juega a favor del ex integrante del Atlético de Madrid. A una semana vista de la publicación de la lista definitiva creo que José Sosa (el socio ideal de Verón en Estudiantes) y Datolo (de excelente química con Maradona) no corren peligro de quedar fuera de la Copa del Mundo.

Será muy difícil borrar a uno de los siete atacantes convocados. Si Palermo ha llegado hasta aquí me parece muy poco probable que la selección lo deje en el aeropuerto. Por lo tanto, creo que si hay que elegir un descarte, ese será Lavezzi, un delantero que es del gusto del cuerpo técnico, pero que tal vez esté un peldaño por debajo de los otros europeos del equipo argentino.

Como ha ocurrido cuando era futbolista, el Diego Maradona seleccionador se mueve cómodamente en el territorio de la polémica y la provocación. Su lista de 30 elegidos no ha pasado inadvertida en ningún rincón del mundo. Nadie en su sano juicio cree que Mercier es mejor que Cambiasso o Gago, o que Garcé puede superar las prestaciones de Zanetti. En términos absolutos, estos tres jugadores que actúan en Europa son mejores que sus sucedáneos locales. Pero nadie puede discutir a Maradona que muchos de los grandes nombres que brillan en las marquesinas de las ligas más importantes del Viejo Continente sufren un bajón de rendimiento notable cuando visten de celeste y blanco. Eso es algo que pasa desde la eliminatoria previa al Mundial 2006, y que Marcelo Bielsa, José Pekerman, Alfio Basile y él mismo no han sabido corregir.

El Diez, por propia cuenta y cargo, ha decido cortar las cabezas de algunos ilustres, cuya ausencia en Sudáfrica ya es lamentada por muchos. Tal vez la sangre azul derramada pueda servir de ejemplo y motivación para los que defiendan la camiseta argentina dentro de un mes. Diego Maradona es absolutamente conciente de lo que significaría para su carrera regresar pronto del Mundial tras haber dejado fuera de su lista a algunos de los futbolistas más respetados en Europa en la actualidad. Dejemos que los resultados hablen sobre el grado de acierto de su decisión. Estemos de acuerdo o no con su forma de proceder, con su personalidad, con sus excesos, con su ego, el creador de la Mano de Dios merece al menos el beneficio de la duda, que no se le niega ni siquiera a los reos.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche