Histórico
27 abril 2010Francisco Ortí

Sangre alemana en Gerland

lyon-stade-gerland-match-ol

Haciendo caso omiso a su nombre, el río Somme (que en celta significa tranquilidad) ha sido sinónimo de beligerancia. No por lo bravas de sus aguas, si no por los acontecimientos que han tenido lugar en ellas, provocando disputas tanto intelectuales como militares. Los hallazgos de Françaois Broucher en el cauce alimentaron las teorías evolutivas de Darwin, en el siglo III los restos de San Quintín fueron arrojados a sus aguas después de ser martirizado, la armada del rey Eduardo III lo cruzó en 1346, …

Pero, lo que mayor trascendencia ha regalado al río Somme fueron las batallas que marcaron el principio del fin de la Primera Guerra Mundial. “No es demasiado arriesgado decir que las bases de la victoria final en el Frente Occidental fueron sentadas por la ofensiva de 1916 en el Somme“, explicó el historiador británico Sir James Edmonds. “Fue la tumba de barro del ejercito alemán“, recuerdan desde Alemania. Francia tomó como prisioneros de guerra a los soldados alemanes que quedaron con vida y algunos de ellos fueron destinados a la ciudad francesa de Lyon.

Una vez concluida la guerra los prisioneros de guerra trasladados a Lyon pasaron a trabajar en la utopía urbanística de Tony Garnier. Con motivo de la Exposición Universal de 1914 el arquitecto francés diseñó una serie de proyectos que quedaron interrumpidos a causa de la guerra. Entre sus proyectos se encontraba la construcción de un espacio deportivo que formentara la actividad física en Lyon y estaría ubicado en el barrio más grande de la ciudad, el quartier de Gerland. Garnier comenzó su obra en 1914, pero el conflicto bélico obligó a interrumpir su construcción. Hubo que esperar hasta 1919 y con la ayuda de los prisioneros alemanes Garnier pudo regalar a Lyon su estadio.

Cómo ya habréis sospechado ese estadio es el Stade de Gerland, actual casa del Olympique de Lyon y escenario sobre el que se descubrirá uno de los contendientes de la final de la Champions League que tendrá lugar en Madrid el próximo 22 de mayo. Los franceses confían en el poder de su fortín para remontar el gol de Arjen Robben en el Allianz Arena para ganarse el billete al Santiago Bernabéu. Y es que Gerland es el mejor aliado de los de Claude Puel en esta edición de la Liga de Campeones. Una vez cruzan los arcos que dan la bienvenida al estadio  -que son considerados monumento histórico desde 1967- los galos se convierten en un equipo invencible. De hecho, este año el OL no ha perdido un partido en Gerland con la música de Champions sonando en los prolegómenos.

El Bayern de Múnich deberá hacer frente a la contundencia del Olympique de Lyon como local, a sus malas experiencias en Lyon y a los fantasmas que despierta el Stade de Gerland en el pueblo alemán. Alemania perdió una guerra en territorio francés, pero el Bayern de Munich ha aprendido la lección. Los de Louis Van Gaal no infravaloran al rival y, desde luego, no esperan una batalla tranquila, aunque el escenario quede muy lejos del agitado río Somme.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche