Histórico
22 abril 2010Francisco Ortí

El cuerpo vuelve a traicionar a Fernando Torres

fernando-torres-liverpoolResulta complicado encontrar un futbolista que no obtenga todo aquello que desee. El dinero y la fama les dan acceso a todos esos caprichosos prohibidos para el común de los mortales. Pero hay sueños que no se pueden comprar ni con la más pantagruélica de las fortunas. Eso es lo que le sucede a Fernando Torres. El eterno Niño ha jugado en grandes estadios, disputado las mejores competiciones, levantado títulos importantes, recogido honores individuales y protagonizado momentos históricos, pero, pese a todo, se le resiste el objetivo más humilde de todos: regresar al Vicente Calderón.

Después de formarse en las categorías inferiores del Atlético de Madrid y dar sus primeros pasos como profesional vestido de rojiblanco, Fernando Torres cambió el Manzanares por el río Mersey durante el verano del 2007 con la aspiración de convertirse en uno de los mejores jugadores del mundo y la promesa de visitar lo antes posible el estadio que siempre considerará como su casa. El destino le ha brindado dos oportunidades para cumplir su palabra. Su cuerpo, por el contrario, le ha dejado por mentiroso. Su cuerpo, el mismo que le permite ser uno de los delanteros más explosivos de Europa, le ha traicionado, y por dos veces.

Un año después de haber fichado por el Liverpool, la suerte quiso unir a los dos equipos de Fernando Torres en el grupo D de la primera fase de la Liga de Campeones. Cuando se conoció el sorteo todos los titulares apuntaron al delantero español y éste marcó en rojo en su calendario el 22 de octubre del 2008. Sería la noche en la que podría volver a pisar el césped del Vicente Calderón tras un año exiliado en Anfield. Sin embargo, tuvo que conformarse con ocupar un sillón en el palco.  Una microrrotura muscular impidió que The Kid se encontrara entre los convocados de Rafa Benítez para empatar a uno ante el Atlético de Madrid. “Fernando estaba muy ilusionado con volver al Calderón. Esta lesión es posiblemente lo peor que le podía haber pasado“, confesó el técnico Red, poco dado a comentar emociones. Fernando se quedó sin cumplir su sueño, y ni siquiera pudo enfrentarse a su ex equipo en el partido de vuelta, pues su cuerpo no se lo permitió.

En la temporada posterior el Atlético de Madrid volvía a tener un puesto entre los mejores equipos del Viejo Continente, aunque el bombo no quiso emparejarlo de nuevo con el Liverpool. Fernando Torres  aceptaba que debería esperar otra temporada más para visitar la orilla del Manzanares, hasta que un rocambolesco intercambio de aciertos y errores por parte de rojiblanos y Reds provocó que los caminos de ambos se cruzaran en la semifinal de la Europa League. Fernando Torres tendría una nueva oportunidad para saltar de corto al Calderón,  pero se encontró con otra traición de su propio cuerpo. Esta vez a través del conflictivo menisco externo de la rodilla derecha.

Me apetecía mucho volver y jugar contra el Atleti. Me apetecía regresar y saludar a la gente porque para mí es entrañable esta eliminatoria“, reconoce El Niño a través de su página web oficial. Y esta vez ni siquiera podrá ocupar un sitio en el palco. “No podré hacerlo por el proceso de recuperación. Ahora cada día cuenta“, se excusa. Y es que su paso por quirófano ha convertido en anécdota su ausencia en el Vicente Calderón ante el temor de perderse el Mundial de Sudáfrica. Algo que no contempla bajo ningún concepto. “El Mundial ahora es lo más importante. Son cuatro años esperando y si los plazos van bien no me planteo perdérmelo“, avisa.

Ahora a Fernando Torres sólo le queda trabajar para recuperarse a tiempo de estar entre los convocados del seleccionador Vicente del Bosque para Sudáfrica y rezar para que la suerte vuelva a cruzar los destinos de Liverpool y Atlético de Madrid. Él es optimista: “Seguro que tendré más oportunidades de volver“. Su cuerpo, al menos, está en deuda con él.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche