Histórico
21 abril 2010Francisco Ortí

Cuando Govou irritó a Beckenbauer

govou

En los oídos de quienes el 6 de marzo del 2001 estuvieron en el Stade de Gerland todavía resuenan los gritos que profirió un desencajado Franz Beckenbauer. “Esto es un vergüenza“, gritaba el por entonces presidente del Bayern de Munich. Acusó a sus jugadores de estar sólo capacitados para jugar la liga de veteranos junto a Uwe Seeler, les amenazó con advirtiendo de que si alguno necesitaba alguna clase de apoyo podría encontrar otra cosa, y concluyó su ataque de furia ironizando sobre que su estancia en Lyon “fue un bonito paseo, salvo por el partido“.

Las palabras del Kaiser estaban provocadas por una inesperada derrota. El poderoso y musculado Bayern de los Oliver Kahn, Stefan Effenberg, Jens Jeremies y compañía visitó Gerland con la altivez que le caracteriza, pero acabó  sucumbiendo con estrépido ante la ilusión de un humilde como el Olympique de Lyon, quien apenas comenzaba a escribir las primeras páginas de lo que posteriormente se convertirían en los mejores años de su historia. El presidente teutón no pudo soportar tal humillación.

Pero el principal culpable de que Beckenbauer echara pestes sobre toda la plantilla bávara no fue el Olympique de Lyon, sino un jugador en concreto. Fue un joven  tan inexperto como desconocido. Su nombre, Sidney Govou. El delantero francés, con apenas 21 años, vivía su segunda temporada en el primer equipo del OL y el encuentro ante el Bayern de Munich supuso su salto a la fama en el escenario europeo. El imberbe Sid puso en jaque a la curtida defensa muniquesa y humilló al intimidante Oliver Kahn con dos goles antológicos. Especialmente bello fue el segundo tanto, en el que instaló el esférico en la misma escuadra. Pierre Laigle anotó el tercer tanto de la noche, para cerrar una goleada inolvidable en Gerland.

Govou vivía así su gran bautismo en el fútbol profesional. Su carrera había avanzado a una velocidad de vértigo. Poco más de un año antes, concretamente el 15 de enero del 2000, había debutado con el primer equipo lionés, y tan sólo llevaba cuatro años dedicándose seriamente al fútbol. Y es que, contrariamente a lo que sucede con otras estrellas, Sidney Govou decidió muy tarde que su futuro iría ligado al balón. Nacido el 27 de julio de 1979 en el municipio francés Le Puy-en-Velay no fue hasta la edad de 17 años cuando decidió ingresar en las categorías inferiores del Olympique de Lyon.

Su actuación ante el Bayern aquella noche del 2001 supuso el pistoletazo de salida a sus prolífica carrera con Les Gones. Esa misma temporada fue nombrado jugador más prometedor del fútbol francés y levantó su primer título, la Copa de Francia. Pese a todo, aquella victoria ante los alemanes de poco sirvió al conjunto galo, que cayó eliminado en la segunda fase de grupos de la Champions League. Paradójicamente, el Bayern de Munich fue el campeón de aquella edición, derrotando al Valencia en la tanda de penaltis.

El Bayern de Munich y el Olympique de Lyon volverán a verse las caras este miércoles, con la semifinal de la Champions League como telón de fondo. Sidney Govou será el único superviviente de la gran noche de Gerland, pero, a sus 30 años, poco queda en él de aquel chaval que humilló al cuatro veces campeón de Europa. De hecho, Sid atraviesa uno de los peores momentos de su carrera después de que se le haya involucrado en un escándalo  sexual junto a su compatriota Franck Ribéry. Quizá sea el mejor momento para que Govou reviva aquella noche en la que logró irritar a Franz Beckenbauer.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche