Histórico
20 abril 2010Francisco Ortí

989 kilómetros y volver

8311b32a1e

Nunca le había prestado gran atención a la Teoría del Caos y Efecto Mariposa. Lo de “el aleteo de las alas de una mariposa puede provocar un huracán al otro lado del mundo” me sonaba más a película de ciencia ficción (protagonizada por Ashton Kutcher) que a una realidad tángible. La erupción del volcán situado bajo el glaciar Eyjafjallajokull de Islandia me ha hecho tragarme mis palabras, y no sólo porque me atragante al intentar pronunciar su laberíntico nombre.

Cuando conocí que el volcán había entrado en erupción apenas le di importancia. Suponía que no tendría mayor trascendencia. No podía estar más equivocado. Más de media Europa se ha visto afectada por culpa de lo sucedido en Eyjafjallajokull. La nube de ceniza volcánica emanada ha cubierto el Viejo Continente provocando que se restringieran los espacios aéreos de hasta diez países y, por ende, se cancelaran más de 5.000 vuelos.

Los afectados, cualquiera que fuera su parcela, ha trabajado en busca de soluciones. Todos, menos uno. La UEFA se ha lavado las manos. El mayor estamento futbolístico europeo no ha querido saber nada de los problemas que pudiera tener el Barcelona para llegar a Milán y disputar la ida de las semifinales de la Liga de Campeones ante el Inter. “Id en autobús”, fue la única solución que ofreció la UEFA. “La UEFFA manda y los demás seguimos sus órdenes“, bromese resignó Pep Guardiola cuando conoció que su equipo debería recorrer en autobús los casi 1.000 kilómetros que separan la Ciudad Condal de Milán.

Txiki Begiristain, por su parte, se lo tomó con peor talante: “Se ha dado una ventaja al equipo local. En estos momentos de la historia, obligar a un equipo a hacer un viaje en autocar es una historia de otros tiempos“. El siempre mordaz José Mourinho, en cambio, ve una ventaja el viaje en autobús. “Habría transformado el viaje en algo divertido, habría hecho que el conjunto estuviera todavía más unido“, afirmó el técnico portugués del Inter de Milán.

El trance (a falta de ver como repercute sobre el terreno de juego) ha sido lo más parecido a lo que hubiera hecho Mourinho. Los culés han viajado en un autobús de lujo armado con un arsenal destinado al entretenimiento. 36 asiendos reclinables con reposapiés,  seis monitores de pantalla plana, dos reproductores de DVD, dos cargadores de CD y MP3 y dos mesas de juegos conformaron el cargamento tecnológico del autobús, ampliado por las consolas y portátiles personales de los jugadores.

El trayecto tampoco se puede considerar que fuera duro. El autobús apenas paró para descansar y llegó a Cannes en tiempo récord gracias a que en el Barça rotan hasta los conductores. El Barcelona contrató a cuatro chóferes que se turnaban al volante para no tener que detener el autobús cada dos horas. Así, el Barcelona pudo pernoctar en el lujoso hotel Martínez, donde se celebra el famoso festival cinematográfico de Cannes y a la mañana siguiente, tras desayunar, recorrió los 350 kilómetros restantes para llegar a San Siro con el tiempo justo para entrenar.

Después de pasar el mal trago, sólo queda -cómo hace Guardiola- tomárselo con humor. “La suerte que hemos tenido es que el Inter ha eliminado al CSKA de Moscú, porque imagino el viaje a Moscú y de Cornellà nos vamos directos, si no, no llegamos“, bromeó el técnico culé. Más vale encerrarse catorce horas en un autobús, que ver las semifinales por la tele.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche