Histórico
2 marzo 2010Jose David López

Francia, individualismos sin pizarra

francia

Hay pocas muestras parar explicar mejor el rendimiento histórico de una selección nacional que el palmarés cosechado. Este suele reflejar perfectamente y por igual, los momentos estelares, los de inflexión y los de desolación. Todos unidos en un orden cronológico que, en el caso de Francia, no encuentran una interpretación demasiado lógica. Les Blues dejaron nombres para la posteridad como Lucien Laurent (el primer goleador de un Mundial), Just Fontaine (máximo goleador de una fase final mundialista) o cracks del tamaño de Platini o Zidane, pero no fue hasta la eclosión de estos últimos, cuando verdaderamente Francia sacó la cabeza de su oquedad histórica.

Participó en los primeros mundiales, vivió su primera época dorada a finales de los 50 y principios de los 60 con dos semifinales consecutivas en Suecia 58 y la Eurocopa dos años después como anfitrión. Se perdió por completo del panorama durantes dos décadas y volvió a lo grande con una semifinal en España 82 y un título continental en la Euro 1984, también disputada en Francia. Sus momentos gloriosos siempre estaban vinculados a campeonatos donde actuaba como local y Francia 1998 era su gran oportunidad. La generación de Zidane, bien acompañado por Petit, Barthez, Blanc, Thuram, Henry o Deschamps, tocó el cielo en el estadio Saint Denis (donde España acudirá este miércoles), exclusivamente preparado para festejar un final como el que la historia les tenía deparado. Esa tarde de domingo veraniego en el barrio parisino cambió su epígrafe para siempre. Ya eran grandes. Ya eran campeones del mundo.

Y es por ello que, desde entonces, las expectativas y la presión que esta conlleva han crecido enormemente. Aquella generación se fue difuminando con los mismos titubeos que recalcan la historia antes descrita. Fue capaz de ganar la Eurocopa 2000 demostrando el potencial de la exitosa hornada mundialista e incluso llegar a la final de 2006 (cayendo sólo en penaltis) pese a que en 2002, defendiendo título, decepcionaron colosalmente saliendo por la puerta de atrás en la primera fase. Rara vez una selección con tanto talento, calidad y experiencia marca leyendas tan irregulares a lo largo de su historia pero es que ahora, con el irreverente Raymond Doménech al mando (que cogió en 2004 y que soltará nada más terminar e Mundial), el país vive una constante algarabía. El pueblo no le quiere, pocos entienden sus decisiones y se plantará en Sudáfrica 2010 con la misma actitud desafiante de siempre.

El choque ante España es mucho más que un simple amistoso. Existe la obligación de intentar despejar las dudas de la fase de clasificación donde un polémico partido ante Irlanda (la famosa mano de Henry ya pasó a los anales) y varios test previos, evidenciaron el mismo problema arrastrado durante la era Doménech, la falta de automatismos como bloque. Francia tiene una amalgama de jóvenes promesas, jugadores talentosos ya curtidos y cracks en proyección, casi sin igual en el mundo pero adolece de un sistema táctico que complete esas premisas exitosas. Hay mucho nivel individual pero también una ausencia total de mecanización en su juego y para acudir con esperanzas a Sudáfrica, necesita recuperarla de inmediato. Tomar moral ante la campeona de Europa es el primer paso.

La lista gala para enfrentarse a España será, según palabras del propio seleccionador francés, la misma que llevará al Mundial a excepción de cinco o seis lesionados que no están en la actual (Benzema, Gignac o Vieira pueden ser algunos de esos ‘tocados’ actualmente). Sin embargo, en Francia ya están acostumbrados a extrañas decisiones por parte del responsable de sus sueños nacionales, por lo que más allá de dejar sin Mundial a Tremoulinas (quizás el carrilero zurdo más en forma del momento), hasta última hora puede existir la sorpresa pues, no obstante, este domingo llamó de urgencia al ya para muchos olvidado Cissé.

Línea por línea, jugador por jugador, Francia tiene un auténtico arsenal ofensivo y mucha proyección, aunque algunos de sus jugadores más determinantes atraviesan un momento dubitativo. La portería, esa demarcación donde los galos no se cansan de sacar alternativas, está comandada desde hace poco más de un año por Lloris, que viene demostrando en Lyon el porqué de su alto caché. Rápido, de buenos reflejos, quizás falla un poco por alto pero aún es muy joven, con lo que el Mundial es su trampolín definitivo. Mandanda y Carrasso le acompañarán, quedando Pelé y Douchez a la espera de algún sobresalto puntual.

En defensa la experiencia de antaño va dejando hueco a caras nuevas. Es cierto que hay bajas obligadas (Gallas, Abidal o Squilacci), lo que abre opciones al físico Fanni, al corpulento y buen cabeceador Rami o al central del Burdeos Ciani, que tan buena campaña está realizando. Una zona con muchas posibilidades pero que evidencia un cambio de tercio que se consumará tras la cita sudafricana. Más regularidad hay en la medular, donde Doménech sigue esperando la vuelta de Vieira para formar dupla de músculo con Alou Diarra, Lassana Diarra o Moussa Sissoko. Los dos primeros son baja ante España y el último, el del Toulouse, cada vez juega más adelantado por su planta y recorrido. La magia y la creatividad deben ponerla Gourcuff, deseoso de explotar en un Mundial, Malouda o Ribery, que va cogiendo poco a poco su nivel y que está esperando todo el año al mes de junio.

Ofensivamente hay para todos los gustos. Jugadores en plena proyección con irregularidad pero mucho talento como pueden ser Ben Arfa (que regresa a la selección en esta lista) o Remy, goleadores consumados que disfrutan de su mejor momento personal como Anelka o Saha y clásicos que nunca fallan como Govou o el gran Henry, que estará ante su última gran fase final. Con Benzema (tras su recuperación), gol, velocidad y definición no falta, pero sí seguirán adoleciendo del sentido de bloque, aquél que siempre brilló con luz propia en sus éxitos pasados y que ahora lo hace recordando el ‘punto negro’ a superar.

Contacta con El Enganche




Nuestras redes sociales

 

Contacta con nosotros

Puedes ponerte en contacto con El Enganche a través de este formulario.

Envíanos tus consejos, dudas, quejas o sugerencias para ayudarnos a mejorar. Rellena el formulario y haznos llegar tu mensaje. #yosoyenganche