Histórico
16 marzo 2010Jose David López

La gloriosa noche de Ross Turnbull

58172541

Hay una cita, sobre todo muy instalada en la sociedad estadounidense, que defiende que cada persona tiene una oportunidad para ganarse el respeto, la admiración o el odio de sus semejantes. Son aquellos quince minutos de gloria que te lanzan a la fama o te encierran entre rejas y que un personaje peculiar y excéntrico como Andy Warhol, dejó para la posteridad. Incluso él, que sí gozó de esa ocasión de mostrar sus inquietudes, encuentra hoy en día críticos que no le consideran un ‘artista’, sino un perfecto ejemplo de explotación de tendencias.

En idioma futbolístico, esos quince minutos esperanzadores tienen un destino concreto en la figura de quien durante años y largas etapas de soledad, esperó con ansiedad la noche del foco protagonista. Los porteros suplentes forman ese consorcio de jugadores extravagantes, bohemios y singulares que decidieron honrar al deporte rey con su presencia eterna en los banquillos de un planeta donde no parecen bien recibidos. Cuentan chistes para distraerse, ríen ante el frío que pasan sus compañeros al calentar y siempre levantan titulares cuando, por fin, el destino les da una milagrosa oportunidad. Si a esta coyuntura le añadimos varios escalones más (los que van desde el banquillo a las gradas), encontraremos la figura del arrinconado tercer portero, un absoluto desconocido que sólo en ocasiones sobrenaturales goza de su momento de gloria. Este martes, en Stamford Bridge, Ross Turnbull tendrá 90 minutos de deleite bajo la música de la Champions.

Y es que pese al emotivo y morboso regreso de José Mourinho a la que fue su ‘casa’ y el trampolín definitivo a su carrera lejos del anonimato, será el tercer portero del Chelsea uno de los protagonistas de la noche europea que se vivirá en Londres. Petr Cech arrastra problemas en la ingle e Hilario, el suplente del checo y habitual estas semanas, también cayó lesionado en la pantorrilla la pasada semana. Tal desaguisado fue resuelto sin sobresaltos por Turnbull, un portero que tras ser titular este sábado, repetirá para disfrutar en Champions League ante el Inter. Será el momento más importante de una carrera que difícilmente soñaba hace tan sólo unos años con levantar el vuelo y es que hace menos de tres temporadas que Ross aguantaba el tipo en la League Two (cedido en el Crewe Alexandra).

Y es que a pesar de no haber disfrutado de grandes escenarios, como buen portero suplente que se precie, pasó por todo tipo de disyuntivas entre el barro y la lluvia de la Inglaterra más arcaica, la del fútbol británico e estado puro. Criado en la cantera del Middlesbrough desde los 11 años, compartía ese sueño de convertirse en profesional defendiendo al Boro en grandes finales pero mientras en Riverside trabajaban por ello (no con mucha suerte, por cierto), el de Bishop Auckland (noreste del país), tuvo que curtirse con cesiones de todo tipo. Darlington, Barnsley, Bradford, Cardiff o el citado Crewe, donde mayor protagonismo tomó para, tras siete largos años, entrar en los planes del Middlesbrough. Como suele ser habitual en un guardameta irrelevante, su alternativa llegó por una casualidad inesperada, la marcha del siempre cumplidor Mark Schwarzer. Gareth Southgate, consciente de que el dinero para invertir en fichajes iba a ser mínimo, decidió no gastar en la portería y dar minutos a un Turnbull que llegó a disputar 27 partidos y que ganó la partida a Jones (otro que también merecería post aparte).

Tras el descenso del Middlesbrough, el Chelsea se fijó en él para ser suplente del inamovible Cech y ocupar ese puesto vulgar que, pese a todo, en los Blues siempre tiene cierto protagonismo año tras año. Algunos, entre los que me incluyo, quedamos sorprendidos cuando tras lesionarse el checo, Ancelotti volvió a confiar en el veterano Hilario pero tras la lesión de este (sólo con semejantes coincidencias se explica la titularidad de Turnbull), Ross, entró en acción. Sólo ha disputado tres partidos como londinense desde su llegada a Bridge y tras ser ratificado por su técnico este lunes (jugará su segundo choque Champions tras el del APOEL), vivirá el momento más dulce de toda su carrera. Sobre todo teniendo en cuenta que como Blue sólo juega con los Reserves.

Tiene cierta experiencia, juventud, empaque y más ilusión que nadie. Una receta ideal para que, si el ‘núcleo Mou’ lo permite, sus quince minutos de gloria destronen leyendas y enorgullezcan a esa clase obrera del fútbol en vías de extinción. Turnbull, la noche es tuya. Todos estamos contigo.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche