Histórico
31 marzo 2010Francisco Ortí

La gran noche de los Koni moscovitas

barcelona-cska-92-93

El CSKA de Moscú nació en 1911 como una Sociedad Amateur de Deportes de Esquí. Con el paso de los años pasó a ser una entidad polideportiva que abrió las puertas a otras disciplinas y entre todas se destacaron el baloncesto y, sobre todo, el fútbol. El club moscovita tenía una curiosa particularidad, estaba ligado al Ejército Rojo de Trabajadores y Campesinos, como así se reconoció en los posteriores cambios de nombre que sufrió hasta que en 1960 se quedó con la denominación actual.  Esta relación se vio reflejada en el equipo de fútbol en las ‘actividades’ extradeportivas que prácticaban sus jugadores. Los futbolistas que fichaban eran alistadoes en el ejército y asignados a unidades de caballería. Esta costumbre les valió el apodo de Koni (caballos en ruso).

Los Koni vivieron su época doraba a finales de la década de los 40 y comienzos de los 50, ganando cinco ligas de la URSS y cuatro copas, pero el tiempo fue cruel con ellos y desaparecieron de los puestos altos salvo en contadas ocasiones como el doblete logrado en 1991. Todo cambió cuando con el cambio de siglo recibió una inyección económica procedente de la compañía petrolera Sibneft, de la que es en parte propietario Roman Abramovich. Con la ayuda de los petrodolares, el CSKA volvió a dominar Rusia e incluso expandió su poder más allá de las fronteras del país, llegando a proclamarse campeón de la Copa de la UEFA en 2005, de la mano de los brasileños Vagner Love y Daniel Carvalho.

La victoria en la Copa de la UEFA es una de las contadas alegrías que han podido saborear los Koni a lo largo de la historia. En la Champions League el balance es todavía más pobre. De hecho, este miércoles se vivirá una de las noches más importantes del club moscovita a lo largo de su historia. Acostumbrados a caer en la fase previa o en la primera ronda, el CSKA celebra cada paso que da en esta edición de la Liga de Campeones y tras ganar al Sevilla en octavos de final se ganó el pasaporte a cuartos donde le espera el Inter de Milán. Los caballos de Moscú viajan a San Siro vestidos de cordero, pero no descartan dar la sorpresa. Si hurgan en su memoria descubrirán que una noche lograron destronar al campeón de Europa. Aquel 4 de noviembre de 1992 fue la gran noche de los Koni.

En 1992 Rusia no se encontraba en su mejor momento. La URSS acaba de disolverse y el panorama político del país era caótico, en un proceso que acabó desencadenando en la crisis constitucional rusa y la orden de Boris Yeltsin de que los tanques bombardearan el parlamento ruso. Pese al desgobierno que se vivía en Rusia, la Unión del Fútbol de Rusia (RFS) decidió inscribir al CSKA de Moscú como representante del país en la Copa de Europa, en condición de último campeón de la Liga de la URSS en 1991. La UEFA dio el visto bueno, y los Koni podrían participar en el máximo torneo continental.

No había una gran esperanza depositada en el club moscovita. Desde luego el clima que se vivía en el país no beneficiaba a la prática del fútbol, pero contra todo pronóstico fue avanzando etapas -eliminando al Vikingur islandés- hasta que en octavos de final se encontró con el Barcelona, vigente campeón de Europa. Los culés eran un rival imbatible por entonces. Johan Cruyff había construido una máquina bautizada como Dream Team que arrasaba a ritmo de buen fútbol.  Los Guardiola, Stoichkov, Laudrup y compañia, que pocos meses antes se había proclamado campeones de Europa ante la Sampdoria, no deberían de tener problemas para doblegar al débil conjunto moscovita.

El partido de ida se disputaría el 21 de octubre de 1992, en Moscú. Los rusos, con un once formado por Jarin, Guzim, Kolotovkin, Bistrov, Fokin, Ivanov, Mashkarin, Grishin, Sergeev, Korsakov y Minko, acabaron se adelantaron en el marcador a los 16 minutos por mediación del centrocampista Aleksandr Grishin. La ventaja les duró toda la primera mitad, pero tras el descanso, Begiristain logró firmar el empate. El no haber ganado en Rusia mataba las pocas esperanzas del CSKA de obrar el milagro puesto que ganar en el Camp Nou no era más que una quimera. Aún así, había que viajar a Barcelona y disfrutar de la experiencia de jugar en uno de los escenario más bellos de Europa.

Para el partido de vuelta, el 4 de noviembre de 1992, Cruyff apostó por su once ideal, mientras que los rusos realizaron varios cambios en la alineación dando entrada a Malivkov, Kaleshinikov, Faizulin y Bushmanov, quien a la postre fue clave en el desenlace final. El encuentro se desarrolló dentro del guión preestablecido. En los primeros compases del encuentro el Barcelona dejó sentenciado el partido y la eliminatoria. A los 12 minutos Nadal adelantaba a los catalanes, y en el 31 Begiristain daba la puntilla a los rusos. Todo quedaba visto para sentencia. Pero los rusos no habían dicho su última palabra. Al filo del descanso Bushmanov recortó distancias, en la antesala de lo que sucedería posteriormente. La segunda mitad, fue de color ruso. El CSKA arrolló. A los  57 minutos Mashkarin aprovechó un saque de esquina para lograr el empate. Y en el 61 Karsakov rubricó la remontada con el tercer tanto de la noche.

El pitido final desató la euforia en los jugadores del conjunto ruso, quienes abandonaron el Camp Nou fundidos en incrédulos abrazos. Habían logrado eliminar al campeón de Europa y en su propio feudo. Era el mejor momento en la historia del club ruso, aunque no pudo ser rubricado en la siguiente ronda del torneo. En 1992 los cuartos de final se disputaban en forma de grupos y el CSKA cayó eliminado estrepitosamente junto al Brujas y al Glasgow Rangers, a manos de un Olympique de Marsella que, a la postre, se proclamaría campeón. La llegada a esos cuartos de final  de la Champions League fue la gran noche de los Koni, pero esta noche tienen oportunidad de mejorarla. El Inter de Mourinho tratará de impedirlo.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche