Histórico
14 marzo 2010Jesús Camacho

Chile: Lazos a prueba de seismos

chileDecía el genial Rabindranath Tagore que La verdadera amistad es como la fosforescencia, resplandece mejor cuando todo se ha oscurecido”. Quizás por ello el puente de amistad que tracé imaginariamente desde España a Chile con Eduardo Bustos y la bella historia de Ramón Unzaga es de los pocos que ha resistido al devastador seismo y tsunami que ha desolado la región del Bio Bio, y ha sumido en la más oscura desolación a buena parte del pueblo chileno.

Por ello espero y deseo que este puente y lazo de amistad no signifique más que un pequeño grano de arena de una gigantesca cordillera de solidaridad, desde la que se siga trazando puentes y lazos que impidan que Chile y sus gentes caigan en el olvido de todos nosotros, y de aquellos países que cuentan con recursos suficientes como para ayudar al pueblo chileno en la lucha contra la devastación y el costoso y largo trabajo de reconstrucción.

Seguro que han sido días duros para vosotros en los que un cataclismo os ha dejado mañanas sin auroras y noches sin estrellas pero volverán a lucir primaveras encendidas y estíos de belleza explosiva sobre vuestra luminosa y viva tierra. Una tierra que como la bella Pompeya -a la que no le dio tiempo a escapar- resucitará y allá donde la muerte se hizo dueña de la oscuridad, hará brotar vida de sus propios escombros.

Días para reflexionar, para recordar y viajar con mi mente a las hoy devastadas tierras a las que Eduardo Bustos me transportó mentalmente con la intención de mostrarme el momento en el que Unzaga volaba sobre sí mismo para hacer una chilena con el Estadio el Morro de Talcahuano como testigo.

La tierra de Talca, la de Unzaga, aquella que ha temblado bajo vuestros pies y nos ha hecho temblar a todos nosotros, que hemos viajado mentalmente a dos momentos. El primero de emoción recordando a Unzaga y el segundo de impacto e impresión, fruto de la devastadora fuerza de la naturaleza, que derrumbó edificios y redujo a escombros miles de hogares sepultando bajo ellos centenares de vidas.  Un terrible golpe de Gaya, la Madre Tierra que enfureció a Neptuno y envió una arrasadora lengua de mar que hizo encallar un barco en la Plaza de Armas y entre otras cosas asoló el histórico Estadio El Morro de Talcahuano.

Por todo ello este pequeño recuerdo para mis amigos chilenos, para que no os olviden, para que tengáis fuerza en estos delicados momentos y para que recibáis un solidario abrazo desde un pequeño rincón del sur de España. Y es que aunque algunos puedan pensar lo contrario y pese a que en estos mismos instantes un paisano vuestro -Manuel Pellegrini- recibe un tsunami de críticas por la eliminación del Real Madrid, no todo es fútbol en esta vida.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche