Histórico
22 marzo 2010Ariel Judas

Fútbol 30+ en el continente americano

ronaldo-roberto-carlos-corinthians

La nostalgia. Los años que comienzan a pesar. La bonanza económica que se vive a nivel macro en algunos puntos de América Latina. Todos han sido factores que han propiciado el regreso a Sudamérica de algunas figuras que destacaron en Europa en los últimos años. Este aporte -bastante masivo, como por ejemplo ha ocurrido en el fútbol de Brasil- ha instalado el debate sobre los jugadores de la categoría 30+ (o circa la treintena) en todo el continente. Los que nunca se han marchado. Quienes han hecho una larga carrera en el Primer Mundo antes de retornar a sus países. Y esos que prometían mucho, tuvieron un breve o intrascendente paso por alguna liga de categoría, y vuelven a ser relevantes en el panorama latinoamericano. Los tres ejemplos a examen en esta entrada.

Los que nunca han dado el salto a Europa. En los tiempos que corren los jugadores latinoamericanos de auténtica calidad que no hayan alcanzado a dar el salto al Viejo Continente son una auténtica especie protegida. Más si buscamos a un futbolista que reuniendo esas condiciones de exportabilidad ya haya superado las tres décadas. Pero los ejemplos existen. Tal vez el más claro de todos sea el de Rogério Ceni, el portero y capitán del Sâo Paulo. Con 37 años, el dorsal 01 del Tricolor -un equipo para el que juega de manera ininterrumpida desde 1993- es un verdadero hombre-récord salvando goles en su arco y conviertiendo en la portería rival. Ceni, aún en plena veteranía, sigue siendo uno de los futbolistas más determinantes de Brasil y de toda Sudamérica.

¿Por qué un fuera de serie como Rogério jamás ha conseguido fichar por un equipo europeo? Probablemente porque ninguna oferta que pueda haber recibido haya sido tan estimulante como la de ser un jugador fundamental para el Sampa, uno de los dos equipos sudamericanos más importantes de los últimos 15 años. Ceni es una auténtica celebridad en Brasil y, económicamente hablando, el hecho de no haber llegado jamás al mercado europeo no debe haber repercutido tanto en su bolsillo. Lo que ha pasado con Ceni estuvo cerca de pasarle a Rodrigo Palacio en Argentina. La Joya, tras estar durante varias temporadas en los planes de equipos de primera línea como el Arsenal o el Barcelona, finalmente dio el postergado paso al Viejo Continente el año pasado, cuando fue contratado por el Genoa con 27 años. La excelente ficha que el extremo tenía en Boca y el protagonismo que los xeneizes mantuvieron durante la última década a nivel internacional fueron los motivos por los que Palacio no fue contratado mucho antes por un equipo del extranjero. Tiempo atrás, Guillermo Barros Schelotto pasó por una situación similar en el club de la Ribera.

Ambos son jóvenes (tienen 24 años), pero tanto Hernanes -volante de creación del Sâo Paulo- como Guillermo Ochoa -portero del América y la selección mexicana- podrían correr una suerte similar a la de Ceni y Palacio. El jugador del Sampa ha manifestado en más de una oportunidad que no le interesa pasar a Europa, a no ser que se trate de una oferta de uno de los 5 o 6 equipos grandes de esa parte del mundo. Y en el caso de Memo la colosal ficha que le paga el equipo de las Águilas y los suculentos contratos publicitarios que el internacional tiene tanto en México como Estados Unidos hacen que la mera idea de fichar por un cuadro europeo le reporte una importante pérdida económica. No me asombraría demasiado que en 3 o 4 años econtrásemos a ambos jugadores en el mismo sitio donde están en la actualidad.

Quienes han sido estrellas en Europa y regresan al fútbol de América Latina. Pocos futbolistas han llegado tan alto en el panorama del fútbol internacional como Ronaldo, y para muy pocos el regreso a la competición de su país natal está resultando tan dolorosa como para el Fenómeno. Si bien el delantero tuvo una temporada aceptable con el Corinthians durante el año pasado, el inicio del 2010 está siendo una auténtica pesadilla para el goleador, quien no consigue dar la talla no solo en el Campeonato Paulista, sino que también está en deuda con su performance en lo que llevamos de primera ronda en la Copa Libertadores. Al extremo de que los aficionados del Timâo quieren verle en el banco de suplentes en los próximos encuentros. Dentro del mismo equipo, la situación de Roberto Carlos es bastante similar a la de Ronaldo, aunque tengo la sensación de que el lateral mejorará bastante su estado atlético con el correr de los partidos. Confío en que RC6 será determinante para el Corinthians a partir del inicio del Brasileirâo y que tendrá mucho que decir en esta Libertadores que tiene al Coringâo como candidato.

La buena época de Álvaro Recoba en el fútbol italiano pasó hace mucho. A veces parece algo muy lejano en el tiempo. Pero existió, sin dudas. Hoy el Chino está de regreso en Uruguay, defendiendo los colores del Danubio, un equipo que siempre se ha caracterizado por defender el valor del buen juego. Si bien en la pretemporada oriental Recoba abrió espacio a la ilusión, la realidad del enganche en el Clausura deja que desear. El ex interista está lento, falto de ritmo, sin pegada. Al borde de la caducidad en una liga de segunda categoría dentro del panorama sudamericano como es la que organiza la AUF.

A estos tres astros que están en capilla se pueden contraponer los casos de Adriano o Fred (Sí, ambos han conseguido triunfar en Europa para mí). La edad les ha ayudado seguramente (son bastante más jóvenes que Ronaldo y Roberto Carlos), pero nadie puede decir que ambos delanteros no han sido determinantes para que el Flamengo se quedara con la Série A y para que el Fluminense se quedara en la máxima categoría. Ya en plena categoría 30+ encontramos a un pletórico Edison Méndez, uno de los motores de la Liga de Quito que se quedó con la pasada Copa Sudamericana y a quien a mitad de año veremos en el Atlético Mineiro. Y, mucho más veterano es el volante Pável Pardo, quien -pese a los vendavales que últimamente se viven en Coapa- capitanea con bastante eficiencia la ineficaz nave del América.

Pero el paradigma de jugador veterano, que ha jugado al máximo nivel en Europa y que volvió con toda su capacidad de fuego intacta a su competición de origen, es Juan Sebastián Verón. La Brujita ha protagonizado con su Estudiantes de La Plata una verdadera película épica. Pocos han dado en su regreso del fútbol de elite tanto como el calvo volante pincharrata. La Copa Libertadores conseguida el año pasado fue un merecidísimo premio a un jugador de una dimensión superior como Verón.

Esos que prometían mucho y pasaron sin pena ni gloria por Europa. En este rubro encontramos a dos 30+ que, pese a no haber dejado su marca en el Viejo Continente, son dos protagonistas fundamentales de la historia contemporánea del fútbol latinoamericano. El primero es Cuauhtémoc Blanco, el máximo ídolo del fútbol mexicano actual, y probablemente una de las tres máximas figuras del fútbol azteca en toda la historia. Pero su paso por el Valladolid fue absolutamente improductivo. Los regates, las asistencias, la terrible pegada de Cuauh no se vieron en la liga española. Tras un par de temporadas en ese territorio para pioneros que aún es la MLS, Blanco hoy en día actúa en el Veracruz, de la segunda división de su país. Y con 37 años busca jugar una nueva Copa del Mundo con el Tri. Por estas horas es una de los grandes interrogantes en el cuaderno de trabajo de Javier Aguirre.

En el extremo sur del continente, Martín Palermo es otro que -pese a haber fracasado rotundamente en Europa- es uno de los jugadores más respetados del fútbol de su país. A sus 36 años, el Loco que no ha podido hacer pie en el Villarreal, el Betis o el Alavés es el goleador más determinante de la última década en el fútbol que se juega en Argentina y Sudamérica. Con un estado atlético envidiable, Palermo está dispuesto a seguir rompiendo récords que parecían inalcanzables. Y -no libre de polémica- puede llegar a Sudáfrica 2010 dentro de la lista de la Albiceleste que en poco tiempo deberá hacer pública Diego Maradona. El retiro está cerca, pero será dando una gran traca final, seguro.

¿Triunfó Juan Román Riquelme en Europa? Para algunos no, rotundamente. Otros, viendo lo que consiguió en su paso por el Villarreal, aseguran que sí. Yo no tengo un juicio claro sobre esta cuestión. Pero sí tengo por seguro que el Torero es el mejor enganche que ha parido Argentina desde el Pelusa en adelante. Con más de 30 años y con un presupuesto en remisión en Boca, el juego de Riquelme podría mudarse tras el Mundial. Brasil, México y la MLS parecen los destinos más claros para el Topo Gigio. Cacique y controvertido, Riquelme tiene cuerda para seguir siendo figura en el fútbol del continente americano aún.

Si bien han tenido un paso algo más destacado por equipos de Italia, España, Francia y Turquía, los tres veteranos con los que cuenta el primer equipo de River Plate (Ariel Ortega, Marcelo Gallardo y Matías Almeyda) están muy lejos -cada vez más- de sus mejores momentos. El irreconocible cuadro millonario, sin embargo, se recuesta en el caracter y la experiencia de algunos de ellos para templar a una plantilla que vive el peor momento de toda su historia.

Solo algunos ejemplos -hay muchos más, claro- de los exponentes del fútbol 30+ en América Latina. Algunos vigentes. Otros que hace tiempo están acabados. Unos que aportan mucho más que su talento y experiencia y sirven de espejo para las nuevas generaciones. Otros que usan al fútbol como terapia en el mejor de los casos. En un territorio eminentemente exportador como es el americano, el input de los jugadores veteranos siempre tendrá una incidencia más destacada que la que pueda registrarse en otros campeonatos. Pero -Latinoamérica is different al fin y al cabo- no en todos los casos la experiencia es un grado.

Síguenos también desde Twitter y Facebook

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche