Histórico
11 marzo 2010Jose David López

Sporting de Lisboa, clon luso del Atlético

sporting-lisboa

Suman muchos campeonatos, algunas copas nacionales e incluso se dieron el gustazo internacional en algún momento de su dilatada historia. Han conservado una esencia futbolística vinculada con la pasión de su hinchada y los colores de sus equipos, que siempre se han topado con dos ‘gigantes’ que ham impedido una mayor relevancia a sus hazañas. Atlético de Madrid y Sporting de Lisboa, rivales en los octavos de final de la Europa League desde este jueves, representan la alternativa fidedigna al dominio de los favoritos en su país e incluso en su propia ciudad (Real Madrid y Barcelona en España, Oporto y Benfica en Portugal).

La naturaleza volcánica e irregular de los de Quique Flores les mantiene vivos en Europa con respuestas eficaces en los momentos determinantes, pues ante el Galatasaray, por ejemplo, sólo un gol postrero en el ‘infierno’ de Estambul, salvó los muebles. Esa cualidad ardiente se ve claramente reflejada en su rival, un Sporting de Lisboa que lleva un año horrible en la Liga Sagres lusa pero que ha levantado la moral en estas últimas semanas donde, como el Atlético, ha mostrado su cara más imprevisible al remontar al Everton la eliminatoria europea y derrotar al Oporto sin vacilaciones.

La larga y dubitativa etapa de Paulo Bento, que dejó en Lisboa la última gran generación del club en cuanto a jóvenes promesas, no culminó como se preveía y tras varias campañas decepcionando, un inicio pésimo de temporada le condenó a dimitir. La dinámica, sobre todo tras cuatro años en el cargo, necesitaba un giro radical dentro de un club que acababa de iniciar nueva etapa en su presidencia con la llegada de José Eduardo Bettencourt. La elección, arriesgada, fue dar el mando a Carlos Carvahal, un desconocido para el público general pero con cierto caché en equipos modestos dentro de Portugal.

La respuesta deportiva no llegaba pues el Sporting está a nada menos que 20 puntos del líder, su ‘vecino’ Benfica, que para mayor deshonra, está en un año increíble con Jorge Jesús. Ritmo lento, muy poca ambición y la sensación de cambio absoluto en la entidad, propiciaron que esas malas sensaciones se multiplicaran poco a poco con las eliminaciones coperas, donde la mayoría de temporadas sí daban la cara y alcanzaban ciertos éxitos. Sin embargo, como ocurre en el Calderón, el José Alvalade ha sido clave para que el equipo levantara la moral en las últimas semanas, lo que le ha hecho pensar en salvar al menos dignamente la temporada. Un par de buenos resultados que le colocan en puestos europeos de cara a la próxima campaña y que le han llevado hasta este cruce con mayor esperanza de la que podrían pensarse hace solo unas semanas.

Carvahal juega siempre un 4-4-2 y ha reforzado bastante su plantilla en el mercado invernal. El experimento de Matías Fernández, fichaje estrella de la campaña, no acaba de alcanzar el nivel esperado y el chileno ha quedado atrapado en la depresión del equipo, dejando mínimas gotas de su calidad técnica. También se estrelló Caicedo (sólo jugó seis meses y se marchó a Málaga), el ex valencianista Angulo (que jamás tuvo opciones) y, sobre todo, los jóvenes que ya no lo son tanto y que deberían llevar el peso. Moutinho, Veloso y Djaló se han estancado de manera evidente pues simbolizaban hace años el despegue del Sporting. A un lado dejamos al montenegrino Vukcevic, tan irregular como polémico, así como al ruso Izmailov, capaz de levantar a su equipo o de desaparecer por completo. Detalles en partidos determinados, disparos desde media distancia y experiencia, son los valores que ahora otorgan a un equipo que ha tenido que buscar otras soluciones.

El ex atlético Pongolle (que no puede jugar ante sus ex compañeros), el veterano destructor Pedro Mendes y el carrilero de moda en Portugal tras seis meses increíbles en el Braga, Joao Pereira, llegaron en este mercado invernal y, excepto el último, aún no han alcanzado el nivel deseado. Los puntos fuertes para quien escribe radican en la prometedora figura del portero Rui Patricio, las apariciones ocasionales de Veloso desde segunda línea o a balón parado y las maniobras, cada vez menos prolíficas, de Liedson en ataque. El ‘cajero de Cairú’ y el ‘chico probeta’ Carlos Saleiro, son la delantera favorita de Carvahal, que confía en ellos por encima del citado Pongolle o del eterno Postiga. Un rival a medida del Atlético. Un clon lisboeta al que superar para volver a dejarse notar en Europa.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche